Las propuestas de Salud de los candidatos a las primarias presidenciales

16 Abril 2020 Fachada la Moneda Foto : Andres Perez

Plan único, universal o gratuito y con un financiamiento solidario. Eso es lo más se repite en los distintos programas de salud de los candidatos presidenciales. Con un mayor o menor grado, donde hay coincidencia es en una fuerte presencia del Estado. La mayoría propone una reestructuración profunda al sistema de las isapres, ya que dejarán de tener el rol actual transformándose en actores de reparto, pasando a ser seguros complementarios, incluso uno de ellos derechamente las eliminará. También se propone reforma Fonasa para modernizarlo y que trabaje de manera independiente al Ministerio de Salud. En todas las propuestas se releva el acceso a medicamentos a un menor precio.




Joaquín Lavín: Seguro de salud universal y modernización de Fonasa

Foto: Chilevisión y CNN Chile.

El programa de salud del candidato de la UDI, Joaquín Lavín, propone un Fondo Solidario que financiará el costo del seguro universal. Las aseguradoras deberán financiarse con este fondo y no podrán rechazar ni excluir a nadie. A su vez, este fondo se financiará con cotizaciones de salud del 7%, y un aporte del Estado. Este seguro universal será para todos, eliminando toda discriminación existente por edad, sexo o preexistencias médicas. “En la práctica el sistema de salud formará parte de la seguridad social, donde las personas ya no son excluidas ni discriminadas y su atención no depende de su capacidad de pago”, agregan desde el comando de Lavín.

Explican que las aseguradoras públicas y privadas tendrán que ofrecer este plan universal a todos los ciudadanos y estos podrán elegir libremente afiliarse o cambiarse de institución según su propia preferencia. “Esto cambia el paradigma que entendemos de competencia en el país, pues ya no tendrán que centrarse en un quinto de la población, ni querrán aceptar solo a los más sanos, sino que estarán compitiendo por afiliar a la totalidad de la población y recibirán los recursos para ello, lo cual asegura un sistema con mayor transparencia y competencia al servicio de las personas y sus familias”, señalan en el comando.

Ahora bien, el contenido del plan, tales como medicamentos y procedimientos, “lo determinará la autoridad sanitaria, con base en la propuesta de una institución técnica y pública, pero que debe hacerse cargo en forma razonable de los problemas de salud de las personas, sin letra chica”.

Con respecto al futuro de las isapres, se subraya que “si quieren participar del nuevo arreglo, tendrán que transformase en instituciones oferentes del nuevo seguro universal de salud, que acepten las nuevas reglas del juego. En un mecanismo con múltiples aseguradoras y múltiples prestadores, tendrán que jugar un rol de gestión, coordinación y negociación para garantizar respuesta a las necesidades de salud de los chilenos”, explican desde el comando.

Con respecto a Fonasa, se propone una modernización para transformarse en una aseguradora, con una gobernanza más técnica e independiente, con mayor capacidad de negociación y gestión a la hora de generar convenios de prestación con instituciones públicas y privadas. Además, tendrá un foco regional para así “garantizar la dignidad de los chilenos en su atención de salud, evitando que por decisiones centralistas una persona deba resolver sus problemas de salud lejos de su familia y seres queridos cuando existe una alternativa viable cerca de su hogar”.

Sebastián Sichel: Un plan de salud y reestructuración de las isapres

16 De Mayo del 2021. Sebastián Sichel candidato presidencial independiente emite su voto en el colegio Compañía de María en la comuna de Las Condes. FOTO: DANIEL ARAYA MARTIN/AGENCIAUNO

En el programa del candidato independiente Sebastián Sichel se plantea que toda la población accederá a un mismo plan de salud, el cual será amplio en servicios de calidad y cubrirá las necesidades mínimas acordadas por la sociedad. Este plan debe ser ofrecido obligatoriamente por todas las aseguradoras, lo que facilitará que todos los habitantes accedan a un mismo paquete de servicios, sin importar sus ingresos ni condiciones de salud.

