Luksic y fin del pago de la deuda subordinada: “El 2019 marca un hito para toda la industria financiera nacional”

El vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, sostuvo que de la crisis de los 80 se aprendieron lecciones importantes que permitieron construir una banca sólida.


El vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, destacó que con el fin de la deuda subordinada que la entidad mantiene con el Banco Central, cuyo último pago se realizará el 30 de abril, 17 años antes de lo originalmente pactado, y la consiguiente disolución de la Sociedad Matriz del banco se pone fin al proceso de normalización de la banca tras la fuerte crisis financiera de los 80.

“Sin duda que esto constituye una gran noticia para el Banco de Chile y sus accionistas, pero también el 2019 marca un hito para toda la industria financiera nacional y para Chile, un país que ha sabido sostener una ruta clara de progreso y crecimiento en las últimas décadas”, señaló Luksic en la carta a los accionistas publicada en la memoria anual de SM Chile, la Sociedad Matriz de Banco de Chile, de la cual es presidente.

El empresario afirmó que “de esta forma estamos terminando exitosamente el largo y complejo proceso de normalización de la banca en Chile, el cual se inició hace más de 35 años producto de quizás la crisis financiera más severa ocurrida en el país”.

En este sentido afirmó que “para dimensionar su gravedad, basta recordar algunos elementos que marcaron los primeros años de la década del 80, como la caída de 15% en el PIB, el alza del desempleo a niveles sobre 20%, la depreciación de más de 100% en el peso chileno.

Luksic indicó que “factores determinantes de la crisis fueron también una ausente regulación en la banca respecto de apalancar empresas relacionadas y un crecimiento desmedido del endeudamiento corporativo a un tipo de cambio fijo que generó descalces cambiarios imposibles de absorber privadamente”.

Recordó que en ese contexto, entre 1982 y 1983 un total de 22 bancos fueron intervenidos, 16 de los cuales fueron liquidados y 6 reprivatizados luego de un proceso de administración provisional.

“De esa crisis sin precedentes se aprendieron lecciones importantes que nos permitieron construir una banca sólida, basada en un exigente marco regulatorio y una institucionalidad robusta. Gracias a ese duro aprendizaje y a todas las medidas adoptadas en consecuencia, la banca adquirió la fortaleza y capacidad de resiliencia que le permitieron sortear las últimas crisis globales sin dificultades”, añadió.

Asimismo aseveró que “como grupo Luksic, cuando ingresamos a la propiedad de esta gran institución, en 2001, nos propusimos trabajar por su modernización y crecimiento, aumentando su solidez y liderazgo, para generar los recursos que permitieran saldar esta obligación lo antes posible”.

En 1996 la sociedad Banco de Chile cambió de nombre a SM Chile y se creó la filial Banco de Chile radicando en SM Chile y su filial Sociedad Administradora de la Obligación Subordinada (SAOS)  la deuda adquirida tras el rescate del Banco Central. Asimismo en noviembre de ese año se firmó un nuevo contrato con el instituto emisor, estableciendo en UF 56 millones la deuda, a pagar en un plazo de 40 años, con una tasa de interés de 5% anual.

El próximo 28 de marzo los accionistas de SM Chile definirán, en una junta extraordinaria, todas las materias relativas a la disolución de la sociedad. En el encuentro se tratará la designación de la comisión liquidadora de SM Chile, sus funciones, su remuneración y la forma y plazo en que se distribuirán entre los accionistas de la matriz las acciones de Banco de Chile de propiedad de la sociedad y las de propiedad de la filial SAOS S.A. que están prendadas a favor del Banco Central.

Actualmente la Sociedad Administradora de la Obligación Subordinada (SAOS) tiene prendadas a favor del Central 28.593.701.789 acciones de Banco de Chile, equivalente a un 28,75% de la propiedad. De este modo, los accionistas de SM-Chile pasarán a ser directamente accionistas del Banco de Chile, donde la serie B recibirá una acción del banco, con la opción de tener 2,38 títulos más. Banco de Chile es controlado por el grupo Luksic y Citi.

Seguir leyendo