En Chile ya hay más de 5 mil vacunas contra el coronavirus

Imagen referencial. Foto: Reuters



La vacuna que desarrolla Pfizer y BioNTech contra el Covid-19 está tan adelantada, que EE.UU. podría comenzar a administrarla masivamente en una fecha tan próxima como el 11 de diciembre, o dicho de otra manera, en apenas dos semanas.

El optimismo se basa en que el principal asesor de la llamada Operación “Warp Speed”, el plan del gobierno americano para adelantar los procesos de autorización y manufactura de la vacuna, dijo que, si la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, su sigla en inglés) le da el visto bueno en su reunión del próximo 10 de diciembre, el gobierno está “preparado para empezar a distribuir las vacunas en las 24 horas siguientes a su aprobación”.

La velocidad con que avanza este prototipo también ilusiona en Chile, pues el gobierno logró firmar un acuerdo con Pfizer que le permitirá acceder a 10 millones de dosis el próximo año.

Incluso, las primeras dosis -cientos de miles dijo La Moneda- llegarán tan pronto como en enero.

Incluso, aún a la espera de este valioso cargamento sanitario, en Chile ya hay más de 5 mil dosis de las vacunas que se están desarrollando para tratar el coronavirus. Si bien aún no llegan las ansiadas dosis prometidas por Pfizer a partir de enero, ya hay varias miles en el país, que corresponde a las de otros laboratorios que están haciendo ensayos en Chile, lo que ha adelantado la llegada de estas preciadas inyecciones.

El laboratorio Sinovac ya envió las primeras tres mil dosis (6 mil si se suman las tres mil que corresponde al placebo usado en este tipo de pruebas) y la Universidad Católica, la institución que dirigirá los ensayos en Chile, ya comenzó el enrolamiento de los primeros voluntarios.

También en el país hay cerca de 750 dosis de la vacuna que está desarrollando el laboratorio Janssen (además de las otras 750 que, tal como su símil china, son solo placebo), pruebas que dirige la U. de Chile y que comenzaron a desarrollarse en Talca, además de varios consultorios de San Bernardo y Colina y el hospital Exequiel González Cortés.

A estos dos laboratorios se suman las dosis que está inoculando la U. de Oxford junto al laboratorio AstraZeneca, las que pese a las dudas de la Clínica Las Condes en liderar estas pruebas (que podría declinar su participación, aparentemente por la negativa del controlador del centro hospitalario, debido al alto costo que implica este ensayo), las pruebas siguen adelante en el Campus Norte de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, un centro en Quillota y el Hospital Luis Calvo Mackenna.

De esta vacuna llegaron 3 mil dosis, 2 mil de la vacuna real y mil de placebo

A esta baraja de inyecciones, pronto se sumarán unas 2.600 dosis reales de la terapia que desarrolla el laboratorio chino CanSino y cuyos ensayos serán dirigidos por la U. de la Frontera.

Esta amplitud de alternativas, aun cuando las vacunas definitivas no hayan llegado (y siguen a la espera de ser autorizadas por los entes reguladores) siguen siendo nuestra mayor dosis de esperanza para derrotar al coronavirus.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.