Neurocientífica Gina Rippon y lo que ella describe como un error de 200 años: “Hay que dejar de hablar de cerebros masculinos y femeninos”

La científica británica será parte del último día de Congreso Futuro dedicado a la equidad de género donde expondrá sobre “Neurosexismo, cerebro y prejuicios”. En conversación con Qué Pasa cuenta sobre su más reciente investigación sobre el cerebro, y el género, los estereotipos que hay que comenzar a romper sobre el estudio de éste y la ciencia feminista.




Georgina (Gina) Rippon, neurocientífica que se desempeña como catedrática honoraria de Neuroimagen cognitiva en la Universidad de Aston, Birmingham (Reino Unido), es reconocida por sus estudios sobre el cerebro y género que cuenta en su primer libro dirigido a un lector no científico titulado El género y nuestros cerebros, la nueva neurociencia que rompe el mito del cerebro femenino.

La especialista busca romper con los mitos que se tiene entorno a que los cerebros de hombres y mujeres son diferentes, y la idea de que se puede asignar un sexo al cerebro, describirlo como masculino o femenino y atribuir cualquier diferencia individual a que se tenga uno u otro.

Temática de la que hablará en su presentación durante el viernes 21 de enero, último día de Congreso Futuro, titulado Digitalizadas, hackear lo binario”, un espacio dedicado a la discusión de equidad de género en lo digital, co-organizado por CF, Fundación Encuentros del Futuro (FEF), junto a Nuestra Voz, BHP Foundation, y patrocinado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Jornada en la que Rippon participará en el bloque de cierre Neurosexismo, cerebro y prejuicios”, donde en 20 minutos tratará de hacer una rápida actualización de la historia de la misoginia que ha existido en torno al estudio del cerebro.

“Hay una cadena de argumentos que han estado en vigor durante los últimos 200 años sobre lo que hace que los hombres y las mujeres sean diferentes y cómo tener una anatomía diferente, les da cerebros diferentes, les da habilidades diferentes, roles diferentes en la sociedad”, adelanta la invitada.

En conversación con Qué Pasa, la también investigadora Honoraria de la Asociación Científica Británica por sus aportes a la comunicación pública de la ciencia, y miembro de la red de Igualdad de Género de la Unión Europea, explica un poco más sobre su más reciente investigación, la discriminación de género que sigue existiendo en el mundo de la ciencia y su participación dentro de la ciencia feminista.

-¿Cree que ha afectado el hecho de que las personas a lo largo de los siglos hayan asignado un sexo al cerebro?

Creo que eso es en parte el curso de la cuestión (de mi investigación). Creo que uno se construye desde la etiqueta de la misma manera que las etiquetas afectan a muchas cosas en el mundo. Existen diferentes creencias acerca de lo que es posible si es que uno tiene un tipo de cerebro en comparación a otro de acuerdo a lo que otros vieron, y son teorías en las que uno también cree.

Así que creo que sí, que asignar esta etiqueta sobre el cerebro tiene un efecto profundo, sumado a que normalmente la suposición es que el sexo del cerebro estaba firmemente ajustado a la biología de la persona.

-¿En qué debe centrarse el estudio del cerebro para lograr un cambio de paradigma?

Bueno, creo que el paradigma debería ser dejar de hablar de cerebros masculinos y femeninos, porque esa es una dicotomía que creo que ha desvirtuado gran parte de la investigación sobre el género en los últimos 200 años. Así que creo que la gente tiene que dejar de pensar que la respuesta a esa pregunta trae las respuestas a todas las demás preguntas.

Pienso que el sexo ciertamente tiene una influencia en las características de la conducta y las características asociadas con la actividad cerebral, pero no es el impulso principal que todo el mundo ha asumido que es hasta hoy en día.

Lo que tiene que cambiar es que la gente tiene que mirar mucho más o tal vez incluso entender por qué están haciendo la pregunta (sobre si el cerebro es masculino o femenino), y casi girar la ecuación de la pregunta en su cabeza.

-¿Cree que las nuevas generaciones están dispuestas a desafiar más este paradigma sobre el cerebro y el género?

El hecho de que se plantee esta pregunta es una buena señal, porque significa que hay una conversación al respecto. Es sorprendente el empuje que hay contra la idea de que no podemos etiquetar de forma fiable y consistente que un cerebro es de un hombre y de una mujer con las técnicas que tenemos hasta el momento, porque encaja muy bien con esas certezas sobre la forma en que el mundo debe ser, la forma en que los estereotipos tienen valores de los viejos tiempos y cómo se espera que las cosas funcionen, así que creo que es un empuje hacia atrás en contra de eso.

Pero también, vamos progresando poco a poco, convenciendo a nuestros oponentes que tenemos un conjunto único de habilidades porque somos mujeres y por lo tanto, nos necesitan a bordo. Y ese es un gran mensaje y ciertamente necesitan más gente con diferentes conjuntos de habilidades y conjuntos de organización para el aspecto de la diversidad, lo que no significa que te guste eliminar la idea de que hay una especie de característica única sobre ser una mujer.

