Mercado anticipa positiva reacción de la Bolsa y caída del dólar tras resultados de las elecciones

Mercado anticipa positiva reacción de la Bolsa y caída del dólar tras resultados de las elecciones

El buen desempeño de José Antonio Kast, a quien se ve más promercado, y el mayor equilibrio que consiguió la centroderecha en el Congreso, avalan dicha mirada. En lo inmediato, los expertos prevén una depreciación del dólar en relación al cierre del viernes de $829, situándolo en niveles en torno a $810, aunque algunos incluso no descartan que baje de los $800. Asimismo, se estima que el Ipsa podría subir de 3% a 5%.




Era un resultado que anticipaban las encuestas, aunque no por eso dejaron indiferentes los porcentajes que obtuvieron los dos candidatos que avanzaron a la segunda vuelta presidencial: José Antonio Kast y Gabriel Boric. Se confirmó el primer lugar y un muy buen desempeño del candidato del Frente Social Cristiano y un leve menor apoyo del representante de Apruebo Dignidad. Pero además, a ello se suma lo que ocurrió en las elecciones parlamentarias, donde se avanzó fuertemente hacia un mayor equilibrio entre el oficialismo y la oposición actuales.

El bloque de centroderecha conformado por Chile Podemos Más y el Frente Social Cristiano se quedó con 25 senadores, mientras que Nuevo Pacto Social y Apruebo Dignidad suman 23. Y dos independientes.

Así las cosas, ambos elementos se anticipa que debieran tener un impacto positivo en la apertura de los mercados financieros este lunes en el país. En lo inmediato, los expertos prevén una depreciación del dólar en relación al cierre del viernes de $829, situándolo en niveles de $810 aproximadamente, aunque hay quienes, incluso, no descartan que baje de la barrera de los $800.

“En el corto plazo proyecto una paridad dentro del rango $800-$815″, dice Martina Ogaz, economista de Euroamerica. Asimismo, señala que “para el mediano plazo, los desafíos son importante para el país, sumado a la incertidumbre que se mantendría por parte de la discusión constitucional, lo que muy probablemente mantenga la paridad local en niveles de $825″. Mientras que para la Bolsa de Comercio espera un alza entre 2% y 3%.

Jorge Selaive, economista jefe de Scotianbak, también espera una apreciación del peso hacia niveles de $800, con Ipsa subiendo entre 3% y 5%.

Por su parte Marco Correa, economista jefe de BICE Inversiones, cree que tanto para el dólar como para las tasas la reacción debiera ser relativamente acotada, viendo una apreciación del peso y caída de tasas. “Se dio el resultado que se anticipaba en las encuestas, es decir que pasarán a segunda vuelta Kast y Boric. Este último estaría sacando el segundo lugar, parte del mercado estimaba que tendría un mayor porcentaje, por lo que se percibe más abierta la opción de Kast para ganar en segunda vuelta. Si bien su programa en términos económicos ha recibido críticas, se percibe más amigable que el de Boric con el mercado, lo que favorecería a los activos parcialmente”.

Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile, incluso va más allá y dice que el dólar puede incluso bajar de los $800 y la bolsa subir. “Esto es un entusiasmo para los mercados y vuelve la esperanza de que la economía se va a recuperar”.

Mientras que Sergio Lehmann, economista jefe de Bci, afirma que “se preveía que Boric y Kast iban a pasar a segunda vuelta, sin embargo, la diferencia fue más favorable a Kast. Una importante mayoría de los votantes no está por cambios abruptos y radicales, y que generen inestabilidad, caídas en la actividad, menor crecimiento. Si sumas los resultados en el Congreso, se advierte un equilibrio bastante importante”.

Y agrega que “cuando los mercados comenzaban a recoger que el resultado iba a ser muy estrecho o que no iba a haber claridad respecto al Parlamento, estaban cayendo. Tras estos resultados uno debiera prever un repunte en la bolsa, que está tremendamente castigada a propósito de la incertidumbre política, el populismo y estas medidas radicales que han buscado imponerse”.

“El mercado quizás va a reaccionar algo mejor mañana en términos de lo que podría ser una apreciación del peso y mejores datos para la bolsa. Ojo con algo que es muy relevante, que es el escenario que podría esperar a las tasas de renta fija”, advierte el economista jefe de Fynsa, Nathan Pincheira.

