“Proyecto S”: El milagro de la ciudad brasileña que vacunó a casi toda su población con Sinovac y hoy solo tiene un caso grave, una mujer que no quiso inyectarse

Adultos mayores durnte el proceso de vacunación en el Estado de Sao Paulo, donde se encuentra Serrana. Foto: Reuters

Una ciudad brasileña casi ha vuelto a la normalidad después de un proyecto de ocho semanas para ensayar en condiciones de vida real la vacuna contra el Covid-19 de la compañía farmacéutica china Sinovac.




Solo un paciente de Covid-19 se encuentra en estado crítico en la clínica Dr. Geraldo Cesar Reis en Serrana, una ciudad de casi 46.000 habitantes en la zona rural del estado de Sao Paulo. Se trata de una mujer de 63 años, que rechazó la vacuna que se le ofreció a todos los residentes adultos de Serrana como parte de un ensayo.

Los médicos dicen que la mujer estaba esperando una de las vacunas de Pfizer, que siguen siendo escasas en Brasil. Pero ella es un caso atípico aquí. La mayoría de los adultos se arremangaron cuando se les ofreció la vacuna fabricada por la compañía farmacéutica china Sinovac, y el experimento ha transformado a la comunidad en un oasis de casi normalidad en un país donde muchas comunidades continúan sufriendo.

Los médicos que trataron Covid-19 en Serrana han visto evaporarse la carga de sus pacientes. Ahora ayudan a sus colegas con otras enfermedades y recientemente comenzaron a almorzar en casa. La vida ha vuelto a las calles: los vecinos charlan y las familias hacen asados los fines de semana. Los forasteros que antes no tenían ningún motivo para poner un pie en Serrana están llegando para cortarse el pelo y salir a restaurantes.

Personas hace una fila para incularse con CoronaVac, la vacuna de SinoVac en Serrana, Sao Paulo. Foto: AP

“Ahora estamos tan llenos como solíamos estar”, dijo Rogério Silva, un empleado de una tienda de refrigerios y refrigerios baratos, en una entrevista. “Hace semanas, la gente no formaba una fila aquí, no comía y no les permitía usar el baño. Ahora está de vuelta “.

La historia de éxito surgió cuando otros centros de población siguen luchando contra el virus, soportando el aumento de infecciones y nuevas restricciones impuestas por el gobierno. Mientras tanto, la vacuna parecía encaminada a un uso más amplio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgó el martes una autorización de uso de emergencia a la vacuna Sinovac para personas mayores de 18 años, la segunda autorización de este tipo que otorga a una empresa china.

El experimento conocido como “Proyecto S” duró cuatro meses y probó la inoculación de Sinovac en condiciones del mundo real. Los resultados preliminares hechos públicos el lunes sugieren que la pandemia se puede controlar si tres cuartas partes de la población están completamente vacunadas con Sinovac, dijo Ricardo Palacios, director del Instituto Butantan del estado de Sao Paulo y coordinador del estudio, que no fue revisado por pares.

“El resultado más importante fue entender que podemos controlar la pandemia incluso sin vacunar a toda la población”, dijo Palacios.

La vacuna CoronaVac, de Sinovac. Foto: Reuters

Los resultados ofrecen esperanza a cientos de millones de personas, especialmente en los países en desarrollo. Egipto, Pakistán, Indonesia, Zimbabwe y otros -como en Chile, donde sobre el 90% de su población inoculada lo ha hecho con esta vacuna- también dependen de la inyección china, que es más barata que las vacunas de Pfizer y Moderna.

La población de la ciudad se dividió en cuatro áreas geográficas independientemente de la edad y el sexo, y la mayoría de los adultos recibieron dos inyecciones a fines de abril. Los resultados publicados el lunes mostraron que la pandemia se controló después de que tres de las áreas fueron vacunadas. No estaba claro si la absorción de la vacuna fue la misma en cada área.

Serrana experimentó grandes mejoras: las muertes se redujeron en un 95%, las hospitalizaciones en un 86% y los casos sintomáticos en un 80%.

El proyecto “demuestra que existe protección y que la vacuna es eficaz. Sin duda“, dijo a la agewncia AP Gonzalo Vecina, uno de los fundadores del regulador de salud de Brasil y profesor de medicina.

Del mismo modo, Denise Garrett, vicepresidenta del Instituto de Vacunas Sabin, que aboga por ampliar el acceso a las vacunas a nivel mundial, calificó los resultados de “buenos y muy alentadores”.

Tanto Vecina como Garrett dijeron que quedan preguntas sin respuesta y que se necesitan más datos para analizar adecuadamente los resultados, incluida la información sobre las personas que recibieron vacunas pero que no desarrollaron inmunidad.

