La Agencia Internacional de Energía ve problemas para satisfacer demanda de petróleo en 2023

La recuperación de China y las sanciones contra Rusia será la fórmula que genere una escasez de crudo para el próximo año.




El suministro mundial de petróleo tendrá dificultades para satisfacer la creciente demanda el próximo año, lo que significa que los consumidores seguirán enfrentándose a mercados de combustible ajustados, dijo la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su primera evaluación de 2023.

El repunte de la economía china impulsará el consumo, mientras que las sanciones más estrictas a Rusia reducirán la producción de petróleo, pronosticó la agencia en su último informe mensual. La coalición de productores OPEP+ necesitaría agotar su capacidad de producción sobrante a niveles históricamente bajos para satisfacer la demanda, dijo.

Las estimaciones de la AIE sugieren pocas perspectivas de alivio para los hogares debido a los altos precios de la energía. El crudo ha subido más de 50% este año para cotizar cerca de US$120 por barril en Londres, ya que los suministros no logran satisfacer el repunte en la demanda de combustible posterior a la pandemia.

La inflación desenfrenada está golpeando la economía global, aumentando las expectativas de fuertes alzas en las tasas de interés y una posible recesión. La urgencia política de abordar el problema quedó subrayada por el anuncio del martes de que el presidente Joe Biden viajará a Arabia Saudita el próximo mes en un esfuerzo por estabilizar las relaciones con el mayor exportador de crudo del mundo.

Bencinas-vuelven-a-baj-3994853.jpg

Restricciones de capacidad

“El suministro mundial petróleo puede tener dificultades para mantener el ritmo de la demanda el próximo año, ya que las sanciones más estrictas obligan a Rusia a cerrar más pozos y varios productores se enfrentan a limitaciones de capacidad”, dijo el miércoles la AIE con sede en París.

En 2023, se prevé que el crecimiento de la demanda mundial se acelere a 2,2 millones de barriles por día, mientras que los suministros fuera de la OPEP+ se expandirán en 1,9 millones por día. El consumo mundial promediará 101,6 millones de barriles por día, superando los niveles previos a la pandemia, dijo la AIE.

La producción rusa se verá sometida a una fuerte presión a medida que entre en vigor un embargo parcial de la Unión Europea, cayendo en 3 millones de barriles por día a principios del próximo año a 8,7 millones por día, dijo la agencia. Aún así, la AIE señaló que la producción del país hasta ahora ha demostrado ser sorprendentemente resistente, aumentando en mayo a pesar de sus predicciones iniciales de una fuerte caída.

Para tratar de mantener el mercado en equilibrio el próximo año, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios tendrían que abrir aún más los grifos. Pero las reservas de producción ociosa de la coalición ya están agotadas y en gran parte confinadas a los pesos pesados de Medio Oriente, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Para fines de 2023, la capacidad disponible del grupo podría caer a un mínimo histórico de solo 1,5 millones de barriles por día, dijo la AIE.

“El mercado estaría llegando cerca de su límite”, dijo Toril Bosoni, jefe de la división de mercados e industria de la AIE, en una entrevista con Bloomberg Television. “A medida que avanzamos hacia 2023, cuando la OPEP+ se enfrenta a sus limitaciones de capacidad, la demanda de petróleo recupera, especialmente para China”.

Sigue en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.