En el desglose se menciona que la prima de este plan no discriminará a personas según su riesgo, por lo que será un precio fijo para todos los beneficiarios de una misma aseguradora. Con esto, afirman, se pone fin a la discriminación arbitraria de precios. “Este plan incluirá los medicamentos ambulatorios, por lo que las personas no tendrán que desembolsar grandes sumas de dinero para poder obtenerlos”, se precisa.

Dentro de los cambios que se proponen, las personas podrán elegir a qué aseguradora quieren afiliarse, sin posibilidad de ser rechazados o excluidos por ellas. “Se erradicarán prácticas como la selección por riesgos, el alza arbitraria de primas, la cautividad de los usuarios y la exclusión según preexistencias”, se destaca.

Las personas podrán cambiarse de aseguradora en ciertos períodos del año, por lo que Fonasa e isapres tendrán el incentivo de dar la mejor atención y servicios a sus beneficiarios, ante la posibilidad de que estos decidan optar por otra aseguradora.

Se creará un fondo de compensación para atender a las personas que tengan una mayor carga de enfermedades. Para ello, las cotizaciones de las personas se sumarán al aporte fiscal del Estado para redistribuir esos recursos entre las aseguradoras, tomando en cuenta el perfil de riesgo de su cartera de beneficiarios. Aquellas que afilian a personas con mayor carga de enfermedad recibirán más recursos, por lo que tendrán el incentivo para atender a esos afiliados.

Se reestructurará la forma en que operan actualmente las isapres, adaptándose y transformándose en entidades de la seguridad social.

Asimismo, los aseguradores, incluyendo a Fonasa, deberán cumplir con estándares legales, de transparencia, calidad y financieros, además de los relativos a la libre elección de las personas. Y Fonasa debe ser independiente del Ministerio de Salud y enfocarse en financiar el plan de salud universal a su población, con los estándares definidos.

Ignacio Briones: Fin de las isapres y creación de un Fondo Común Único de Salud

Ignacio Briones presenta su propuesta para eliminar exenciones tributarias y se adelanta al gobierno.

En la propuesta del candidato de Evópoli, Ignacio Briones, se fija la creación de un Fondo Común Único de Salud para todas las personas (trabajen o no), el cual cubrirá las atenciones de salud para todos por igual por medio de un Plan Único de Salud (PUS), dando una lógica de Seguridad Social al sistema de salud. Con esto, se acabaría el sistema de salud mixto. Menciona que se crearán Aseguradores Sociales de Salud (ASS) públicas y/o privadas que ofrecerán redes de prestadores de servicios para entregar este PUS, con base en las necesidades médicas y no en la capacidad de pago de las personas.

Este plan será financiado por aportes fiscales y las cotizaciones regulares del 7% de los trabajadores. “Este se distribuirá entre los diferentes seguros sociales, públicos y privados, según el perfil de riesgo del conjunto de beneficiarios que tienen”, precisan.

Desde el comando explican que “en términos simples, y a modo de ilustración, podríamos decir que la aseguradora que concentre a un grupo de beneficiarios con mayor cantidad de adultos mayores, mujeres, quienes tienen alguna enfermedad y/o mayores factores de riesgo, recibirá un mayor aporte de dicho fondo para cubrir las necesidades de salud de sus asegurados”.

Se afirma que del 7% de cotización se seguirán cubriendo las licencias médicas, tal cual se hace hoy. Lo que está por definirse es el porcentaje total que se reservará para este ítem y serán las administradoras quienes sigan a cargo de esta función.

En cuanto al costo, la propuesta aclara que “actualmente, el gasto per cápita es la mitad de lo que tienen los países Ocde y estamos varios puntos porcentuales bajo el promedio en relación al gasto público en salud como proporción al PIB. Nuestro objetivo es ir cerrando esta brecha y generar un sistema más inclusivo y eficaz”.

Así, los costos de la propuesta son incrementales en el tiempo, y se estima que el promedio anual de gasto será de US$ 600 millones.

