Andrés Chadwick: "La renuncia de Villalobos permite llevar adelante la reforma de Carabineros"

ImagenANDRESCHADWICK08

"Que haya presentado su renuncia y lo haya hecho el primer día de gobierno le facilitó al Presidente la decisión de hacer un cambio", reconoce el ministro del Interior.




Unas pocas fotografías son la novedad en la oficina del ministro del Interior, Andrés Chadwick, en La Moneda. El lugar luce casi idéntico al que dejó hace cuatro años -con un cuadro de Jaime Guzmán incluido- y al que regresó esta semana, marcada por la renuncia del general director de Carabineros, Bruno Villalobos.

¿Le sorprendió al gobierno la renuncia del general Villalobos?

Cuando el Presidente se reunió con el general Villalobos le señaló que quería conversar con él, que estaba dentro de las decisiones del gobierno poder hacer un cambio en el Alto Mando de Carabineros. Que haya presentado su renuncia y lo haya hecho el primer día de gobierno le facilitó al Presidente la decisión de hacer un cambio en el mando de Carabineros.

¿Fueron oportunas las circunstancias?

La renuncia le llegó al Presidente, y con copia a mí como ministro del Interior, a través del edecán de Carabineros, el domingo, cuando estábamos aquí en La Moneda. Más allá de la forma, porque no queremos perdernos en detalles, lo importante es que el general Villalobos presentó su renuncia y eso facilitó que el Presidente pudiese tener un mando de Carabineros que esté comprometido y concentrado en esta gran reforma de modernización de la policía que el Presidente le prometió al país y creemos que es urgente poder realizar.

Es decir, la permanencia de Villalobos no estaba en los planes de este gobierno...

El Presidente estaba muy convencido de que para llevar adelante esta reforma, dadas las situaciones que se habían producido en el último tiempo, se requería tener un nuevo Alto Mando de Carabineros. La decisión de relevar a Villalobos era una decisión que el Presidente tenía prevista.

¿Cuáles eran las razones que ustedes tomaron para llegar a la convicción de que había que remover al general Villalobos?

Había situaciones del pasado que el Presidente había evaluado y que hacían necesario un cambio y que son de público conocimiento, como fue el tema de la falta de control que se tuvo y que hemos podido ver en todo el tema del fraude y la falta de control en todo lo que han sido las labores de inteligencia que hoy se están investigando a través de la fiscalía. Ha habido una falta de control en dos áreas extraordinariamente importantes, como lo son la administración de los recursos y las labores de inteligencia propias de Carabineros. El Presidente pensaba que para poder iniciar un proceso de reforma se requería un mando que no estuviese concentrado en los temas del pasado, sino que pudiese concentrarse en los temas de futuro.

¿Por qué se decide designar al general Hermes Soto?

La razón del Presidente para designar al general Hermes Soto no dice relación con que sea el cuarto, quinto, sexto en la línea de mando, sino que dice relación con las condiciones personales y su trayectoria institucional. El Presidente la ha evaluado como la persona más indicada para efectos de llevar adelante este proceso de modernización.

¿No era necesario hacer una limpieza, una renovación profunda en la institución?

Ese no era el objetivo principal, porque no queríamos prejuzgar a personas que quizás no tengan ninguna, en razón de los mandos que han ejercido, vinculación con estas dos áreas donde se produjeron los problemas. Pero se dio naturalmente por el hecho de que se pensó que el general Soto reunía todas las condiciones y se facilitó por la renuncia del general Gonzalo Blu, que posibilitó que dentro de las cinco más altas antigüedades, que es donde el Presidente puede elegir a la persona como general, quedara el general Soto dentro de ellas.

¿Cuál es su diagnóstico de la crisis? ¿Cuánto se ha desgastado la marca Carabineros?