Una mirada distinta tiene Altafid, empresa de asesoría financiera liderada por Vito Sciaraffia, la que administra US$ 1.000 millones de inversionistas institucionales y de alto patrimonio. Este argumenta que “el resultado de las elecciones mostró una mayor participación del electorado de lo anticipado. Sin embargo, los dos candidatos que pasan a segunda vuelta representan extremos políticos, lo que no ayuda a bajar la incertidumbre y el nerviosismo de los inversionistas. Más aún, la nueva composición del Congreso, sumado al proceso constituyente, generarán problemas de gobernabilidad, independiente de quién asuma como Presidente en marzo próximo”. Por esta razón, sostiene que “en el mediano plazo los inversionistas chilenos seguirán refugiándose en el dólar. Adicionalmente, se espera un aumento en la volatilidad del peso y de los activos locales, los que seguirán siendo castigados por el mercado”.

Perspectivas de mediano plazo

Otro punto del análisis está puesto en los programas de gobierno y su implementación. Las dudas están presentes en cómo se financiará lo que se propone y las reformas tributarias que se quiere implementar. Martina Ogaz enfatiza que “ambos programas tienen propuestas que presentan un alto gasto fiscal, que complejiza su implementación. Además, uno de los candidatos busca reducir impuestos, mientras el otro es demasiado optimista sobre una mayor recaudación”. No obstante ello, Ogaz dice que “las propuestas económicas y sociales de Kast podrían llegar a ser mejor implementadas en el país, dado su enfoque promercado, aunque su paso a segunda vuelta espero que venga con varias mejoras, principalmente respecto a la reducción de impuestos”. Sobre el programa de Boric, la economista sostiene que le “parece algo menos realista, dado que sus propuestas son a largo plazo -para los próximos 8 años- y no necesariamente están enfocadas en el crecimiento económico”.

Alejandro Alarcón menciona que “quedan varias semanas para segunda vuelta y es la oportunidad para que los candidatos digan cómo se financiarán varias de las propuestas que están sobre la mesa”. En ese sentido, especifica que una de ellas es saber “cómo se financiará el déficit fiscal”. Además, manifiesta que “estaba convencido que un triunfo de Boric nos lleva a una reactivación frustrada y ahora veremos la oferta de Kast, porque tenemos una mejor perspectiva de que haya un mejoramiento en esas propuestas”.

Samuel Carrasco, economista senior de Credicorp Capital, argumenta que “en el balotaje, esperamos que Boric y Kast se trasladen al centro político y de alguna manera moderen sus programas económicos para ganar votos de los electores moderados. En cualquier caso, este escenario no sería suficiente para eliminar la incertidumbre política, a nuestro juicio, ya que Chile está atravesando cambios que pueden resultar estructurales”. De todos modos, acota que “el futuro gobierno, sin importar su color político, no tendría mayoría en el Congreso, implicando un escenario desafiante para aprobar o rechazar nuevos proyectos de ley y reformas”.

Ahora bien, más allá de los resultados de las elecciones y de quién sea el próximo Presidente de Chile, las expectativas se mantienen bajas para el crecimiento económico. “Independientemente del resultado de las elecciones, el nuevo Presidente enfrentará un contexto económico desafiante: alta inflación y bajo crecimiento económico, tasas de interés más altas, un mercado laboral débil, incertidumbre política persistente, mayor deuda fiscal y crecientes expectativas sociales insatisfechas”, puntualiza Carrasco.

Mientras que Ogaz comenta que “para el próximo año proyectamos un crecimiento del PIB en torno al 2%, producto de la alta base de comparación que deja el 2021 y la incertidumbre que se mantendrá por la discusión constitucional. Para el mediano plazo, muy probablemente nos mantengamos dentro del PIB tendencial, dentro del rango 2,4%- 3,4%”.

“El próximo año va a ser un año de bajo crecimiento, de una inversión afectada por la incertidumbre política vigente… el resultado de la elección sugiere que el gobierno va a tener que moverse hacia buscar consensos y acuerdos, y no estas miradas que generan tanta preocupación. Hay un mayor alivio de que se vaya recuperando la confianza”, concluye Lehmann.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.