Por la opción a no sentir dolor

Imagen referencial. Foto: AFP


Hace unas semanas conocimos la historia de la doctora, experta en bioética, Liliana Ortiz, ex académica de la Universidad de Concepción. Luego de lidiar con un agresivo cáncer de mamas decidió recibir sedación paliativa para que su muerte fuera sin dolor.

Con ello nuevamente se abrieron heridas en temas que como sociedad no queremos atender. Entre ellos, la eutanasia. Este suceso nos recuerda que necesitamos discutir y legislar sobre las libertades individuales en problemáticas de salud, y ahondar en cómo el dolor puede afectar la calidad de vida de las personas.

De acuerdo a una investigación de la Organización Mundial de la Salud, se estima que anualmente 40 millones de personas necesitan cuidados paliativos para el dolor en el mundo, y el 78% de ellos viven en países de ingresos bajos y medianos. En el caso de los niños, el 98% de los que necesitan cuidados paliativos viven en países de bajos y medianos ingresos. En Chile, los cuidados paliativos por enfermedades oncológicas están cubiertas por las garantías AUGE, y dentro de ellos está el tratamiento del dolor.

El dolor afecta la vida completa del paciente, su calidad de vida, su capacidad de trabajar, sus relaciones personales, su autoestima. En casos extremos, hay pacientes que se han quitado la vida porque no logran soportarlo. Generalmente el estrés agrava el dolor, independiente de qué tipo de dolor se trate. Vivir con dolor crónico dificulta la toma de decisiones, obnuliza el pensamiento, se apodera de la persona.

Por esto, es muy importante el acompañamiento del paciente con dolor crónico. Además del tratamiento farmacológico para reducir el dolor, es fundamental el apoyo psicológico y emocional. Esto se aplica para todas las etapas de la vida y, por supuesto, para el final de ésta. El desafío está en encontrar tratamiento multidisciplinario e involucrar tratamiento médico, terapia física y psicológica.

Las terapias farmacológicas disponibles al momento no son ideales, puesto que su eficacia es relativamente baja y tienen efectos adversos que hacen que muchos pacientes los suspendan. En Chile, en el núcleo MiNuSPain se está trabajando para lograr una mejor comprensión de las bases neurobiológicas del dolor. De esta forma se podrá sentar las bases de nuevos blancos farmacológicos que mejoren la calidad de vida de las personas.

*Profesora Asociada Facultad de Ciencias Biológicas PUC

Directora del Núcleo Milenio para el estudio del dolor, MiNuSPain

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El hallazgo se produjo en el Lago Tagua Tagua, sector por el cual los Gomphotheres, parientes extintos del elefante moderno, que vagaban hace miles de años.