Daniel Kraft, el médico que cree que en el futuro trataremos el envejecimiento reiniciando nuestros órganos como los computadores

El médico y científico estadounidense conversó con Qué Pasa en el marco del evento “Celebrate Life: La ciencia nos cambia la vida” donde será el expositor principal. En esta oportunidad Kraft se refiere a sus investigaciones sobre células madre y medicina regenerativa, además del futuro de la salud digital y el cómo implementar avances tecnológicos a pesar de la falta de recursos.




Daniel Kraft, licenciado en Bioquímica de la Universidad Brown, y médico de la Universidad de Stanford y Harvard, será uno de los expositores principales en el evento “Celebrate Life: La ciencia nos cambia la vida”, este próximo 24 de noviembre a partir de las 11:30 hrs. oportunidad donde expondrá sobre los desafíos de la medicina y sobre los posibles cambios tecnológicos que deberá hacer la salud luego de la pandemia por Covid-19.

En el marco de este evento que se transmitirá en distintos países de Latinoamérica, el Médico-científico, inventor, emprendedor e innovador, quien además es fundador de Exponential Medicine y se desempeña como presidente del grupo de trabajo para la pandemia de XPRIZE (una alianza desde el sector público y privado que se construye alrededor del poder de convocatoria y colaboración para resolver los desafíos globales más urgentes de hoy) conversó con Qué Pasa sobre el futuro del sistema de salud y cómo aprovechar y no temer de las tecnologías que ayudan a mejorar la medicina.

Kraft quien ha centrado investigación académica en la biología de las células madre y la medicina regenerativa, y que cuenta con más de 25 años de experiencia en la práctica clínica, la investigación biomédica y la innovación en el cuidado de la salud, advierte que “el sistema de salud no va a cambiar” luego de la pandemia, pero recalca que sí se debe dedicar más tiempo y atención a la salud pública.

Ya que una de las “razones por las que la pandemia se extendió tan rápidamente es que no teníamos un buen un buen rastreo de contactos estrechos, no había suficientes trabajadores de salud pública, la gente no estaba tan educada en salud pública y en el momento de la pandemia, que se mueve exponencialmente, las pequeñas mejoras al principio pueden marcar una gran diferencia a nivel local y global” agrega.

-¿Cuáles son los cambios tecnológicos que deberá hacer el sistema de salud luego de la pandemia?

-Una cosa que creo que podemos hacer mejor en términos de pandemia o de prevención de futuras pandemias es, número uno, tener mejores pruebas, porque los test son la primera línea de defensa. Si identifico a alguien con Covid en una fase temprana y lo aíslo y no infecta a cuatro personas, luego a ocho y después a 16, se puede marcar una gran diferencia. Así que creo que la mejora de las pruebas es algo que está evolucionando y que sólo significaría una mejora no sólo para diagnosticar el Covid, sino otras infecciones y enfermedades.

Otra cosa que tenemos que hacer mejor a nivel mundial es mejorar nuestra capacidad de compartir datos (entre los países). Podemos mejorar si aceleramos el compartir el conocimiento en cómo tratamos a un paciente en términos de curación o en cómo entendemos los beneficios de usar una mascarilla. Así que estos son algunos ejemplo de cómo somos más inteligentes, más rápidos y tenemos el trabajo de base establecido para no ser lentos en la respuesta.

-¿Cómo logramos que las personas no se asusten cuando se habla de salud digital? Ya que muchos pueden pensar que el futuro de la medicina serán solo robots tratando personas...

El futuro de la medicina será una combinación. Quiero decir, algunos robots ya ayudan a los cirujanos a hacer la cirugía, algunos robots casi están conduciendo autos y conducen más seguro que los humanos, así que no creo que tengamos que tener miedo de los robots o de la Inteligencia Artificial. Estos no van a sustituir a su médico o enfermera.

Es un poco más como una colaboración no una competencia y la particularidad en el sistema de salud y la medicina, es que tenemos todas estas nuevas formas de datos, la genómica, su información social, y necesitamos estas herramientas para ayudarnos a sintetizar los datos y la información que el médico puede utilizar o puede utilizar como un paciente. Así que, en lugar de tenerle miedo a esta tecnología, debería empoderarnos. Debemos ver esto como una herramienta y tecnologías de poder, pero teniendo cuidado de quién es el dueño de los datos (qué compartimos, cómo o cuándo se utiliza un smartwatch) y cómo los está compartiendo, pero estas tecnologías pueden dar una visión mucho mejor de la salud personal, e incluso ayudar a los médicos y enfermeras a hacer diagnósticos y terapias más inteligentes y personalizadas.

-¿Cómo se puede lograr que la medicina y la tecnología avancen de manera conjunta, si en muchos países del mundo no existen los recursos necesarios?

