Kudai explica el fallo de la justicia que les quitó su nombre

Pablo Holman actualmente vive en México.

El cuarteto no podrá usar más la marca Kudai en el país y hoy se coordina a distancia para dar con un seudónimo, con el que entrarán a grabar al estudio nuevo material en los próximos días.



“La Corte Suprema falló a favor de una persona que no ha sido parte del proyecto hace más de diez años”, comenta Pablo Holman, integrante de Kudai, luego del revés judicial que sufrió junto a sus compañeros de grupo a fines de julio. Un litigio que los enfrentó durante tres años con su exrepresentante, Pablo Vega, por la propiedad del nombre de la banda, y que se zanjó con el reciente fallo del máximo tribunal, que rechazó un recurso de casación presentado por los músicos y le dio la razón al exmánager, obligando al conjunto a cambiar de nombre.

“Si bien respetamos el fallo, la única restricción que esto genera es en el uso del nombre de Kudai en Chile, lo que obviamente nos confunde y nos pone a pensar en varias cosas. Nos parece extraño pero no hay nada que se pueda hacer en este punto”, dice el cantante desde México, donde vive hace algunos años.

En lo inmediato, el cuarteto no podrá usar más la marca Kudai en el país y hoy se coordina a distancia -los otros tres integrantes viven en Chile- para dar con un seudónimo, con el que entrarán a grabar al estudio nuevo material en los próximos días. “Afortunadamente tenemos el cariño y el respeto de la gente que nos ha seguido”, cuenta el músico, quien detalla que los problemas con Vega se arrastran desde 2010, cuando la banda entró en un receso y el mánager dejó de trabajar con ellos.

Tras reunirse en 2016 e intentar regularizar sus papeles en Chile, Kudai descubrió que Vega también reclamaba la marca, a partir de derechos de imagen con los que se quedó en 2010. “Cuando eres un artista internacional y literal no tienes vida, las personas que quieren aprovecharse de uno usan esas instancias para hacer sus malos manejos mientras tú estás sobre el escenario. Es algo que le ha pasado a millones de bandas a lo largo de la historia. Siempre ha existido alguien que quiere sacar provecho de estas situaciones y este es un claro ejemplo”, asegura Holman.

Comenta