Las réplicas del terremoto en la derecha: fuerte crítica a la mesa UDI tras la derrota de Lavín y las cuentas de RN y Evópoli

FOTO: MAURICIO MENDEZ/AGENCIAUN

En el gremialismo hubo emplazamientos a la gestión de la directiva del diputado Javier Macaya, mientras el propio timonel gremialista junto al resto de la mesa realizaron una autocrítica por la lectura política que están haciendo del país. En RN, en tanto, tras el cuarto lugar de Mario Desbordes, la mesa que dirige Francisco Chahuán se aferraba al hecho de que, cuando fueron electos, el partido ya estaba dividido en dos candidatos.


Sólo dos personas tomaron la palabra la noche del domingo en el comando de Joaquín Lavín, ubicado en Apoquindo. Recién llegados de visitar al ganador de la primaria, Sebastián Sichel, y rodeados por el grupo de colaboradores más cercanos del derrotado candidato, fue éste y luego el presidente de la UDI, Javier Macaya, quienes realizaron un breve e íntimo discurso.

Lavín, entonces, entregó unas sentidas declaraciones a sus más cercanos asesores, entre ellos, Ernesto Silva, Gonzalo Müller, Cristián Varela y Daniela Peñaloza. Según presentes, transmitió que perder también es parte de la democracia y llamó a dar vuelta la página, afirmando que estaba a disposición, pero que su futuro estará menos ligado a la política.

Luego fue el turno de Macaya. Parado a la derecha del exalcalde, le agradeció su importancia “en la construcción de la UDI”, y aseguró que es responsable directo “de que hayamos llegado a ser lo que fuimos”, refiriéndose al crecimiento que la tienda tuvo tras la elección presidencial y parlamentaria de 1999. También le agradeció haber aceptado una candidatura que se manejaría en un terreno difícil, “dejando arriba de la mesa la integración social, la paridad no sólo en género”.

Pero de los agradecimientos se pasó al análisis de la derrota, que tuvo una larga sesión ayer en la mañana, en la reunión de la directiva de la UDI, respecto de la cual hoy comenzaron a escucharse duras recriminaciones no sólo por el segundo lugar de Lavín en la primaria del sector.

También le cobraron los malos resultados en la megaelección del 15 y 16 de mayo, y el hecho de que el excandidato perdiera en lugares emblemáticos para la UDI como el distrito 11 (Las Condes, Lo Barnechea, Vitacura, La Reina y Peñalolén) y la Sexta Región, de donde Macaya es representante de la Cámara Baja. Ahí, Sichel ganó con el 57,95% de los votos, y Lavín cayó con el 26,75%.

Por eso, luego de que Macaya reconociera el domingo una incapacidad de “entender un sentimiento que tiene que ver con rostros nuevos”, en la reunión de la directiva se continuó con este diagnóstico crítico. De acuerdo a presentes, en la instancia hubo críticas a la gestión de la UDI dentro de los últimos 10 años. Se criticó que hay decisiones que se están tomando en círculos muy chicos, y que no era el momento adecuado para elegir a Lavín, pues la gente no quiere a políticos que han estado gobernando durante los últimos 30 años.

Otros miembros de la directiva defendieron ciertos puntos de su gestión, afirmando que una candidatura presidencial de Evelyn Matthei no necesariamente podría haber derrotado a Sichel, y que si bien la mesa se la jugó por Lavín, éste fue proclamado además por el consejo general de la colectividad el pasado 17 de mayo.

También esgrimieron el apoyo estable que tenía el exalcalde en las encuestas, y que no era fácil llegar y poner a otro candidato.

En ese sentido, en la directiva se abordó la posibilidad de renovar rostros para las elecciones parlamentarias con el fin de evitar que ocurra lo mismo. El vicepresidente y diputado Gustavo Sanhueza puso a la alcaldesa de Las Condes, Daniela Peñaloza, como un ejemplo de esto.

Al cierre de esta edición, se desarrollaba la comisión política de la UDI, en una instancia que desde la mañana asomaba como compleja para la directiva.

Flanco interno

El triunfo de Sichel fue un terremoto para la UDI. No sólo perdió una de las posibilidades que veían más cercanas de tener a uno de los suyos en La Moneda. También implicó la dura derrota de uno de sus rostros políticos más relevantes, como lo es Lavín, tres veces presidenciable gremialista, por el cual parte de la mesa directiva se jugó desde el principio.