-No necesitamos digitalizar las viejas formas de la medicina. Podemos hacer las cosas de forma completamente diferente y, en algunos casos, en los mercados emergentes de África o en partes de América Latina donde no hay médicos o enfermeras o clínicas en cientos o miles de kilómetros, tenemos que reinventar cómo hacemos los procesos dependiendo de lo antiguos que sean. Esto significa que necesitamos nuevas formas de liderazgo, desde los médicos hasta los sistemas hospitalarios y los políticos y reguladores.

Ya que no intentamos hacer las cosas basándonos en la era analógica, ahora estamos en esta era digital, las cosas son inmediatas, podemos tener nuevas formas de información. Puede ser abrumador, así que tenemos que pensar en cómo llega esa información al médico o al paciente. Tenemos que pensar en cómo simplificar la tecnología. Un ejemplo es la tecnología de voz, como Alexa o Google Home, donde incluso una bisabuela de 95 años puede hablar con Alexa como: ‘Oye Alexa, recuérdame que tome mi medicina o ayúdame. Me he caído y no puedo levantarme’. Así que a veces podemos esperar que la tecnología se quite de en medio, que haga las cosas más sencillas, que facilite mucho las cosas al usuario para el médico, el paciente y el cuidador.

-Respecto a sus investigaciones sobre el uso de células madre y la medicina regenerativa ¿serán estas parte de la medicina del futuro?

-La medicina regenerativa es un campo muy interesante. Nos gusta pensar en la capacidad de tratar una enfermedad o un traumatismo como un accidente o el envejecimiento utilizando la capacidad de reiniciar un sistema de órganos. Puede ser la piel, el corazón, el hígado o los riñones, y la medicina regenerativa tiene un gran potencial que aún no se ha desarrollado del todo.

Revisamos algunas células madre durante muchos años, más de 50 años, para curar a pacientes que tienen diferentes tipos de cáncer, pero tomando las células madre de un donante o del paciente y devolviéndolas para reiniciar la sangre y el sistema inmunológico. Pero más ampliamente ahora, podemos empezar a manipular las células madre de la piel, convirtiendo la célula de la piel o una célula de la sangre en un prototipo donde en las condiciones adecuadas podría ser capaz de parchar un corazón o ayudar a tratar un hígado o en algunos casos construir un nuevo órgano.

Incluso el mes pasado publicamos que podemos hacer bioingeniería en un cerdo para que el órgano del cerdo sea más parecido a un humano. Podemos trasplantar el riñón del cerdo a un humano y salvarle la vida, cuando no hay ningún órgano disponible para un trasplante normal. Así que sí, hay mucho potencial, pero también hay mucho despliegue publicitario en el mundo de las células madre, y la gente dice que las células madre curarán todo, desde el Alzheimer hasta el asma. Así que tenemos que ser muy cuidadosos con la forma de pensar sobre las células madre y la medicina regenerativa para controlar los estudios clínicos y hacer avanzar el campo de forma segura.

¿Cuál es principal mensaje que espera se entregue en el evento científico Celebrate Life?

-Que hay muchas cosas que deberíamos celebrar, muchos de los increíbles avances que hemos tenido en la ciencia y la biomedicina. Desde los enfoques que cambiaron el juego, como los antibióticos en 1940, hasta las nuevas formas de tratar el cáncer con quimioterapia en 1960 y ahora los avances de la inmunoterapia que pueden curar milagrosamente los cánceres avanzados y otras enfermedades.

Tenemos que celebrar las nuevas formas en que podemos recopilar información de la tecnología en nuestros cuerpos, como los relojes inteligentes. Tenemos que celebrar la capacidad de recopilar información y hacerla significativa y darles sentido a los datos de las personas. Celebrar las nuevas formas de traer los nuevos diagnósticos, las nuevas terapias y las nuevas formas de hacer ensayos clínicos. Entender las nuevas métricas, ya sea sus genes o su comportamiento u otras métricas para hacer la medicina más inteligente y personalizada, proactiva y preventiva.

Pasamos de la atención a los enfermos, de dedicar nuestra atención al tratamiento de la enfermedad, a dedicar más tiempo a optimizar nuestra salud. Así que creo que deberíamos celebrar todo esto y el hecho de que la medicina y los avances científicos y sanitarios son un deporte de equipo, que no está impulsado únicamente por los médicos, los dispositivos médicos o las personas formales, lo que significa que casi todo el mundo puede desempeñar un papel en la mejora de la asistencia sanitaria, desde el adolescente que codifica un videojuego o una aplicación hasta las personas que conocen los grandes datos y el mundo financiero y el pensamiento de diseño y los comunicadores. Es una colaboración que nos hace avanzar en la medicina en esta era exponencial.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.