Taylor Jenkins Reid, escritora: “Los conflictos que tienen las celebridades sirven para analizar las vidas
 de todos nosotros”

La escritora Taylor Jenkins Reid.

La escritora, una de las más leídas en el verano estadounidense, cree que el drama de un famoso es el insospechado espejo de la vida corriente. La actriz Reese Witherspoon acaba de producir para Amazon la serie Daisy Jones and the Six, basada en una de sus novelas.



Nina Riva no nació sobre una tabla de surf en una exclusiva playa de Malibú, el famoso balneario de California. No siempre fue famosa, bronceada, esbelta y al mismo tiempo portada de revistas. No todos los días ganó las competencias del deporte acuático ni cobró caro por modelar. Por el contrario, la mayor parte de su vida la necesidad dictó todos sus esfuerzos y el temor a la pobreza la hizo levantarse más temprano que tarde.

Para el mundo, Nina Riva es una celebridad con una vida afortunada. Para ella misma es sólo una muchacha que llegó lejos, pero que ahora se siente mal otra vez, cansada de una pareja que la engaña y de fiestas hasta altas horas del día siguiente. Tal vez los viejos días de madrugar y darles sustento a sus hermanos no eran tan malos comparados con la engañosa superficie del año 1983, época en que transcurre Malibú renace (2021).

La séptima novela de Taylor Jenkins Reid (1983) cuenta aquella historia debajo de los éxitos y las luces. Es el tipo de dramas tras las bambalinas que le interesan a su autora, quien durante los últimos meses logró que tanto Malibú renace como Los siete maridos de Evelyn Hugo (2017) estén en la lista de los más vendidos de The New York Times. Ambos son libros que se leen con pasmosa facilidad, a una velocidad acorde a su capacidad de entretener. Tal vez por eso no extraña que otro de sus libros, Todos quieren a Daisy Jones (2019), sea parte del club de lectores de la actriz Reese Witherspoon, quien a través de su compañía produjo la serie Daisy Jones and the Six para Amazon Prime.

Inspirada en parte en la relación entre la cantante Stevie Nicks y el músico Lindsey Buckingham (compositores y vocalistas de la banda Fleetwood Mac), Todos quieren a Daisy Jones es un crónica que indaga en los sentimientos y los impulsos detrás de la escena del rock, en las historias personales que sostienen el entramado de los rockstars. La producción debería estrenarse antes de fin de año y el rol protagónico es de Riley Keough (Mad Max: Furia en el camino), actriz que como nieta de Elvis Presley parece hecha a la medida para el rol.

Pero antes de la música, estuvo el cine, territorio que Jenkins Reid abordó en Los siete maridos de Evelyn Hugo, la historia de una crepuscular estrella de Hollywood que decide salir del clóset de las convenciones y de lo que esperan de ella. Fue el libro que hizo conocida a la escritora y acá abordó, además, los prejuicios contra la bisexualidad.

En sus narraciones los personajes femeninos son fuertes y más de una vez los hombres se llevan la peor parte. Sin embargo, no siempre fue así y entre el 2013 y 2016 publicó cuatro novelas que discurrían por los tópicos de las relaciones románticas, en un tono más cándido e idealizado.

Desde su casa en Los Ángeles, la autora se refiere a estos cambios y a Malibú renace, a la venta en Chile.

¿Por qué situó su novela en California y en las playas de Malibú?

Ciertamente, California es un estado que conlleva características míticas para nuestro país. Puedes hablar de él de múltiples maneras. Puedes decir lo bello que es, lo impresionante de su mar, lo majestuoso de sus montañas, su gran clima. Pero también puedes referirte a California desde un punto de vista más mundano. Hay un pasaje en la novela en que Nina hojea una revista y se le aparecen varios avisos con el nombre de Malibú: un auto Chevrolet Malibú, el ron Malibú, etcétera. Para ella, sin embargo, Malibú no es más que el lugar donde vive, donde se lava los dientes o donde está el almacén de la esquina.

¿Cómo empatiza un lector común con una historia de celebridades?

Sé que muchos piensan que las historias de gente famosa son superficiales. Disiento absolutamente. Creo que las personas que tendemos a poner en un pedestal nos dicen mucho sobre nuestra sociedad. Es decir, lo que nos interesa de ellos o lo que esperamos de ellos, nos habla mucho de lo que nos importa a nosotros mismos. Si tomamos a una actriz que no ha tenido hijos y tiene cerca de 40 años, la pregunta habitual en las columnas de chismes es ¿cuándo será mamá ? Eso puede determinar que alguien simpatice o no con la estrella, pero también tiene que ver con lo que una mujer de su edad enfrenta si es que tampoco ha tenido hijos. Para mí, los problemas de los famosos pueden servir para disectar o analizar los conflictos de cada uno de nosotros. En Los siete maridos de Evelyn Hugo, la protagonista soporta fuertes rachas de homofobia, racismo y abuso doméstico. Es famosa, pero tiene que sobrellevar todas aquellas taras sociales. En Malibú renace los cuatro protagonistas son en el presente famosos y ricos, pero antes tuvieron una difícil niñez. Nina, la hermana mayor, debió hacerse cargo de los otros tres cuando el padre los abandona. Y ahora se encuentran en un punto en que deben optar entre seguir los pasos de sus progenitores o ser diferentes y aprender de los errores de sus mayores.

