A los competidores de occidente se les hace muy difícil enfrentar a Huawei, a pesar de la presión de EEUU

Especialmente en cuanto a precio, eficiencia y ejecución, asegura un experto de la industria.


Rivales en telecomunicaciones como Ericsson, Nokia y quizás Samsung, entre otros, se beneficiarán del cerco que algunos gobiernos encabezados por Washington están decretando en torno a Huawei, pero no pueden competir directamente con la gigante china en cuanto a precio, eficiencia y ejecución, asegura un experto de la industria.

“Hay un gran juego político de ajedrez detrás de las escenas. El dominio de Huawei es de gran preocupación. Es una fuerza a tener en cuenta en las redes y dispositivos móviles. Más y más gobiernos estarán observando esta situación muy de cerca”, dice Paolo Pescatore, un analista independiente de tecnología, medios y telecomunicados, desde Londres.

“Más allá de las preocupaciones de seguridad, la presión en las empresas de telecomunicaciones está aumentando para revisar sus socios de red. En general, es importante que las empresas de telecomunicaciones adopten un enfoque de múltiples proveedores para elegir a los socios de la red. Esto es consistente con el despliegue de las generaciones anteriores de redes móviles”, agrega.

La Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) indicó hace unos días que la autoridad monitorea la escalada de tensiones que mantiene al segundo mayor productor de teléfonos inteligentes en el centro de una disputa entre Estados Unidos y China, que involucra equipos, cargos por robo de propiedad intelectual y violación de sanciones, irregularidades que la compañía china ha negado junto con descartar que proporcione accesos ocultos al gobierno de Beijing.

El fin de semana, Taiwán se puso al frente de los países que han decidido bloquear o limitar el uso del equipamiento de Huawei. Es probable que Canadá prohíba a la firma participar de su red 5G, con lo que se uniría a países como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. Alemania y otros gobiernos europeos también han estado sopesando si hay que imponer restricciones a la firma.

La turbulencia en torno a Huawei ocurre justo entre las dos conferencias más importantes de la industria: CES, que se realizó en Las Vegas en enero, y MWC, que se efectuará a fines de este mes en Barcelona, ambas en las que participa Pescatore.

“Esto podría sofocar el despliegue de las redes 5G. Sin embargo, hay una gran capacidad en las redes 4G. Será difícil para las empresas de telecomunicaciones recuperar la importante inversión para implementar 5G (adquisición de espectro y despliegue de nuevas redes, por no hablar de marketing). Los consumidores no estarán dispuestos a pagar por un servicio premium que no estará ampliamente disponible”, dice Pescatore.

“A pesar de esto, las empresas de telecomunicaciones estarán dispuestas a implementar 5G lo antes posible para descargar el tráfico de datos y beneficiarse de una mayor eficiencia en la red”, añade.

Seguir leyendo