Virus en retirada

La propagación del virus en Serrana se desaceleró, mientras que las comunidades vecinas como Ribeirao Preto, a solo 20 km al oeste, vieron un aumento de casos de Covid-19. El repunte se atribuyó en gran parte a variantes más contagiosas.

Los hospitales en Ribeirao Preto están tan llenos de pacientes con Covid-19 que el alcalde impuso estrictas medidas de cierre la semana pasada, incluida la interrupción del transporte público y la limitación de las horas para que los 700.000 residentes de la ciudad compren comestibles. Algunos esperarán meses para recibir sus vacunas. Casi todas las tiendas están cerradas y el 95% de las camas de las unidades de cuidados intensivos están ocupadas por pacientes con virus.

La ciudad de Ribeirão Preto, que a diferencia de su vecina Serrana, ha visto un aumento de casos.

Elmano Silveira, de 54 años, trabaja en una farmacia local y por primera vez desearía vivir en Serrana, que fue despreciado antes de la campaña de vacunación.

“Mis amigos de allí solían llamarme todo el tiempo. ... Ahora soy yo quien los llama “, dijo Silveira. “Antes de la pandemia, teníamos un ambiente de gran ciudad aquí. Estaba muy ocupado. Ahora es como un desierto“.

Hace apenas unos meses, Serrana estaba luchando por hacerle frente a la pandemia, según el Dr. João Antonio Madalosso Jr. Por cada paciente que se recuperó en los primeros tres meses de 2021, dos más llegaron en mal estado, dijo.

“Luego, a fines de enero, nos enteramos de que este proyecto llegaría a Serrana. Y la calma se instaló, poco a poco“, dijo Madalosso, de 32 años, mientras señalaba los asientos vacíos de la sala Covid-19 del hospital. “Solo mira esto. Esto es mucho más tranquilo que Ribeirao Preto y toda la región. La vacuna no es una cura, pero es la solución para transformar esto en una gripe leve para que la gente pueda seguir adelante “.

Eso no significa que Serrana se haya librado por completo del virus. Algunos residentes se negaron a recibir la vacuna. Otros se saltaron la segunda dosis o se infectaron antes de que la vacuna hiciera efecto. Algunos tenían enfermedades previas que les impedían vacunarse.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha puesto en duda repetidamente la eficacia de las vacunas. Dijo el año pasado que su administración no compraría la vacuna china y que no permitiría que los brasileños se convirtieran en “conejillos de indias”. Su ministerio de salud firmó un acuerdo para comprar decenas de millones de dosis solo después de que el regulador de salud de Brasil aprobó la inyección en enero.

Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

Si el gobierno hubiera actuado antes, Brasil podría haber tenido el doble de vacunas Sinovac a estas alturas: 100 millones de dosis, dijo el director de Butantan, Dimas Covas, en una investigación del Congreso la semana pasada. La inyección representa la mitad de las vacunas disponibles hasta la fecha en el país.

Las vacunas llegaron demasiado tarde para algunas de las 463.000 personas que murieron a causa del Covid-19 en Brasil, que tiene la segunda cifra de muertes más alta del mundo.

El relativo regreso a la normalidad “podría estar ocurriendo en todo Brasil si no fuera por la demora en las vacunas”, dijo João Doria, gobernador de Sao Paulo y adversario de Bolsonaro. “Estos resultados muestran que solo hay una forma de controlar la pandemia: vacunas, vacunas, vacunas”.

El escepticismo impulsado por Bolsonaro sobre la vacuna de Sinovac llegó a Serrana. No ayudó que la publicación de datos de eficacia del estado de Sao Paulo fuera confusa, ya que Doria inicialmente reclamó una protección del 78% contra casos leves el 7 de enero, y luego la revisó cinco días después al 50,4%, apenas por encima del nivel requerido por las autoridades de salud.

Carmen da Silva Cunha, de 81 años, ha perdido amigos por el virus y se vacunó a pesar de que “mucha gente trata de meterse en mi cabeza con respecto a la vacuna”.

“Serrana mejoró, pero podría ser mucho más si mucha gente hubiera tomado su segunda inyección”, dijo en una entrevista en el hospital, donde buscó tratamiento para un dolor de garganta. Dio negativo en la prueba de Covid-19 y los médicos esperaban que regresara a casa en poco tiempo.

Vista de la ciudad de Serrana.

El alcalde Leo Capitanelli está satisfecho con los resultados. De pie junto a una estación de exámenes médicos en el camino hacia la ciudad, dijo que las personas solo han tenido casos leves y moderados de Covid-19 en las últimas semanas. Y se jactó del plan de Serrana de albergar un festival de música para unos 5.000 espectadores, todos vacunados con la inyección de Sinovac.

“Este proyecto nos devolvió el orgullo”, dijo. “Y traerá esperanza para un nuevo comienzo el próximo año”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.