¿Cómo encajan sus personajes femeninos en medio del #MeToo?

Creo que me interesan las mujeres que no siempre hacen lo correcto y que pueden cometer errores. Las mujeres complejas y que no se contentan con las respuestas fáciles. No me llaman la atención, por otro lado, los arquetipos de mujeres perfectas al punto de parecer superheroínas.

Por otro lado, en Malibú renace, el personaje de Mick Riva abandona a su esposa y cuatro hijos...

Sí. Y es el carácter que más se ha repetido en mis libros (aparece también en Los siete maridos de Evelyn Hugo y Todos quieren a Daisy Jones). También he escrito sobre buenos tipos, para ser justos, aunque Mick no es uno de ellos. Es el arquetipo de otra clase de hombres: aquellos sujetos atractivos, talentosos y encantadores que se salen con la suya sólo porque su sonrisa brilla más. Son parte de nuestro paisaje cultural y por alguna razón nuestra sociedad y algunas mujeres les perdonan sus errores una y otra vez. Sin embargo, lo más interesante para mí es mostrar quién está detrás de ellos. Por cada Mick Riva, hay alguien que se encarga de arreglar sus daños emocionales. En este caso es Nina Riva, su propia hija.

La novela se ambienta en 1983, el año en que usted nació. ¿Qué le atrae de esa década?

Básicamente esta es una historia de personajes desenfrenados y casi salvajes, todos rodeados de fiestas y excesos. Me parece que ese clima cae directamente en los años 80. Específicamente 1983, porque aún estamos cerca de los 70. Aún hay algo de ingenuidad y espíritu naif en el aire. Todavía creemos que como nación podemos divertirnos sin atenernos a ninguna consecuencia. Es una época que no tiene nada que ver con el 2021. No quiero encasillar a todos los que vivieron en los 80, pero el lema era “querer más, tener más, lograr más”. El reloj de oro, el auto caro, etcétera. Por el contrario, me parece que una muchacha del 2021 no comparte en general ese tipo de objetivos.

¿Cuáles son sus expectativas con respecto a la adaptación de Todos quieren a Daisy Jones?

Me tiene muy entusiasmada, en particular la participación de Riley Keough en el rol protagónico. Creo que es una auténtica estrella y calzará muy bien con Daisy. La serie debería haber empezado a filmarse en el 2020, pero por la pandemia todo se retrasó. Lo que he visto hasta ahora del guion, el casting y la música está más allá de mis expectativas.

¿Por qué hizo la conexión con Stevie Nicks y Fleetwood Mac para esa novela?

Antes de escribirla no sabía demasiado de Fleetwood Mac. Todo parte de una historia original en que dos cantantes de una misma banda tienen una relación donde se confunden la vida y el trabajo, los sentimientos reales con las letras de las canciones . ¿Acaso los temas están dirigidos desde el uno al otro? ¿Qué es lo que estamos viendo aquí: un grupo de rock o una historia de amor? Fue a partir de este concepto previo que luego entré a la historia de Fleetwood Mac y de sus cantantes. Pero para la inspiración puede venir de varias parejas importantes en la escena del rock de los 70, entre ellas Emmylou Harris y Gram Parsons o Joni Mitchell y Graham Nash.

Antes de escribir usted trabajó en casting en Hollywood. ¿De qué forma le sirvió esta experiencia para crear historias?

Cuando trabajaba en Hollywood, no tenía muy claro qué hacer con mi vida. Después descubrí mi vocación como escritora y publiqué cuatro novelas sobre relaciones de amor, pero llegué a un punto en que consideré que debía cambiar. Fue una especie de reseteo interior y lo que primero se me vino a mi cabeza fue escribir sobre Hollywood, por supuesto. Lo había estudiado y había trabajando ahí. Fue así como nació Los siete maridos de Evelyn Hugo.

Usted tardó en encontrar su camino literario: sus primeras cuatro novelas eran en otro tono y estilo.

Sí. Ha sido un largo camino hasta lograr un público cautivo y soy consciente de que aún me queda mucho por lograr. Soy muy autocrítica y sé que no necesariamente hay una relación entre calidad literaria y cantidad de lectores. En fin, hay muchas variables en juego. Con mi primer libro no hubo demasiados interesados y de ahí en adelante subieron lentamente. Aun así, no fue sino con el quinto que se produjo el salto verdadero. Sé lo duro que es publicar y no tener muchos lectores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.