Expertos califican como “ambiciosa” pero “factible” meta del SII de reducir la evasión del IVA al 14% en cuatro años

Fachada del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Sobre el mayor uso que el director del Servicio de Impuestos Internos, Hernán Frigolett, promete darle a la querella para casos de delitos tributarios, no hay una sola mirada por parte de los consultados. Por un lado, unos dicen que es favorable que entregue ese tipo de señales, en cambio otros mencionan que el servicio debe actuar con responsabilidad.




A mediados de la década del 2000 fue la última y única vez que la tasa de evasión del IVA llegó a 14,8%. Esa es la referencia y meta que se autoimpuso el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Hernán Frigolett, en entrevista con Pulso este domingo. Tarea que desde ya se anticipa compleja, considerando que en los últimos 13 años se ha mantenido sobre 20% y solo en 2020 bajó de ese nivel.

Según lo que señaló el director del SII, “los países de la OCDE están en un nivel de evasión para el IVA que debe estar en torno al 10%; los países que mejor lo hacen están con una tasa del 8%, los que medianamente lo hacen bien están en el 12%, entonces tenemos que tratar de apuntar a aproximarnos a esos valores. Históricamente cuando hemos estado más cerca fue cuando la evasión del IVA estuvo en una tasa del orden de 14%. Nuestro objetivo es empatar nuestro récord histórico, y pasar del orden del 20% actual a una evasión del 14% al final del gobierno”.

¿Cómo se hará? “Tenemos que aprovechar al máximo toda la información que tenemos de boleta electrónica y factura electrónica, de la digitalización y la incorporación de software de procesamiento de grandes datos claves. Estamos trabajando fuerte en big data y analítica que son sistemas que los están aplicando muchas administraciones tributarias de primer nivel, y nosotros somos de primer nivel, por eso tenemos que aplicarlos”, dijo el economista.

Como una herramienta para lograrlo, anticipó que indudablemente la querella pasará a ser un instrumento que tendrá un aumento en su utilización, “pero también tenemos la obligación de hacer una mejor fundamentación de los casos en los cuales nos vayamos a querellar”, reconoció.

Consultados varios expertos por este objetivo de Frigolett, coinciden en que se trata de una meta “ambiciosa”, pero la califican de “factible”, puesto que el SII cuenta ahora con mayores atribuciones y mejores herramientas para poder fiscalizar.

El exdirector del SII, Michel Jorratt, sostuvo que “es lograble, pero requiere de un cambio en la estrategia de control del servicio, como por ejemplo, el volver a utilizar la herramienta de la querella y utilizar mejor la información de que dispone el SII”. El experto indicó que “en los últimos años se le dio mucho énfasis a la vía administrativa y eso es contrario a lo que tiene que hacer el SII en términos de persuadir esas conductas”.

Hugo Hurtado, socio líder de tax en Deloitte, aseveró que “tendemos a pensar que el número que menciona representa un gran desafío para el SII y que parece un tanto optimista, teniendo presente lo que ha ocurrido con gobiernos anteriores, que han planteado cifras similares y no han logrado reducir de forma significativa la elusión y evasión como propone el actual director”.

Mientras que Pedro Castro, socio del área Tax & Legal KPMG, puntualizó que “es una meta ambiciosa, pero factible de lograr. Para ello se requiere focalizar los recursos disponibles en el SII”.

Para lograrlo, ¿qué debe hacer el SII? Ignacio Gepp, socio de Puente Sur, subrayó que “el SII tiene amplias herramientas, sistemas y recursos humanos para alcanzar una fuerte reducción de la evasión del IVA, si en paralelo se vuelve imprescindible para todos operar de manera formal. Al final del día, el SII es tan bueno como los datos que tenga”.

Valentina Walker, asociada de Palma Abogados, comentó que “se podría lograr si va también aparejada de políticas de simplificación del cumplimiento tributario, orientación e incentivos atractivos para la pequeña y mediana empresa en el cumplimiento del IVA”. Asimismo, dijo que “se requiere también de mayores recursos para poder informar, guiar, incentivar a los contribuyentes, así como mejorar el sistema de fiscalización, atención y velocidad en la respuesta del SII”.

Para Luis Felipe Ocampo, socio de Recabarren y Asociados, “el Código Tributario le entrega una serie de herramientas potentes a la administración. Algunas son bastante invasivas, pero si se ejercen con razonabilidad y respecto de los sujetos correctos, nadie puede decir que se están violentando sus derechos”.

Y Víctor Fenner, socio adjunto de impuestos de EY argumentó que “la introducción de la boleta electrónica ciertamente ayudará a mejorar ese indicador, pero es importante considerar que el tema del IVA también depende de los ciclos económicos, donde en general, mayores índices de desempleo y menor actividad económica tienden a generar una mayor informalidad”. En tal sentido, apuntó que “un enfoque preventivo, que incluya instancias de difusión y educación a contribuyentes, donde se subraye la conveniencia de operar formalmente, puede ser tan importante como las estrategias de fiscalización”.

Más de 650 mil contribuyentes ya han presentado su declaración de renta para acceder a la devolución anticipada de excedentes

Querellas dividen a los tribuaristas

Sobre el mayor uso que Hernán Frigolett promete darle a la querella para casos de delitos tributarios, no hay una sola mirada por parte de los expertos. Por un lado, unos dicen que es favorable que entregue ese tipo de señales que van en contra de los abusos, en cambio otros mencionan que debe actuar con responsabilidad.

Pedro Castro se inscribe en la primera postura: “Es muy importante que el Ejecutivo dé señales fuertes en contra de los abusos. Más que la cantidad, será clave que cada vez que se ejerza una querella, esta sea muy bien fundada y se obtengan en la práctica el cobro efectivo de los impuestos evadidos y sanciones importantes para aquellos que contravienen las normas”.

Para Valentina Walker “puede lograr ser una buena medida, en el sentido de que tiene un efecto disuasivo, pero para poder finalmente aumentar o mejorar la recaudación, es necesario hacer un cambio a nivel cultural que busque fomentar el cumplimiento tributario, estableciendo incentivos y que el contribuyente perciba que existe una retribución derivada de su cumplimiento”.

Y Hugo Hurtado apuntó que “está haciendo uso de sus facultades y no parece exagerado lo que indica, siempre y cuando se mantenga el criterio técnico que ha destacado a este organismo en las últimas décadas”.

Entre quienes están en la segunda argumentación se encuentra Luis Felipe Ocampo, quien comentó que “actualmente se ha avanzado muchísimo en los derechos de los contribuyentes, y ellos deben ser respetados siempre. El SII no puede disparar desde la cintura en materia penal y practicar imputaciones livianas que luego no tendrán destino”. En ese sentido, aseveró que “la administración también es destinataria del Principio de Responsabilidad, de manera que si imputa una conducta delictiva y ella resulta falsa o no se acredita, debe responder por el daño reputacional”.

Y por ello subrayó que “más que estar pesquisando delitos, su gran meta debe ser reducir la evasión, persiguiendo a quienes efectivamente evaden tributos, pero al resto de los contribuyentes debe facilitarles el cumplimiento tributario”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.