-¿Por qué cree que los estudios del cerebro se han centrado más en las diferencias entre los distintos sexos y no en las similitudes?

Esa es una gran pregunta y en cierto modo resume este problema desde el principio, porque desde finales del siglo XVIII los nuevos hijos han estado persuadiendo o persiguiendo la agenda de las diferencias. Si tienes una hipótesis de que hay una diferencia, así es como diseñas tus estudios, así es como analizas tus datos, así es como interpretas tus resultados. Ese mensaje ha centrado la investigación y sus resultados durante 200 años, así que creo que ese es realmente el curso de la cuestión, porque siempre hay un enfoque en las diferencias.

Incluso si miramos algunos estudios donde hay más de 100 comparaciones entre los cerebros masculinos y femeninos, 100 o más comparaciones llegaron a ser estadísticamente significativas y eso es de lo que hablamos, no hablamos del hecho de que en general los cerebros humanos son de hecho el comportamiento humano. Los machos y las hembras son mucho más parecidos que diferentes pero dentro de cada población, y seguimos hablando de dos poblaciones lo cual es otro tema que podríamos perseguir. ¿De dónde viene la fiabilidad? Creo que es una pregunta mucho más interesante.

-¿Cree que la cultura misógena dentro del mundo científico ha disminuido en los últimos años? ¿Qué hace falta para que esa cultura se erradique?

Creo que disminuye a partir del hecho de que, por ejemplo, las mujeres no son “banda” de las organizaciones científicas en la forma en que fueron y son elegibles para los grandes premios. Creo que se puede decir que eso es una medida de cambio, pero creo que la cuestión es que dentro de las propias señales quiero decir, hay una afirmación de que el campo de juego es más igualitario . Yo diría que ese no es el caso. El tipo de cosas, señales utilizados para marcar el éxito como, el número de publicaciones, el número de citas, la cantidad de dinero que se obtiene de las subvenciones, hay una clara evidencia de diferencia de género dentro de eso.

Así que incluso los números, todo eso de que las mujeres pueden hacer tanto como los hombres o las científicas pueden hacer tanto como los hombres, tenemos que mirar la cultura con mucho cuidado antes de poder decir que el campo de juego se ha igualado.

-¿Cree que la ciencia feminista ha tomado un mayor protagonismo en los últimos años y ha logrado cambios dentro de la comunidad científica?

Creo que sí, creo que ciertamente ha estimulado la conversación, no siempre amistosa, tengo que decir. Pero me refiero a que cuando, si te caracterizas como sociedad por hacer la búsqueda de la garantía de la equidad y que todo el mundo tenga las mismas oportunidades, entonces creo que ha hecho un gran cambio.

Creo que el término feminista desanima a la gente porque asumen que sólo te interesan los argumentos sobre las mujeres y cómo son diferentes de los hombres o no. Hay artículos muy interesantes que, por ejemplo, hablan de cómo el feminismo me ha hecho ser mejor científico porque el feminismo se centra mucho en el contexto social, cuando estás mirando el comportamiento humano y el archivo humano tienes que reconocer el contexto en el que los signos del feminismo han puesto una posición sobre esto insistiendo en que es importante tenerlo en cuenta. Pero no siempre es bien recibido tengo que decir.

-Sobre su participación en el Congreso Futuro, ¿podría adelantarnos algo?

Bueno, 20 minutos para deshacer 200 años de misoginia es un reto. Efectivamente lo que haré será tratar de hacer una actualización muy rápida sobre el neurosexismo. Hay una cadena de argumentos que han estado en vigor durante los últimos doscientos años sobre lo que hace que los hombres y las mujeres sean diferentes y cómo tienen una anatomía diferente, les da cerebros diferentes, les da habilidades diferentes, roles diferentes en la sociedad. Eso es lo que creen los esencialistas que informan todo más que la ciencia todo tipo de educación, crianza, etc.

Y sólo decir que la ciencia en el siglo XXI ha revisado esta cuestión, tal vez no históricamente, pero lo ha hecho y está llegando a diferentes respuestas y la gente realmente necesita conocer esas diferentes respuestas porque realmente desafía profundamente los estereotipos y también las políticas y esto tiene un gran impacto en la diversidad y las iniciativas de inclusión, por lo que en veinte minutos espero intrigar a la gente acerca de cómo deben repensar toda esta cuestión.

-¿Está trabajando en algún proyecto ahora o planeando alguno para el futuro?

Hay un proyecto en particular en el que estoy trabajando que tiene que ver con los signos de sexo y género y lo que realmente busca la comunicación pública y los científicos sobre que tienen que ser conscientes de lo interesado que está todo el mundo sobre lo que estamos hablando. Pero eso significa que tienen que ser muy cuidadosos con el lenguaje que utilizan. Y los científicos tienen que comunicar mejor a los no expertos lo que están tratando de decir y hablar con más cautela. Los científicos se entusiasman con la investigación que hacen, a veces exageran los resultados porque eso significa que la gente les prestará atención y eso es lo que necesitan.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.