Inversiones en marcas con propósito se han duplicado desde 2016

Daniel Fajardo Cabello

Un estudio de Accenture indicó que actualmente, el 40% de los consumidores tiene muy en cuenta los atributos relacionados con los valores a la hora de tomar decisiones.




¿Cuál es nuestro propósito?, es la pregunta que aún se hacen muchas empresas, ante la llegada cada vez más fuerte de este concepto a nivel empresarial. Para las startups es más natural, pero para las grandes compañías, el tema a veces hay que desarrollarlo más, especialmente cuando se cruza con la sostenibilidad.

Para hacerse una idea con respecto a la importancia de este término no solo a nivel interno de las compañías, sino también en relación a lo que reflejan, un nuevo estudio de Accenture muestra que los productos sostenibles crecieron 7,1 veces más rápido que los no sostenibles. De hecho, el 40% de los consumidores tiene muy en cuenta los atributos relacionados con los valores a la hora de tomar decisiones.

El trabajo se basó en encuestas y entrevistas con más de 25.000 consumidores de 22 países, las cuales fueron realizadas a fines de 2021. De acuerdo con el informe, las marcas con propósito que se definen por las demandas de las personas -entretenimiento, indulgencia, salud u otros- están liderando. Las inversiones del capital riesgo hacia dichas marcas se ha duplicado a nivel mundial desde 2016. Las que abogan por la salud y el bienestar recibieron la mayor inversión total en comparación con otras áreas de atributos orientados al propósito, recibiendo US$12.700 millones en financiación entre 2016 y 2020. Además, las marcas que abogan por el impacto social y ético vieron un crecimiento de la inversión de 4 veces entre 2016 y 2020, la mayor entre todas las categorías de propósito.

Así también, los consumidores están mostrando un mayor interés por los nuevos productos, servicios y experiencias que están dando lugar a nuevos modelos de negocio. De acuerdo con Accenture, la adopción de nuevos modelos de negocio ha aumentado hasta en 75% a nivel mundial. “Cuando el propósito se infunde a nivel de marca, representa un compromiso unificado y convincente que impulsa la experiencia de marca de principio a fin. Las empresas deben pensar más en el propósito o perderán relevancia. Sin embargo, las marcas llevan años centrándose en los atributos equivocados. El precio y la calidad son importantes, pero no diferenciadores. De hecho, uno de cada cinco consumidores no da prioridad a estos factores a la hora de elegir una marca de bienes de consumo. El interés de las personas por los nuevos modelos de negocio ha aumentado considerablemente en los últimos tres años”, explica Gabriela Álvarez, directora ejecutiva de Accenture Interactive.

Incluso el estudio muestra que las personas de todos los segmentos de edad, ingresos y ubicación se preocupan por los valores, y están dispuestas a pagar 12% más por las marcas que demuestran atributos orientados a los valores. “Cuando las empresas no entienden o no cumplen con los valores de un individuo, la experiencia de la marca se resiente y los competidores intervienen”, dice Álvarez, y agrega: “Al ofrecer los valores que preocupan a los consumidores, las empresas pueden diferenciarse en un mercado saturado y marcar la diferencia al mismo tiempo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.