¿Profesores armados? La polémica propuesta para controlar alumnos violentos

Tras el tiroteo masivo en un colegio de Texas, algunos han propuesto dotar con armas de fuego a los docentes para proteger los colegios.




Según una encuesta de 2021, el 43% de los estadounidenses apoyó las políticas que permiten que el personal escolar porte armas en los colegios.

Pero si observa más de cerca, verá que la mayor parte de ese apoyo proviene de los republicanos y los propietarios de armas. Por ejemplo, el 66% de los encuestados republicanos expresaron su apoyo a tales políticas, frente a solo el 24% de los encuestados demócratas. Y el 63% de los propietarios de armas apoyó permitir que el personal escolar porte armas, frente a solo el 33% de los que no poseen armas.

La mayoría de los profesores, padres y estudiantes se oponen a permitir que los maestros porten armas.

Los sindicatos de profesores más grandes, incluida la Asociación Nacional de Educación, también se oponen a armar a los docentes, argumentando que llevar más armas a los colegios ”hace que las escuelas sean más peligrosas y no hace nada para proteger a nuestros estudiantes y educadores de la violencia armada“.

Estos sindicatos de docentes abogan por un enfoque preventivo que incluya más regulaciones sobre las armas.

Si bien el público está justificadamente preocupado por eliminar los tiroteos en los colegios, existe desacuerdo sobre las políticas y acciones que serían más efectivas. Un estudio de 2021 encontró que el 70% de los estadounidenses apoyaba la idea de que los oficiales de recursos escolares estuvieran armados y las fuerzas del orden público en las escuelas, pero solo el 41% apoyaba la idea de capacitar a los profesores para que porten armas en las escuelas.

Una persona prueba un arma durante la Convención Nacional de la Asociación Nacional del Rifle en Houston, EE.UU. Foto: Reuters

En nuestra investigación sobre cómo piensan los estadounidenses sobre los derechos y responsabilidades relacionados con la autodefensa armada, incluso encontramos desacuerdos entre los conservadores propietarios de armas sobre cómo proteger mejor a los niños en edad escolar. Algunos abogan por armar a los maestros, mientras que otros propietarios de armas creen que, en última instancia, las armas en las escuelas hacen que los niños estén menos seguros. Estos oponentes conservadores de armar a los profesores en cambio apoyan fortalecer el diseño y las características del edificio.

Después de la masacre en Uvalde, estamos viendo renovados llamados de los políticos para armar a los maestros y brindarles capacitación especializada.

Sin embargo, en medio de informes contradictorios sobre si los agentes de policía se enfrentaron al tirador de la escuela primaria Robb, hay nuevas preguntas sobre si los profesores armados marcarían la diferencia. La policía reconoció que no entraron a la escuela incluso cuando los niños llamaron frenéticamente al 911.

El memorial de cruces construido para las víctimas del tiroteo de Uvalde se ha llenado de personas entregando sus respetos. Foto: Reuters

Dado que también hubo oficiales armados presentes en las masacres escolares de Columbine y Parkland en 1999 y 2018, respectivamente, es comprensible que el público tenga razón al preguntarse si los profesores armados pueden neutralizar efectivamente a un tirador. En medio de informes de que los policías capacitados y experimentados pueden no haber podido o no estar dispuestos a intervenir contra el tirador de Uvalde, no está claro si los profesores tampoco lo harían.

¿Cuáles son los posibles inconvenientes de armar a los profesores?

Armar a los profesores presenta riesgos para los estudiantes y el personal, así como para los propios distritos escolares. Estos incluyen el riesgo de que los maestros se disparen accidentalmente a sí mismos o a los estudiantes y compañeros de trabajo. También existen riesgos morales y legales asociados con el uso defensivo inadecuado o inexacto de un arma de fuego, incluso para los maestros que han recibido capacitación especializada en armas de fuego.

