Latam sufre otra caída histórica en bolsa y la acción llega a su precio más bajo en 23 años, en medio de críticas de acreedores a plan de reorganización

Delta ratifica compromiso con reestruturación de Latam y espera quedarse con el 10% de la aerolínea

El papel de la aerolínea no puede despegar y hoy su precio se ubicó en mínimos desde 1998. Su valor no supera los US$ 200 millones.




Las acciones de Latam Airlines profundizan su caída luego que el viernes revelara su plan de reorganización financiera por más de US$ 8.000 millones, con el fin de salir del Capítulo 11 de la ley de quiebras de EEUU, y el cual contempla la dilución de los actuales títulos.

Los papeles de la mayor aerolínea de Sudamérica sufrieron ayer una caída histórica: más de 45%. Y ese récord se rompió hoy. A 24 horas de esa debacle, los títulos de Latam se despomaron 47,27% a solo $ 270 por unidad. Se trata de su nivel más bajo desde el 26 de octubre de 1998.

Con este resultado, el market cap la aerolínea llega a apenas US$ 197 millones, cifra muy distante del Enterprise Value considerado en las negociaciones del plan estratégico que llegó a US$ 14 mil millones.

Cabe señalar que el plan estratégico de empresa contempla una inyección de US$ 8.190 millones e implica también que los actuales accionistas se diluyen a un 0,1% de la futura Latam, aunque con la opción de aportar nuevos fondos y aumentar su posición.

Latam informó que cuando concluya el proceso tendrá una deuda total de US$ 7.260 millones y una liquidez aproximada de US$ 2.670 millones.

CEO de Latam Airlines: “La composición accionaria de la compañía la conoceremos únicamente al final del proceso”

Según Roberto Alvo, CEO de Latam, el plan de reestructuración ya cuenta con más del 70% de apoyo de acreedores.

“Creemos que hemos hecho un plan que trata de manera justa a todos los distintos grupos de acreedores y a cada grupo acreedor de manera equitativa dentro del grupo”, aseguró en una conferencia de prensa con medios de la región.

De acuerdo a Pulso PM, la nueva compañía tendrá además una nueva estructura de propiedad. Totalmente diferente de la actual. Las actuales acciones representarán tan solo el 0,1% del accionariado futuro de la aerolínea y el aumento de capital previsto en su plan de reorganización dejará otro equilibrio de poderes.

Si el plan, tal como está, es aprobado en el Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York, los acreedores podrían tener el 65% de la propiedad a futuro y los actuales accionistas, el restante 35%. Pero para ello deberán multiplicar su inversión.

Acuerdo favorece a accionistas

Pero hoy surgieron novedades sobre ese punto y que van en contra de lo que señaló Alvo. De acuerdo a Bloomberg, el plan de reorganización de Latam favorece erróneamente a los principales accionistas en detrimento de los acreedores y no obtendrá la aprobación del tribunal, según dijo un comité oficial de acreedores no garantizados al juez que supervisa la quiebra de la aerolínea chilena.

“El plan es un trato muy generoso para los accionistas internos”, dijo Allan S. Brilliant, un abogado del comité, durante una audiencia judicial el martes. La propuesta surgió de conversaciones de mediación supervisadas por un ex juez de quiebras y se basa en un acuerdo con grupos que controlan al menos el 51% de las acciones de la compañía, según los registros judiciales.

Según el plan de reorganización, Latam vendería US$ 800 millones en acciones a los actuales accionistas y asumiría unos US$ 2.750 millones de nueva deuda compuesta por bonos o préstamos y una línea de crédito.

En última instancia, el acuerdo permite a un grupo de acreedores, liderados por Sixth Street Partners, Sculptor Capital y SVPGlobal, tomar el control de la empresa.

Los partidarios argumentan que el acuerdo con los accionistas era necesario, en parte porque evitará una lucha por los posibles conflictos entre la ley de valores chilena y el código de quiebras estadounidense.

El plan “evita años de litigios transfronterizos”, dijo Richard Mason, que representa a los accionistas.

Después de que los acreedores tengan la oportunidad de votar la propuesta, el juez de quiebras estadounidense James L. Garrity decidirá si aprueba el plan y permite a Latam salir de la supervisión judicial. Al menos dos grupos de tenedores de bonos han dicho que aún no han decidido si respaldarán la reorganización. Latam seguirá hablando con los acreedores, incluidos los tenedores de pagarés, mientras avanza hacia la aprobación final del tribunal, dijo a Garrity la abogado de la compañía Lisa M. Schweitzer.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.