Midiendo la economía en la era digital

Tecnología-mujer-1023x573

Tenemos que incorporar tecnologías para manejar grandes volúmenes de datos, aprovechar las herramientas "open source", capacitarnos para utilizarlas, explorar las nuevas fuentes de información -cautelando que su dueño consienta su uso-, y dar acceso a este repositorio, preservando la confidencialidad de los datos.




En la Conferencia de Estadísticas del Banco Central de Chile conocimos la experiencia de bancos centrales y oficinas estadísticas, sobre los desafíos que la transformación tecnológica impone.

Las plataformas digitales y la globalización permiten que productores y consumidores ofrezcan y canalicen nuevos servicios, eliminando los intermediarios tradicionales (por ej. Netflix y Uber). Además, los avances tecnológicos permiten manejar una gran cantidad de información, robustecer las estadísticas tradicionales y crear nuevos indicadores.

La información de la web, en especial de redes sociales, contiene a veces noticias falsas y datos que compiten con las estadísticas oficiales. Esto, más el cuestionamiento hacia las instituciones, obliga a estar activos para que nuestras estadísticas preserven su calidad y relevancia, y sigan contribuyendo a la toma de decisiones.

La globalización ha fraccionado los procesos productivos, los que se realizan en diversas economías, fenómeno conocido como cadenas globales de valor. Por esto la medición tradicional del PIB y comercio exterior se complementan con un análisis que especifique el valor agregado en cada país.

En este contexto, debemos reflexionar sobre nuestra estrategia como elaboradores de estadísticas y aprovechar las oportunidades de la era digital. Para mantener la relevancia de las estadísticas, debemos identificar y dimensionar los servicios y actividades digitales. Para ello es necesario acercarnos a los emprendedores y empresas tradicionales, que también están ajustando sus negocios. Asimismo, es importante participar del debate internacional, donde la Ocde, FMI, Eurostat y BIS, están adecuando los estándares para tener estadísticas comparables.

Tenemos que incorporar tecnologías para manejar grandes volúmenes de datos, aprovechar las herramientas "open source", capacitarnos para utilizarlas, explorar las nuevas fuentes de información -cautelando que su dueño consienta su uso-, y dar acceso a este repositorio, preservando la confidencialidad de los datos.

Todo esto debemos hacerlo gradualmente, pero sin detenernos. La economía está cambiando rápidamente y no podemos quedarnos atrás. La creatividad es una herramienta esencial, como lo señaló en la Conferencia, Mariana Kotzeva, directora general de Eurostat: "No podemos intentar resolver los problemas del mañana con las herramientas del pasado".

Comenta