Un estudio encontró que los policías altamente capacitados en tiroteos dan en el blanco solo el 18% de las veces. Incluso si los profesores, que probablemente tendrían menos formación, lograran la misma precisión, cuatro o cinco de cada seis balas disparadas por un profesor darían en algo o en alguien que no fuera el tirador. Además, un profesor que responda con fuerza a un tirador puede ser confundido con el perpetrador por la policía o por colegas armados.

La introducción de armas de fuego en el entorno escolar también plantea riesgos cotidianos. Los profesores armados pueden descargar involuntariamente su arma de fuego. Por ejemplo, un oficial de policía armado descargó accidentalmente su arma en su oficina en una escuela en Alexandria, Virginia en 2018. Las armas también pueden caer en las manos equivocadas. La investigación sobre tiroteos que tuvieron lugar en las salas de emergencia de los hospitales encontró que en el 23% de los casos, el arma utilizada fue un arma que el perpetrador le quitó a un guardia de seguridad del hospital.

Los estudiantes también podrían tener acceso a armas de fuego que no estén almacenadas o sean manipuladas adecuadamente. El almacenamiento inadecuado es un problema común entre los propietarios de armas estadounidenses. En un entorno escolar, esto ha resultado en que los estudiantes encuentren el arma de fuego extraviada de un maestro, a veces tomándola o informándola a otro funcionario escolar. Los informes noticiosos muestran que las armas que se llevaban a las escuelas se han caído de la ropa de los profesores y se han dejado en los baños y vestuarios. También ha habido informes de estudiantes que roban armas a los maestros.

Las compañías de seguros también consideran que las armas ocultas en los terrenos escolares crean un mayor riesgo de responsabilidad.

Otros inconvenientes de armar a los profesores tienen que ver con el entorno de aprendizaje. En particular, debido al racismo estructural y las políticas de seguridad escolar discriminatorias, los estudiantes negros de secundaria apoyan menos que los estudiantes blancos que los maestros se armen (16% frente a 26%) e informan que se sienten menos seguros si los maestros portan armas de fuego.

¿Cuáles son los argumentos para armar a los profesores?

Los defensores enfatizan que los profesores, como estadounidenses, tienen derecho a usar armas de fuego para defenderse de los delitos violentos, incluido un tirador en el colegio. Nuestra investigación muestra que algunas personas interpretan su derecho a la autodefensa armada como una obligación moral y argumentan que los profesores tienen tanto el derecho como la responsabilidad de usar armas de fuego para protegerse a sí mismos y a sus alumnos.

Los padres que regularmente portan armas de fuego para protegerse a sí mismos ya sus hijos pueden estar tranquilos sabiendo que el profesor de su hijo podría desempeñar el papel de protector en la escuela.

En un tiroteo en una escuela, donde se pueden salvar o terminar vidas en cuestión de segundos, algunas personas pueden sentirse más seguras creyendo que un tirador encontraría inmediatamente la resistencia armada de un maestro sin necesidad de esperar a que responda un oficial escolar armado.

¿Algún distrito escolar ha permitido que los profesores se armen?

Sí. Los profesores pueden portar armas en la escuela en distritos en al menos 19 estados. La idea surgió como una política viable después del tiroteo en Columbine en 1999 y cobró impulso después del tiroteo en Parkland en 2018.

Es difícil determinar el número de distritos escolares que permiten que los docentes estén armados. Las políticas varían según los estados. Nueva York prohíbe a los distritos escolares permitir que los profesores porten armas, mientras que Missouri y Montana los autorizan a portar armas de fuego.

Hay incidentes documentados de personal escolar que usa su arma de fuego para neutralizar a un tirador. Sin embargo, los investigadores no han encontrado evidencia de que armar a los maestros aumente la seguridad escolar. Más bien, armar a los profesores puede contribuir a una falsa sensación de seguridad para ellos, los estudiantes y la comunidad.

*Aimée Huff
Profesor Asociado, Marketing, Universidad Estatal de Oregón

**Michelle Barnhart
Profesor Asociado, Marketing, Universidad Estatal de Oregón

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.