Las áreas de la agenda de mediano plazo que impulsa bloque opositor

CarlosMontesWEB

Carlos Montes.

Carga tributaria, revisión de exenciones e impuestos específicos son algunos de los elementos.




Zanjada la Reforma Tributaria en el corto plazo, el desafío es ver qué elementos abordar para el mediano plazo que arribe a un proyecto que evalúe el sistema tributario en su conjunto. Según fuentes del equipo técnico de la oposición, el análisis se centraría a lo menos en tres grandes áreas.

1. Carga tributaria, recaudación y sistema tributario. Existe consenso en que, dadas las mayores demandas sociales, se deben generar ingresos permanentes. Así, se señala que "se debe definir una meta de recaudación e ir adaptando una carga tributaria a ella, definiendo los tiempos para que los agentes se adapten". Según el documento "Estadísticas tributarias en América Latina y el Caribe" de la Ocde, la carga tributaria en Chile se ubica en 20,2% del PIB, por debajo del promedio de América Latina (22,8%) y la misma Ocde (34,2%).

Definido lo anterior, agregan, "se debe dar una discusión amplia de qué sistema tributario queremos para alcanzar los objetivos" que pasa por analizar nuevamente la reintegración, el sistema vigente y la desintegración completa del sistema tributario.

2. Revisión de exenciones y regímenes especiales. Según el Informe de Finanzas Públicas del tercer trimestre de Dipres, las exenciones tributarias para 2020 alcanzarán US$9.028 millones, equivalente al 2,86% del PIB. Las exenciones se agrupan en tres bloques: impuesto a la renta, IVA e impuesto a los combustibles (medidos a Valor Presente Neto, VPN) y el más cuantioso es el primero, con US$6.520 millones (2,07% del PIB).

Desde el equipo técnico señalan que en ese bloque se debe evaluar "la eliminación de la Renta Presunta, las exenciones a las ganancias de capital, instrumentos como depósitos convenidos y otros vehículos de ahorro". También quedó pendiente el gravamen a las ganancias de capital y utilidades de los Fondos de Inversión Privado. Además, sostienen se debe evaluar el diferimiento de la tributación.

"El 60% de las sociedades chilenas no reparten sus utilidades y este diferimiento implica un impuesto que se deja de recaudar", explican. El IFP detalla que dicho diferimiento tiene un impacto de US$4.142 millones, equivalente a 1,31% del PIB.

3. Impuestos específicos. Uno de ellos es el impuesto al diésel, no sólo desde la perspectiva de su comparación con el de las gasolinas, sino la exención que favorece a las industrias minera, aeronáutica y marítima, que "no lo pagan y que se podría abordar desde la perspectiva de las emisiones", dicen.

En IVA se pondrá sobre la mesa la exención a los servicios profesionales, "pero cautelando aquellos que son necesarios", mientras en patentes y royalties las que tienen impacto en el Fondo Común Municipal (mineras, geotérmicas y pesqueras) "que actualmente son muy bajas" y en royalties, el minero que "finaliza su vigencia en 2023 y hay que ver cómo los abordamos, así como también cómo se grava a otras actividades extractivistas", afirman.

Comenta