Castrilli atiende en persona la denuncia de soborno de Wanderers y emite informe a la ANFP

Javier Castrilli, posando para La Tercera. Foto: Mario Téllez.

La máxima autoridad del referato chileno se reunió con parte de la directiva del equipo caturro para pedirle antecedentes por los dichos de Reinaldo Sánchez.


Las denuncias de soborno de Santiago Wanderers llegaron rápidamente a los oídos de Javier Castrilli, la máxima autoridad del referato chileno. En su oficina en la ANFP, en el primer piso, el argentino de 64 años escuchó los dichos de Reinaldo Sánchez, el nuevo dueño del equipo Caturro, que apuntó directamente a sus dirigidos. “Antes de que llegara Javier Castrilli como jefe de los árbitros, me ofrecieron cosas incorrectas”, declaró el empresario microbusero.

Los dardos de Sánchez no fueron pasados por alto. Javier Castrilli exigió de inmediato una reunión con la plana directiva de Wanderers. La cita se llevó a cabo hace pocos días, en las oficinas del elenco Verde, en Valparaíso.

“Semejante apreciación pública tan ambigüa afecta a todo el sistema del fútbol. Tuve una reunión con la gente de Wanderers, fui a Valparaíso a verlos. Me encontré con el vicepresidente (Rafael González) y otros miembros del directorio, como Andrés Sánchez, el hijo del presidente”, comienza diciendo Castrilli al ser contactado por El Deportivo.

El exárbitro no demoró en exigir las pruebas pertinentes frente al tamaño de dichas acusaciones. “Fueron muy amables, muy cordiales. Me dijeron que no había ningún dirigente o árbitro involucrado. Ellos hacían referencia a un particular no identificado”, explica.

Frente a tal respuesta, el exjuez FIFA le solicitó al club aclarar los dichos de su presidente. “La nobleza obliga. Les pedí que públicamente explicaran lo mismo que me estaban diciendo, que dejaran en claro que ningún árbitro o dirigente se había acercado a sugerirle algo ilícito, algo irregular. Si hay una denuncia, la deben hacer con nombre y apellido”, comenta.

Castrilli no esconde su preocupación por las acusaciones que se hacen al referato. “Si usted me trae elementos probatorios de ese tipo de acusaciones, no le quepa duda que el árbitro queda de inmediato desafectado. No puedo tener en un plantel de árbitros al que le pido transparencia, credibilidad, honorabilidad a una persona que se maneje de manera irregular. Acá hay hombres y mujeres que se sacrifican por el arbitraje chileno”, agrega.

Tras la cita, la cabeza de los árbitros chilenos preparó un informe que ya fue entregado al directorio de la sede de Quilín. La mesa que maneja al fútbol chileno tendrá la última palabra. “¿Sanciones? Yo emití un informe de lo conversado en esa cita al directorio y ellos finalmente verán cómo se procede”, cierra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.