Gobierno prepara nuevo bono para clase media: no habrá autodeclaración y se buscará focalizarlo más

22.03.2017 Fachada de Palacio La Moneda por sector de Plaza de la Constitucion, donde se observa, gente caminando en bicicleta, frontis de la moneda Fotos: Patricio Fuentes Y./ La Tercera

La medida de ayuda sería anunciada a fines de esta semana. El monto se que baraja es similar al primer bono, en torno a $500 mil. Para definir el universo de beneficiarios se utilizarán datos administrativos como el del seguro de cesantía, cotizaciones de AFP y datos del Servicio de Impuestos Internos.


La crisis sanitaria y económica sigue presente. Si bien el proceso de vacunación avanza a paso firme, todavía queda bastante camino para poder levantar las restricciones de movilidad.

De hecho, desde este jueves, el 20% de la población del país vivirá en comunas que se encontrarán en cuarentena y casi siete millones de personas en la Región Metropolitana estarán en fase dos, es decir, con confinamiento durante los fines de semana.

Por esta razón es que el gobierno ya anunció la extensión del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para marzo y abril, y luego, el domingo último, el mejoramiento del subsidio al empleo. Ahora, el siguiente paso que se dará a conocer, en principio, entre jueves y viernes, pero siempre sujeto a la agenda del Presidente Piñera, y será una nueva ayuda para los sectores de clase media que se han visto afectados por la pandemia.

Ya lo había adelantado a fines de febrero, en entrevista con Pulso, el ministro de Hacienda Rodrigo Cerda, cuando dijo que junto a la ministra Karla Rubilar, titular del Ministerio de Desarrollo Social, estaban trabajando en varias alternativas de ayuda para ese segmento, para que el Presidente Piñera escogiera entre ellas. Y este último lo refrendó hace pocos días, anticipando un pronto paquete.

De acuerdo a fuentes del gobierno, lo que se piensa hacer es entregar otro bono para la clase media, similar al de agosto del año pasado. Esto significa que sería de unos $500 mil, aunque aún no está cerrado del todo el monto. El universo de beneficiarios se está afinando. Esto, porque si bien la situación económica todavía es compleja, el empleo se ha ido recuperando poco a poco.

Si cuando se entregó el primer bono (julio-agosto) se habían perdido casi 1,8 millones de empleos, ahora esa cifra se redujo a 996 mil puestos de trabajo perdidos. A ello se suma que desde el punto más bajo de la crisis (mayo-julio), hasta el último trimestre móvil informado por el INE (noviembre-enero 2021), se han recuperado poco más de un millón de trabajos. Por ello, el análisis que se está haciendo busca que el beneficio llegue a las personas que realmente lo necesitan, por lo que se apuntará a una mayor focalización.

Para lograrlo, quienes conocen el proceso explican que está vez, a diferencia del bono anterior, se trabajará con datos administrativos, de modo de evitar la autodeclaración y los problemas que esto trajo.

En medio de polémica por recomendaciones de Felices y Forrados, los traspasos de fondos de AFP alcanzan su segundo mayor nivel histórico
Foto: Mario Téllez

En la entrega del bono anterior, la autodeclaración de antecedentes generó que personas que no cumplían con los requisitos establecidos para postular, accedieran al beneficio. De hecho, el Servicio de Impuestos Internos (SII) informó, a principios de octubre, que 437.703 trabajadores dependientes cobraron el bono clase media sin cumplir con los requisitos, de los cuales, 37.100 correspondían a funcionarios del Estado.

De ese total, 71.901 trabajadores dependientes (públicos y privados) restituyeron el beneficio, lo que equivale a 17% del total. El 80%, en cambio, no devolvió el beneficio fiscal, mientras que 349.652 personas lo mantienen pendiente.

Por otra parte, 34.204 personas presentaron nuevos antecedentes, de los cuales 16.150 lograron acreditar que sí cumplían los requisitos para acceder al bono, principalmente por tener licencias médicas de julio 2020 no registradas por la Superintendencia de Salud e incentivos pagados en julio que corresponden a otros meses.

Ahora entonces, señala en el gobierno, se utilizarán datos del seguro de cesantía y los registros de cotizaciones en las AFP, más antecedentes del SII. Los requisitos para acceder al bono todavía se están afinando.

En este punto, cabe precisar que para acceder al primer bono el promedio mensual de todos los ingresos formales durante 2019 debía ser igual o mayor a $400 mil y menor o igual a $2 millones, y que tales ingresos hubiesen experimentado una reducción del 30% en relación al mes anterior, en ese caso, julio de 2020.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.