Otro de los ejes importantes es que las isapres dejarán de funcionar como lo hacen hoy, “entregando prestaciones principalmente curativas con miles de planes que se basan en coberturas financieras y no de protección de la salud del afiliado y, por lo mismo, es minuto de que dejen de existir”. Por último, se destaca que existirá competencia en la selección de los prestadores de salud que cada aseguradora seleccione para el PUS. “Este será el factor determinante para que cada persona elija cuál será su aseguradora”.

También se creará un Seguro de Medicamentos para todos los beneficiarios del sistema de salud que cubrirá los medicamentos más necesarios para las personas y sus familias.

Mario Desbordes: Plan universal y fondo de compensación de riesgo

Foto: Chilevisión y CNN Chile.

La candidatura del exministro y expresidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, también pone énfasis en un nuevo Plan de Salud Universal.

El nuevo sistema que propone permitirá, según lo planteado por el exparlamentario, que todos puedan acceder de forma oportuna a las mismas prestaciones, ya sea en atención primaria, servicios de urgencia, acceso a especialistas, hospitalizaciones, entre otros.

De acuerdo con el equipo programático que lidera Hugo Herrera y Germán Vera, este plan se financiará con las cotizaciones de salud, incluyendo el porcentaje que actualmente se destina a los subsidios por incapacidad laboral, el que será administrado de manera independiente por una nueva institucionalidad.

“Nuestra propuesta introduce un componente solidario al sistema, por medio de un Fondo de Compensación de riesgo entre todos los chilenos que hoy están obligados a cotizar”, mencionan.

Puntualizan que el costo será el mismo que hoy existe en este ítem para las prestaciones y cobertura de salud, que es 7% de la remuneración o renta imponible, con un tope de 80,2 UF (Unidades de Fomento).

Según explican en el comando de Desbordes, la diferencia está dada por la forma de gestionar dichos recursos, la cual apunta a un mecanismo solidario y universal en las prestaciones.

Este Plan Universal podrá ser prestado tanto por Fonasa como por las isapres u otras compañías de seguro. Además, los cotizantes podrán contratar, con las Isapres, planes adicionales o seguros complementarios al Plan Universal de Salud.

Al igual que las otras candidaturas, se pone foco en el precio de los medicamentos. Según se explica, la propuesta se complementa con una serie de medidas que buscan disminuir el gasto de bolsillo de las familias en materia de medicamentos. Aquí la principal propuesta es la creación de un seguro de medicamentos. Además, se limitará la participación en el mercado de las grandes cadenas de farmacia, y “se combatirá la integración vertical, favoreciendo la participación de pequeñas farmacias locales, fomentando modelos de asociatividad entre ellas que permitan generar economías de escala favorables”.

También se generan incentivos para contar con más medicamentos genéricos y bio-equivalentes.

Otro de los ejes que se abordan es retomar las cirugías y procedimientos que permitan asumir los retrasos ocasionados por la pandemia.

Gabriel Boric: Fonasa universal e isapres serán seguros complementarios

Entre los principales cambios que propone el candidato del Frente Amplio, Gabriel Boric, está la universalización de la cobertura de Fonasa, lo que se traduce en que todas las personas del país estarán afiliadas a dicha institución. Las isapres se transformarán en seguros complementarios y suplementarios voluntarios. Si bien sostienen que seguirán existiendo prestadores privados, se cambiarán las reglas del juego. “Ahora operan en un sistema de mercado y la idea es que puedan asumir un paradigma de lo público”. Además, se propone avanzar en universalizar el acceso a la Atención Primaria de Salud (APS), la cual actuará “como puerta de entrada al sistema de salud para todas y todos los chilenos, independiente de su condición económica y seguro de salud”.

Por ello subrayan que “cada persona podrá acceder en función de su necesidad y aportar por capacidad, cambiando radicalmente lo que pasa hoy, en que se accede en función de la capacidad de pago”.

Con estas modificaciones, explican, se pretende asegurar un sistema de prestación pública de carácter universal, basado en prestadores estatales, con altos estándares de calidad. “Se implementará el modelo de redes integradas de sistemas de salud basadas en la atención primaria, las que se articularán en un Servicio Nacional de Salud”.