Hoy, una porción del análisis de la derrota radicaba en que la elección interna que dejó a Macaya al frente de la UDI tuvo su repercusión en la campaña, pues varios “damnificados” con ésta terminaron descolgándose hacia la campaña de Sichel.

Uno de los críticos a la gestión de la mesa fue el diputado Ramón Barros, adherente de Sichel y rival de Macaya en la VI Región. “La actual directiva tiene que hacer su autocrítica respecto de lo que pasó el domingo. Ese día a la UDI le pasó un tsunami por encima. Y ese tsunami da cuenta de una falta de hacer política en la calle y no en el segundo piso de Suecia. Lo que pasó el domingo se veía venir. La UDI dejó de leer bien el país. Ellos (la directiva) tienen que hacer una seria revisión de sus procesos”, dijo.

Mientras que el senador por la VI Región Alejandro García-Huidobro afirmó que “hay que ser superclaro con este desastre electoral que han teniendo no sólo en las municipales, sino también con el candidato que ellos apoyaron y que tuvo una votación bastante pequeña en relación a lo que se esperaba: yo no vi a la UDI moviéndose por Lavín. Y los resultados están a la vista”.

El senador agregó que “apernarse a los cargos después de una derrota de estas características y no tener la posibilidad de figuras nuevas que tenemos en la UDI o puedan surgir es importante. Pero hacer como que aquí no ha pasado nada... ¿Vamos a seguir de la misma forma?”.

Otro que abordó el tema fue el senador David Sandoval, quien dijo que “la UDI perdió la brújula hace mucho tiempo. Vivimos más de las glorias del pasado que de los desafíos del futuro. Es una secuencia de debilidades, de errores políticos, de personalismos, y de una falta de sintonía política”.

Y ahondó: “Lo que tiene que hacer el partido es entrar en la más profunda reflexión respecto de la forma, el estilo, la participación. En las regiones todo el mundo nos reclama. Hay que hacer un profundo trabajo y lo que pase después de eso, si se requieren hacer algunos cambios y ajustes... Aquí hay que estar absolutamente abiertos a todo lo que es posible hacer con el fin de mejorar esta situación”.

A eso se sumaba que referentes como la extimonel Jacqueline van Rysselberghe, la semana pasada vaticinaba que la directiva de Macaya “estaría en problemas” si Lavín perdía.

Al respecto, la senadora Ena von Baer comentó que “lo más relevante es ganar la elección en noviembre y tener un buen Congreso. No me perdería en otra cosa que no sea concentrarnos en aquello”.

Sin embargo, desde la directiva retrucaron que la actual mesa está integrada por figuras mucho más renovadas que las que han dirigido anteriormente al partido, por lo que si se habla de renovación está en la línea correcta.

Debate en RN y Evópoli

En RN la directiva también abordó internamente el que su candidato presidencial, el exministro Mario Desbordes, saliera último en la primaria. Incluso, por debajo del abanderado de Evópoli, Ignacio Briones, de un partido más chico, con menos militantes y menos estructura que la tienda de Antonio Varas.

En la directiva actual presidida por el senador Francisco Chahuán, se defendió afirmando que el partido siempre estuvo dividido en dos cartas, y que ellos llegaron en medio de un proceso en desarrollo, por lo que no se les podía responsabilizar por la elección del candidato. Otros, en tanto, tuvieron diagnósticos divididos. Algunos apuntan a que con los resultados el sector de Desbordes selló su declive como una de las vertientes de las colectividad, mientras que otros lamentan que el “partido más grande” haya quedado relegado al último lugar. De hecho, una de las apuestas era conseguir que el exministro de Defensa al menos terminara en tercer lugar, lo que finalmente no ocurrió.

Como sea, también hay quienes siguen defendiendo la candidatura de Desbordes y la “derecha social”.

En Evópoli, en tanto, sacaron cuentas alegres pues siempre pensaron que podían quedar en el último lugar, sin embargo, lograron posicionarse y conseguir que Briones conserve su liderazgo interno.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


El exvicepresidente del BC y actual director de la Bolsa de Santiago cree que no hay que fijarle metas inalcanzables al instituto emisor, como el empleo. Sobre el aumento de la carga tributaria, estima que lo más importante es no estar cambiando las reglas del juego a cada rato. Los dos mayores riesgos que ve hacia adelante: el control del gasto público y recuperar la capacidad de crecimiento. También habla de su reciente informe sobre el ahorro en Chile, donde tiene una visión crítica sobre el rol que han cumplido hasta ahora las instituciones que ofrecen estos productos.