Las situaciones que se dieron en el último tiempo sí que la han afectado, y por eso que nosotros quisimos actuar muy rápidamente con decisión para provocar estos cambios y hacer ahora una reforma y una modernización. Todos tenemos que estar comprometidos en ello para que Carabineros mantenga lo que ha sido su tradición histórica y sea una institución que es y debe ser siempre muy querida por todos los chilenos, y muy respetada.

¿Qué le parece que las autoridades anteriores contribuyeran a agravar la crisis al no tomar la decisión política de remover al Alto Mando?

Son decisiones que, obviamente, le corresponden al gobierno anterior. Nosotros teníamos muy claro lo que teníamos que hacer y creo que lo hubiésemos hecho siendo gobierno si nos hubiésemos enfrentado a esta situación, y la prueba es que en el mismo día en que se asumió la Presidencia de la República, el Presidente ya estaba actuando.

Uno de los acuerdos nacionales que va a impulsar este gobierno es el de seguridad ciudadana.

¿Cómo estará planteado?

Estamos en el ánimo de invitar, convocar a generar acuerdos en grandes temas del país y hemos definido cinco grandes temas para poder empezar. Uno de ellos es el de la seguridad ciudadana y queremos proponer a la comisión que queremos convocar, en la que estén representados los distintos sectores, tres líneas distintas. Una, la modernización de nuestras policías tanto en su área administrativa como en sus áreas de gestión, control y fiscalización, y en sus áreas operativas. Dos, un sistema eficaz de inteligencia en el país, y una tercera área que queremos abordar es la seguridad ciudadana propiamente tal.

Una crítica recurrente a este método es su falta de efectividad...

Queremos una metodología distinta: una comisión pequeña, con un informe final que puede contener dos tipos de propuestas: de carácter legislativo que se convertirán en proyectos de ley para ir al Congreso y de carácter operativo, administrativo, de acciones que nosotros como gobierno tendremos que implementar a la brevedad. Con un tiempo de 90 días para sus conclusiones.

Esta semana le tocó dar un portazo a la reforma constitucional propuesta por la Presidenta Bachelet. ¿Cómo se condice esa decisión con el ánimo de convocar a diversos acuerdos nacionales?

Más que ver una contradicción observo una total coherencia. La Constitución es un tema demasiado importante para un país. Discrepamos de la forma cómo el anterior gobierno trabajó este tema constitucional, enviando un proyecto de una nueva Constitución muy, muy, muy a última hora y donde desde los propios sectores que respaldaron al gobierno señalaron que ni siquiera ellos fueron consultados en la elaboración de ese proyecto.

Entre otros factores, el proceso constituyente fue costoso...

Pero eso no es responsabilidad nuestra. No tenemos la menor idea de que ese proceso constituyente haya quedado reflejado en el proyecto que ha enviado la Presidenta de la República. Porque si el anterior gobierno hubiese querido culminar un proceso como el que llevó a cabo, más allá de que a uno le parezca bien, mal, regular, irregular, participativo o no participativo, lo hubiese hecho de una manera completamente distinta. Yo más bien me pregunto qué gobierno envía un proyecto de una nueva Constitución 15 días antes de terminar el gobierno. Eso no es serio, no es responsable. Con la Constitución no se puede jugar, porque genera grandes incertidumbres a un país y lo que queremos y necesitamos en Chile son certezas, son estabilidades, son marcos institucionales que nos permitan y nos favorezcan que nuestra democracia funcione adecuadamente, pero también que nuestro país pueda generar crecimiento, desarrollo, empleo. Que atraiga inversión. Y por eso es que las cosas hay que hacerlas muy serias.

¿La búsqueda de grandes acuerdos desecha la vía de obtener respaldos mínimos para llevar adelante proyectos como pasó en el anterior gobierno?

