La historia de la estafa al Banco Central: un correo falso y una cuenta en Wells Fargo

FOTO: DIEGO MARTIN/AGENCIAUNO

Una letra fue la clave. El correo de un ejecutivo de la consultora RVK, que presta servicios al Banco Central, fue suplantado con una cuenta falsa. Creyendo que era RVK, el BC transfirió el 15 de marzo US$ 205 mil a una cuenta en Nueva York que tenía otro supuesto beneficiario: JDB Investment. El BC reclama que RVK no alertó que sus sistemas habían sido vulnerados a comienzos de marzo.




La oficina de prensa del Banco Central (BC) envió un inusual correo a las 8.34 horas del 21 de mayo, día sábado. En el comunicado, el Central informaba que el día anterior había presentado una denuncia ante el Ministerio Público por una estafa cometida en su contra: un suplantador consiguió que el organismo le pagara US$ 205 mil que estaban destinados, en realidad, a una empresa consultora, por los servicios prestados en 2021.

Esta es la historia de la estafa sufrida por el Banco Central.

La entidad, que es el agente fiscal del Fisco chileno para el manejo de los ahorros depositados en los fondos soberanos, trabaja para ese rol con empresas de consultoría. Una de ellas es la estadounidense R.V. Kuhns & Associates, cuyas siglas son RVK. Creada en 1985, RVK realiza el trabajo de asesoría de inversión estratégica. “Ofrecemos una gama completa de servicios de consultoría de inversión, incluyendo la asignación de activos, la investigación de gestores de inversión, la elaboración de informes de rendimiento y el desarrollo de políticas de inversión a más de 500 planes de inversión ubicados en todo Estados Unidos y en el extranjero”, dice su página web.

El BC firmó un contrato de prestación de servicios con RVK en mayo de 2018 y realiza pagos anuales por sus servicios. El 11 de mayo, RVK envió al BC dos correos: el primero consultaba por el pago de sus servicios de 2021, por los que había enviado ya una factura en marzo. El segundo alertaba que había detectado un intento de engaños a sus clientes a través de una suplantación de identidad. Con ambos antecedentes, la contraloría del Banco Central inició una investigación interna y nueve días después concluyó que había sido víctima de una estafa.

El fraude había ocurrido dos meses antes. El 1 de marzo de 2022, el Chief Financial Officer de RVK, Randy Borex, envió al BC una factura por US$ 205 mil. La solicitud fue escrita desde su casilla de correo: Randy.Borek@rvkinc.com.

Tres días después, comenzó la suplantación. El BC recibió otro correo consultando si la factura había sido tramitada ya y respondió que aún no lo había hecho. Pero los funcionarios del BC no se percataron que esta consulta había sido enviada desde una dirección falsa. El remitente era ahora Randy.Borek@rvkinc.co. Era igual a la casilla verídica, pero en vez de terminar en .com, finalizaba en .co. Le faltaba la m. Desde esa misma dirección siguieron las comunicaciones con el BC. El 7 de marzo, el suplantador pidió al ente rector que el pago fuera realizado a un nuevo beneficiario, JDB Investment Limited LLC., en su cuenta bancaria en el banco Wells Fargo, de Nueva York.

El jueves 10 de marzo, la casilla falsa volvió a consultar por el pago. El martes de la semana siguiente, el 15 de marzo, el BC pidió al suplantador que reconfirmara los datos Swift para proceder al pago. Swift es un sistema de procesamiento de datos para transacciones financieras internacionales. El miércoles 16, el BC instruyó el pago de la factura y realizó dos transferencias que tenían como beneficiario a JDB Investment: una por US$ 16.400 y otra por US$ 188.600. Total: US$ 205 mil, una cifra que equivale a $ 167 millones según el dólar de ese día.

La alerta llegó recién 57 días después, cuando el verdadero RVK preguntó por el pago retrasado de la factura enviada el 1 de marzo. Tras la respuesta del Banco Central, RVK alertó que la casilla de correo era falsa y que los dineros no estaban en su cuenta.

Tras casi 10 días de investigaciones internas, la contraloría del Banco Central concluyó que había sido víctima de un fraude y que los dineros habían sido cobrados por el suplantador. El organismo chileno intentó gestionar la recuperación de los fondos a través de su banco corresponsal en Estados Unidos, JP Morgan, pero desde Wells Fargo le indicaron que la cuenta receptora ya casi no tenía fondos: el suplantador había girado el dinero.

El BC también concluyó que el engaño se produjo desde fuera de su red y que sus correos internos no fueron manipulados ni intervenidos. “No existen otros recursos comprometidos ni antecedentes que sugieran la participación dolosa de ningún funcionario del Banco”, divulgó el Banco Central el 21 de mayo.

El BC sí ha apuntado a otro asunto: que RVK no alertó a tiempo que entre el 1 y el 2 de marzo sus sistemas y equipos habían sido vulnerados, dos semanas antes de que el instituto emisor transfiriera los dineros a las cuentas de los suplantadores. Aquella vulneración fue reconocida por RVK al Banco Central chileno solo después del 11 de mayo. El BC pidió a RVK que persiga las responsabilidades penales y civiles derivadas del caso. Además, el BC evalúa acciones en el exterior.

La investigación en Chile fue asumida por el fiscal Marcelo Carrasco, de la Fiscalía Centro Norte, quien deberá seguir la denuncia por estafa y usurpación de identidad presentada por el abogado jefe del BC, Mauricio Álvarez.

En la causa se hizo parte, además, el Ministerio de Hacienda, el que informó hace siete días que, ya que el BC fue objeto del fraude en su calidad de agente fiscal, “las eventuales pérdidas no afectarán a los fondos soberanos que este administra por cuenta del Fisco”.

El Fisco tiene dos fondos: el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), que a fines de marzo tenía US$ 8.147 millones, y el Fondo de Reserva de Pensiones (FRP), con US$ 7.059 millones. Mientras el primero fue creado en a principios de 2007 para financiar déficit fiscales y la amortización de deuda pública, el segundo comenzó a fines de 2006 con el objetivo de financiar las obligaciones previsionales del Fisco hacia los sectores más desposeídos.

El BC declinó entregar información. Y desde el correo de Randy Borek, el real, no hubo respuestas a las consultas de Pulso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.