“Muy ruidosas y ridículas”, “jodidamente aburridas”: los grandes cineastas y su ofensiva contra las cintas de superhéroes

Ridley Scott, Martin Scorsese y Jane Campion.

La neozelandesa Jane Campion se sumó al coro de voces que cuestiona a los filmes basados en cómics que reinan en Hollywood, asegurando que nunca haría uno. Antes de la ganadora de la Palma de Oro de Cannes, otros directores reputados como Martin Scorsese, Ridley Scott y Lucrecia Martel han disparado en contra de las superproducciones de Marvel y DC Comics.



Son la mina de oro de la que Hollywood depende desde hace más de una década. Si el germen del fenómeno fue la primera X-Men o el debut de Tobey Maguire como Spider-Man (otros lo situarían en 2008, cuando se lanzaron El caballero de la noche y Iron Man), no es demasiado relevante: los superhéroes extendieron un dominio casi sin contrapeso en la industria y no parece que vayan a entregar su corona.

A medida que ese reinado se ha consolidado, Taika Waititi, Destin Daniel Cretton y Chloé Zhao han sido algunos de los cineastas emergentes que han saltado sin mayores complejos a filmar películas de Marvel. A su vez, James Wan y Andy Muschietti, dos nombres vinculados a los filmes de terror, también han hecho lo propio con cintas basadas en las historias de DC Comics.

Pero los blockbusters basados en cómics también suman enemigos. Martin Scorsese planteó su distancia con ese tipo de largometrajes en 2019, despertando el enojo de los fanáticos, y la última figura en sumarse a las críticas ha sido la neozelandesa Jane Campion.

“Las odio. Creo que es seguro decir que nunca haré una. Son muy ruidosas y ridículas”, expresó la ganadora de la Palma de Oro de Cannes en medio de la promoción de su último estreno, The power of the dog (Netflix). Una película en la que irónicamente cuenta con tres actores asociados a ese tipo de filmes: Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst y Kodi Smit-McPhee. Nadie puede escapar de los superhéroes.

Aquí una revisión por lo que han dicho algunos de los mayores pesos pesados del mundo del cine.

Ridley Scott

En 2016 el director de Gladiador abordó el escaso entusiasmo que le generan las producciones de superhéroes, detallando que había recibido varios ofrecimientos para asumir la dirección de una cinta de ese perfil pero que no había aceptado ninguno. “Las películas de superhéroes no son mi tipo de cosas”, aseguró en ese momento. Recientemente el británico volvió a la ofensiva, al llamarlas “jodidamente aburridas, sus guiones son pésimamente malos”. En entrevista con Deadline agregó: “En su mayoría, son salvadas por los efectos especiales y eso se está volviendo aburrido para quienes trabajan con efectos especiales, si tienes el dinero”.

Ridley Scott en el set de El Último Duelo. Foto: Jessica Forde. © 2021 20th Century Studios. All Rights Reserved.

Martin Scorsese

El cineasta de Buenos muchachos y Taxi driver estaba promocionando El Irlandés en 2019 cuando fue consultado por la revisa Empire sobre su opinión frente a los superhéroes. En su respuesta, rebajó esos filmes al nivel de un parque de diversiones y la polémica se instaló. A los días, profundizó en sus dichos en una columna para The New York Times que llamó “A qué me refiero con que las películas de Marvel no son cine”.

Reconociendo que si fuese parte de una generación más joven incluso podría haber querido dirigir una de esos largometrajes, afirmó que “muchos de los elementos que definen el cine tal como lo conozco están en las películas de Marvel. Lo que no hay es revelación, misterio o genuino peligro emocional. Nada está en riesgo”. Las cintas de superhéroes, en sus palabras, “son todo lo que las películas de Paul Thomas Anderson, Claire Denis, Spike Lee, Ari Aster, Kathryn Bigelow o Wes Anderson no son”.

Lucrecia Martel

Ante el público del Festival de India en 2018, la cineasta argentina reveló que Marvel mantuvo un primer acercamiento con ella para que se hiciera cargo de la dirección de Black Widow, pero que la posibilidad no avanzó luego de que el estudio supuestamente le informara que se no encargaría de las secuencias de acción. En esa ocasión la autora de Zama también detalló que sugirió algunos cambios en el trabajo de efectos visuales de la saga, porque “me parecen horribles. Además, la banda sonora de las películas de Marvel es bastante horrenda. Quizás no estemos de acuerdo con esto, pero es muy difícil ver una película de Marvel. Es doloroso para los oídos ver películas de Marvel”. El estudio ha negado que ese contacto haya existido.

Denis Villeneuve

Director de dos de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años (Dune y Blade Runner 2049), el cineasta canadiense disparó en septiembre en contra de los filmes basados en comics. “Quizá el problema es que estamos delante de demasiadas películas Marvel que no son más que un ‘corta y pega’ de otras. Tal vez este tipo de películas nos han convertido un poco en zombis... Pero película grandes y caras de mucho valor hay muchísimas actualmente”, indicó a El Mundo.

Más tarde precisó que Batman sería el único personaje que llevaría a la pantalla, aunque difícilmente cree que se concrete. “Hay tantos directores que aman a Marvel y DC... es parte de su ADN, tienen la reverencia, y yo no. Ese es su espacio y esos son sus juguetes”, dijo al podcast Happy Sad Confused.

Denis Villeneuve en el rodaje de Dune junto a Timothée Chalamet. Foto: Warner Bros.

David Cronenberg

En 2012, cuando él estaba por estrenar Cosmópolis y en los cines se mostraba Batman: El caballero de la noche asciende, de Christopher Nolan, el director profundizó en su rechazo a las superproducciones de ese tipo. “Una película de superhéroes, por definición, ya sabes, es un cómic. Es para niños. Es adolescente en su esencia. Ese siempre ha sido su atractivo”, señaló a MTV Next Movie. “La mejor película de Christopher Nolan es Memento, y es una película interesante. No creo que sus películas de Batman sean ni la mitad de interesantes, aunque cuestan 20 millones de veces más”.

Alejandro González Iñárritu

Con Birdman (2014), el director mexicano filmó una comedia sobre un actor que carga con el peso de haber interpretado a un popular superhéroe (Michael Keaton, que irónicamente vuelve como Batman en The Flash en 2022). Su cinta ganadora de cuatro premios Oscar también lo llevó al centro de la discusión sobre los filmes inspirados en cómics. “Creo que no hay nada de malo en obsesionarse con los superhéroes cuando tienes siete años, pero creo que no crecer es una enfermedad”, comento a Deadline. “La corporación y los fondos de cobertura tienen control sobre Hollywood y todos quieren ganar dinero con cualquier cosa que signifique cine”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.