Hay dos caminos que nosotros creemos que marchan paralelamente. Uno son los temas que el Presidente ha definido poder trabajarlos en conjunto con distintas fuerzas políticas para construir acuerdos nacionales, porque creemos que eso da estabilidad a las materias que hemos planteado. Pero paralelamente a eso, el gobierno va a estar impulsando tanto proyecto de leyes como acciones en otros temas que esperamos que en los casos legislativos podamos tener la mayoría en el Congreso para aprobarlo y muchas otras materias que no requieren de ley, sino que requieren de acciones, de políticas públicas, de gestión de gobierno.

Se ha comentado que buscarán, además, permanecer más de un periodo en el poder...

Cuando uno tiene la oportunidad de poder acceder a un gobierno por segunda vez, obviamente que la experiencia ayuda. Y en uno de los aspectos que ayuda es donde poner más énfasis. Un énfasis fundamental del Presidente en este segundo gobierno es mirar el futuro, desarrollar un proyecto y saber que eso no sólo puede culminar en un gobierno de cuatro años, ya que hay veces en que algunas cosas que uno quisiera hacer muy rápido la manera de hacerlo más eficaz para que pueda concluir es hacerlas bien. Hoy día hay una mirada que tiene un énfasis mayor en construir un proyecto de largo plazo.

¿Cómo se vivió el supuesto cierre de Punta Peuco en los días previos a que asumieran el poder?

Lo vivimos con algún grado de sorpresa. Tuvimos una excelente relación con el gobierno pasado en todas las reuniones que tuvimos de transición y conversábamos de todas las cosas que se habían hecho y estaban pendientes y nunca surgió ni se señaló nada en relación a la situación de Punta Peuco. Nos sorprendió el rumor que empieza a surgir el sábado, estando a menos de 24 horas del cambio de mando, cuando todos los presidentes extranjeros están llegando... Nos parecía que no era la mejor oportunidad de tomar decisiones que traen mucho ruido y efervescencia política estando a menos de 24 horas del cambio de mando. No discutíamos que la Presidenta tenía sus atribuciones hasta el 11 de marzo a las 12 del día, esto era un problema de prudencia, de oportunidad, de respetarnos en las formas en que ya estábamos encaminados y que estábamos en modo de cambio presidencial y no de generar acciones o decisiones políticas a tan breve plazo que obviamente generan ruido.

De haberse firmado el decreto, lo más probable es que no lo hubieran tramitado...

La Presidenta Bachelet y el gobierno anterior sabían perfectamente la postura del Presidente Piñera sobre la materia, porque había sido hecha pública durante la campaña. El Presidente Piñera cree que es necesaria la mantención de una cárcel de seguridad como es Punta Peuco por los mismos fundamentos por los cuales fue creada y que fue creada bajo la administración del Presidente Frei y eso se dijo y se conoció públicamente. Nos generó sorpresa que sabiendo la posición del Presidente, sabiendo que iba a asumir a pocas horas, alguien estuviese pensando en dictar un decreto que no iba a tener ninguna eficacia.

Una de las polémicas de la instalación de gobierno lo constituyó la presencia de sus hijos en cargos públicos. ¿Qué le pareció?

Dos de mis hijos, ambos profesionales, jóvenes, que toman sus propias decisiones y han desarrollado sus propios caminos profesionales. Una de ellas trabaja en la administración pública y trabajó durante el gobierno de la Presidenta Bachelet. Así como no quisiera nunca que exista la más mínima sombra que sus cargos profesionales o carreras profesionales hayan estado favorecidas por ser hijos míos, tampoco quiero significar un obstáculo a su desarrollo personal y profesional. No quiero ser para ellos nunca un factor de privilegio, y ellos lo tienen clarísimo, porque son mis hijos y me conocen, y tampoco ser un factor de obstáculo, porque me parecería muy injusto para su desarrollo.

Ustedes han sido críticos de lo que han llamado la gran familia de la Nueva Mayoría, ¿cuál es la diferencia?

Yo espero que la crítica que se haya hecho haya sido una crítica global y que no se cometan injusticias.

Comenta