Minera Escondida y sindicato alejan posiciones a un mes de iniciada la negociación colectiva

Organización sindical habría solicitado modificar 62 puntos del actual contrato colectivo, mientras que la firma apela a mantener actuales beneficios. A la fecha han cerrado el 21% de los temas.


Las posturas entre el Sindicato de Minera Escondida -el más grande de la minería privada- y la empresa perteneciente a BHP, están alejadas.

Así lo evidenció una presentación con el detalle de las propuestas de la minera y los comentarios del sindicato a la cual tuvo acceso PULSO, en la que se sostiene que a casi un mes de iniciado el nuevo proceso de negociación colectiva sólo se ha alcanzado acuerdo en el 21% de los temas.

“Los dirigentes sindicales no se involucran en el proceso de negociación, ya que nuevamente la está llevando el asesor (Marco López). El sindicato pretende modificar 62 puntos del actual contrato colectivo, mientras que la compañía quiere mantener el contrato actual y negociar el bono por término de negociación en función de cambios menores”, dice una fuente cercana a las conversaciones, que explica que comúnmente en estos procesos lo normal es cambiar tres o cuatro puntos del contrato.

“A simple vista ya se puede apreciar que la estrategia del sindicato o del asesor en este caso, es llevar a los trabajadores a una nueva huelga”, añade.

De concretarse ese escenario, la huelga partiría en agosto y sería la segunda en menos de dos años, luego que en marzo de 2017 la operación estuviera paralizada por 43 días.

Las diferencias

En la presentación se detallan 10 aspectos: la definición de trabajador; el bono por resultados excepcionales, los montos pagados por prácticas operacionales, la licitación del plan de salud a una isapre, la gestión documental, la reajustabilidad futura, la extensión de beneficios, la jornada excepcional, el plazo del contrato, y el bono por término de negociación (ver tabla). De estos, el único en que existe acuerdo es en el del plazo del contrato, situado en 36 meses.

Sin embargo, uno de los puntos más relevantes tienen que ver con el bono por término de negociación. En ese sentido, el sindicato señala que “la empresa plantea que el monto final, estará asociado al eventual acuerdo en los cambios de cinco puntos”, los que son: extensión de beneficios (quiere que estos sean para todos los trabajadores, aunque no estén sindicalizados); prácticas operacionales (relacionadas a un pago de $10.582 por cada jornada diaria registrada y efectivamente trabajada, sujeto a condiciones); bono por resultados excepcionales; la renovación de jornada excepcional; y la licitación del plan de isapre.

En su petitorio, el sindicato solicitó un reajuste de 5% y un bono por término de negociación equivalente al 4% de los dividendos de 2017, es decir, unos $ 25 millones por trabajador.

Seguir leyendo