La inflación japonesa se acelera y presiona al Banco de Japón

Según los datos del Ministerio del Interior publicados el viernes, los precios al consumo, excluyendo los alimentos frescos, aumentaron en junio un 2,2% con respecto al año anterior.


El indicador clave de la inflación en Japón se elevó aún más por encima del nivel objetivo del Banco de Japón del 2%, un resultado que probablemente mantendrá la especulación sobre posibles ajustes de la política del banco central, a pesar del compromiso continuo del gobernador Haruhiko Kuroda con los tipos ultrabajos.

Según los datos del Ministerio del Interior publicados el viernes, los precios al consumo, excluyendo los alimentos frescos, aumentaron en junio un 2,2% con respecto al año anterior, siendo los costes de la energía, amplificados por la debilidad del yen, y el aumento de los precios de los alimentos procesados los que más contribuyeron.

El resultado coincidió con las estimaciones de los economistas y habría sido más fuerte sin el impacto de las medidas gubernamentales reforzadas para limitar el aumento de los precios de los combustibles.

A pesar de las continuas subidas de precios, es poco probable que el Banco de Japón abandone su posición de excepción entre los bancos centrales del mundo a corto plazo. Incluso mientras la Reserva Federal lleva a cabo grandes subidas de tipos para hacer frente a la inflación y el Banco Central Europeo se une a la ola de endurecimiento de la política mundial con su primera subida de tipos en más de una década, el Banco de Japón sigue sin estar convencido de que la inflación local sea sostenible.

Aun así, las continuas subidas por encima del objetivo de precios suponen un reto de comunicación para el Banco de Japón. La persistente relajación del banco central ha sido objeto de críticas, ya que ha contribuido a que el yen caiga a su nivel más bajo en 24 años frente al dólar, amplificando los crecientes costes de importación de alimentos y energía para los hogares.

“Lo que está ocurriendo en Japón sigue siendo una inflación impulsada por los costes, y no la inflación sostenible que busca el Banco de Japón, respaldada por el aumento de los salarios”, dijo Taro Saito, jefe de investigación económica del Instituto de Investigación NLI. “Los precios de los servicios siguen sin subir mucho. Así que los datos de hoy no harán que el BOJ se replantee su opinión”.

Los detalles de los datos de inflación de junio ofrecen cierto apoyo al argumento del BOJ de que la inflación actual se basa en gran medida en la presión de los costes. Los costes de la energía siguieron siendo el principal motor alcista, con un aumento del 16,5% respecto al año anterior. Los alimentos procesados contribuyeron con tres cuartos de punto porcentual a la inflación general, ayudando a elevar la cifra en junio.

Los precios que excluyen los alimentos frescos y la energía subieron un 1%, lo que supone la mayor subida desde febrero de 2016.

El banco central publicó el jueves sus últimas proyecciones de inflación tras su decisión de mantener los tipos de interés en niveles mínimos. El Banco de Japón ve ahora la inflación subyacente en un promedio del 2,3% en el año que termina en marzo, la primera vez que ha predicho un aumento de los precios por encima del 2% para el período actual de 12 meses fuera de los años de alza de impuestos desde la introducción del objetivo en 2013.

Sin embargo, considera que la inflación se debilitará por debajo de su objetivo en el año siguiente, una señal de que las ganancias de precios no serán suficientes.

Tras la decisión del jueves, Kuroda dijo que no tenía “ninguna intención” de subir los tipos de interés mientras la economía siguiera necesitando ayuda y las ganancias de los precios no estuvieran respaldadas por fuertes subidas salariales. El Banco de Japón no tiene como objetivo los niveles de las divisas, dijo, pero añadió que los ajustes marginales de la política no conseguirían detener la debilidad del yen.

Mientras el banco central se aferra a su posición, el gobierno ha intervenido para ayudar a frenar el dolor de la subida de los precios de la electricidad y los alimentos.

Tras la victoria electoral de este mes, el primer ministro Fumio Kishida prometió más medidas para limitar el aumento de los precios y ayudar a los consumidores y las empresas. El gobierno estima que las medidas existentes, incluidas las subvenciones a la gasolina, están reduciendo en 0,5 puntos porcentuales los precios generales al consumo desde mayo hasta septiembre. El IPC general aumentó un 2,4% en junio.

Sigue también en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.