Gremio de la agricultura critica borrador de la nueva Constitución y gestión del Gobierno

"Creemos que es un imperativo que no se aprueben los incisos de una constitución que puede afectar ese gran potencial agrícola de nuestro país”, dijo el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).




El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Cristián Allendes, criticó el borrador de la Nueva Constitución en normas relacionadas a su sector. Además, el representante cuestionó el trabajo del Gobierno en materia de seguridad y lucha contra la sequía.

“Tengo la responsabilidad de advertir que contiene incisos que ponen en riesgo la agricultura y abastecimiento de alimentos de nuestro país”, dijo Allendes en el marco del inicio del seminario: ¿Cómo viene la temporada 2022-2023?.

En el marco del evento de la SNA, el líder del gremio mostró su preocupación por el fin a los derechos de agua y ante un posible protagonismo que pudiera tener del Estado en el rubro.

“La actividad agrícola para su desarrollo se fundamenta en la disponibilidad del agua por periodos prolongados de tiempo, dado los largos tiempos requeridos para su producción. De ahí nuestra alarma por las normas relacionadas al agua que generan incertidumbre permanente con sus consiguientes efectos negativos en la inversión y producción de alimentos”, advirtió Allendes.

En esa línea, el presidente de la SNA continúo su crítica al texto constitucional apuntando a la norma relacionada a la seguridad alimentaria.

“El gobierno de turno podría definir qué alimentos producir y cultivar. Ello afectaría nuestra libertad y distorsionaría las fuerzas del mercado que son el mejor vehículo comprobado para determinar qué y cuánto producir”, señaló el representantes de los empresarios agrícolas, quien también mostró su preocupación por lo relativo a los derechos de propiedad: “se verá limitado por su función ecológica, de forma tal que se podrían establecer limitaciones adicionales determinadas por funcionarios”, agregó.

Otro de los aspecto que criticó el presidente de la SNA fue que la Convención Constituyente no habría considerado las recomendaciones que realizó el “sector agrícola”.

“Estos y otros artículos son riesgos reales para el desarrollo de la agricultura chilena (...) creemos que es un imperativo que no se aprueben los incisos de una constitución que puede afectar ese gran potencial agrícola de nuestro país”, sentenció el presidente de la SNA.

Sin embargo, Allendes valoró la creación de una Agencia Nacional de Aguas y la administración por cuencas, pero hizo un llamado a que se incluya en esto a todos los actores relacionadas al sistema hídrico y mostró por su preocupación porque estás instancias no respondan a “criterios técnicos”.

Críticas al Gobierno

La SNA también dedicó palabras al gobierno del presidente Gabriel Boric tras no nombrar en su última cuenta pública la creación de nueva infraestructura para enfrentar la sequía.

“El presidente Boric nada dijo sobre nuevos embalses, construcción de tranques y desaladoras. Éstas son soluciones inmediatas en momentos en que la gravedad de la escasez de agua exige tomar acciones en esa línea con celeridad”, apuntó Allendes, quien también llamó al sector público y privado acelerar las inversiones en los puertos. El líder de la SNA comentó que el rubro agrícola enfrenta un problema logístico que “han puesto en jaque muchas exportaciones agrícolas”.

Por otro lado, Allendés llamó al Ejecutivo a tomar medidas para enfrentar el problema de seguridad que afecta al sector agrícola.

“No entendemos que, dada esta violencia creciente, el gobierno sólo esté dispuesto a decretar un estado de excepción acotado”, dijo el líder de la SNA, quien solidarizó con el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Juan Sutil, tras un reciente ataque a uno de sus fundos.

Además, Allendes instó al presidente Boric a aprobar el tratado de TPP-11 para “reforzar” la competitividad del sector agrícola.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.