De acuerdo con el comando, el costo de reformar Fonasa y preparar la red asistencial, especialmente para la Atención Primaria de Salud es del 1% al 1,5% del PIB.

En otro ámbito de la salud, la propuesta considera crear “un observatorio en equidad en salud y una defensoría de salud, además reformaremos el código sanitario para profesionalizar la designación de autoridades y administrativos en base a criterios técnicos, y crearemos el Consejo Nacional de Salud, con participación de organizaciones de los trabajadores y usuarios, el cual llevará el carácter rector de la política sanitaria”, puntualizan.

Otro ítem que destacan en el comando es la facilitación al acceso a los medicamentos con el objetivo de reducir los precios. En este punto indican que se realizarán “los cambios legales necesarios para que los medicamentos se entiendan como bien público”.

Asimismo, se avanzará en la creación de un laboratorio nacional de producción estratégica de medicamentos y vacunas, junto con la ampliación de la cobertura y dispensación de medicamentos en el sistema público. “En el sistema privado, fijaremos precios de los medicamentos en toda la cadena de producción. Fonasa tendrá cobertura financiera para la compra de medicamentos en farmacias”.

Para lograr todo esto, incrementará la inversión fiscal en salud hasta llegar al 9% del PIB, y crearemos una entidad pública autónoma para la evaluación de tecnología sanitaria.

Daniel Jadue: Plan universal gratuito y cotización del 7% sin tope

09 Mayo 2021 Entrevista a Daniel Jadue, Alcalde de Recoleta y canddato presidencial por el Partido Comunista Foto : Andres Perez09 Mayo 2021 Entrevista a Daniel Jadue, Alcalde de Recoleta y canddato presidencial por el Partido Comunista Foto : Andres Perez

La candidatura del candidato del PC, Daniel Jadue, se inclina por un plan universal de salud, lo que implica que todos los ciudadanos tendrán derecho a atenderse de manera gratuita en el sistema de salud público.

De acuerdo con el programa, para que todos tengan los mismos derechos, sin importar el monto de sus aportes, “se pondrá fin al subsidio público a las isapres y prepararemos planificadamente al sistema sanitario en su conjunto para acoger en mejores condiciones a las y los beneficiarios que deseen atenderse en prestadores públicos o en privados integrados a la red pública bajo una nueva regulación”.

Así, los beneficiarios que actualmente pertenecen a isapres podrán disponer del total de su cotización voluntaria para mantener contratos de seguro privado suplementario con las mismas u otras instituciones de seguro, lo que permitirá acceder a prestadores privados a través de la red pública integrada o directamente, por lo que se desprende que no formarán parte del sistema de seguridad social, sino que funcionarán como seguros privados que estarán disponibles para quienes deseen usarlo.

El jefe programático, Fernando Carmona, señala que para llevar a la práctica estos cambios “se deben hacer importantes inversiones en infraestructura, insumos y salarios, pero además se ocupará de manera más eficiente toda la infraestructura pública, tanto la hospitalaria como la atención primaria, mejorando la resolutividad, la oportunidad y la integralidad de la atención médica”. La cotización de salud seguirá siendo el 7% obligatorio, pero se quitarán los topes de cotización, para mejorar la progresividad del sistema de cotización.

Según Carmona, el costo para el Fisco será del 1,2% del PIB anual adicional, la que se utilizaría de dos formas: primero, aumentar el per cápita (Aporte Previsonal Solidario (APS) de $ 8.000 a $ 11.000, estimando un crecimiento US$ 503 millones anuales y, segundo, cerrar la brecha hospitalaria que hoy está en US$ 1.194 millones.

Carmona puntualiza que “se mantendrá un sistema público de cotización obligatoria basado en los principios de la seguridad social, donde la solidaridad es el principio fundante, permitiendo por medio de subsidios cruzados asegurarnos como sociedad”. Por otro lado, complementa que “podrá existir un sistema privado, donde la cotización es voluntaria dando paso a un seguro privado. Este seguro funcionará de manera complementaria al seguro social que estará disponible para todos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.