El chileno que participó del último informe de la ONU sobre el cambio climático

Fernando Farías.

Fernando Farías advierte que el país reúne siete de las nueve vulnerabilidades establecidas por la ONU ante este fenómeno.


La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) definió nueve parámetros que determinan el grado de exposición de un territorio frente al calentamiento global. Chile reúne siete de esas condiciones: áreas costeras de baja estatura, zonas áridas y semiáridas, zonas de bosques, propensión a los desastres naturales, sequía y desertificación, zonas urbanas con contaminación atmosférica y un ecosistema montañoso. Así lo informa el chileno Fernando Farías, quien fue uno de los científicos que participó en los estudios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), que realiza reportes sobre esta problemática.

“Los reportes de IPCC responden a un reclamo hecho en 2015 por parte de los países más vulnerables frente al cambio climático. Necesitamos una acción rápida, de alto impacto, que genere cambios para la construcción de un mundo más sostenible y equitativo. No es sólo un tema ambiental, sino también político y social”. señala Farías, un profesional con más de 20 años de carrera en la Comisión Nacional del Medio Ambiente y la Subsecretaría del Medio Ambiente.

Fernando Farías fue seleccionado junto a otros 225 científicos y expertos del mundo (postularon 873 en total) para preparar el Sexto Reporte de Evaluación del IPCC, el cual se publicará próximamente.

“Es importante remarcar que el IPCC transmite el mensaje de los países más vulnerables, no sólo los del hemisferio norte. En ese sentido, el reciente informe 1.5 nos propone la reflexión sobre el mundo que queremos para el futuro y una invitación urgente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, agrega.

El especialista aseguró a La Tercera que las conclusiones del reciente estudio 1.5 tienen implicancias concretas sobre el caso chileno. “Al final del siglo, un aumento de dos grados en la temperatura podría elevar diez centímetros el nivel del mar. Para un país como el nuestro, con miles de kilómetros de costa, esto sería nocivo. Asimismo, los glaciares chilenos se derretirían más rápidamente y tendríamos menos disponibilidad de agua”.

El aumento de la temperatura es inexorable, pero la velocidad de ese aumento es lo que puede hacer la diferencia, indica Farías, quien también trabaja en el  Centro de Cambio Climático de la Universidad Tecnológica de Dinamarca.

La próxima semana el especialista estará presente en la Semana del Clima y el Cambio Climático, la cual tendrá a Santiago como sede, con más de 40 expertos en el tema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguir leyendo