Calculadora en mano: la escala de resultados que pide a la Roja menos puntos para llegar a Qatar 2022

La gran cantidad de empates y el rendimiento de los colistas hará que la escala baje para llegar a Qatar 2022 y Chile está al acecho. FOTO: AP.

Si el promedio para llegar al quinto puesto en eliminatorias largas era de 26 unidades, esa marca seguramente bajará uno o dos puntos al final de la carrera por la cita a Medio Oriente. La gran cantidad de empates que ha tenido esta clasificatoria, así como el buen rendimiento de los colistas explican esa ecuación. La Roja podría llegar a 13 si vence a Venezuela y podría quedar a 11 en el mejor de los escenarios. Las derrotas de Uruguay, Perú y Paraguay (todos en esta fecha) también podrían dar un aliciente al equipo de Martín Lasarte.




Si después de la derrota ante Perú rondaba el pesimismo, la posterior victoria sobre Paraguay devolvió en parte la esperanza. Y aunque el repechaje todavía se ve lejano, lo cierto es que los números coquetean con las pretensiones del equipo nacional y, así, el margen de puntos para clasificar incluso podría tenderle una mano a la Roja.

Porque los 26 puntos ya no son la meta del quinto puesto. Aunque ese era el promedio de clasificación en Eliminatorias largas, los caprichosos números y los resultados que se han obtenido en estas once fechas demuestran que la escala de todas maneras será más baja.

La cantidad de empates

La única manera de proyectar cuál será la cifra necesaria para el repechaje es comparar la actual eliminatoria sudamericana con las otras que tuvieron 10 equipos en competencia: Corea y Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Rusia 2018.

En ese sentido, la principal razón que avala este rebajamiento en la marca de puntos es la cantidad de empates que se produjo en cada una de esas clasificatorias al final de 11 jornadas, tal como ocurre hoy.

En 2002, el quinto puesto lo ganó a Uruguay a Colombia, solo por diferencia de goles. Ambas selecciones sumaron 27 unidades, una cifra elevada para las actuales pretensiones. que se explica en gran parte por la poca cantidad de empates que había hasta la fecha 11: apenas 9.

La razón es que cuando dos equipos igualan hay un punto que se pierde, porque el triunfo entrega tres unidades. En esa medida, a más empates hay menos puntos que sumar a la calculadora. De esa manera, una carrera como la de Qatar 2022, que tiene una marca de 16 empates, implica también que los equipos cosecharán menos y, por lo tanto, la escala debe bajar.

El entrenamiento de Claudio Bravo en Juan Pinto Durán, en la previa del partido contra Venezuela. (Foto: ANFP).

La confirmación de esta tendencia la muestra el proceso para llegar a Sudáfrica 2010. En esa competencia, Uruguay llegó al quinto puesto con 24 puntos. El dato duro es que en ese proceso, después de 11 jornadas, ya se registraban 17 igualdades, una más que en la actual tabla de posiciones.

En la carrera de 2006 pasó algo similar, ya que el repechaje se disputó con 25 puntos, cuando en la fecha 11 ya había una suma de 15 encuentros terminados en tablas.

Tabla compacta

Puede sonar a paradoja, pero la competitividad de esta clasificatoria también es parte de la ecuación que bajará el puntaje. Cuando los colistas tuvieron rendimientos muy bajos, necesariamente se produjo un aumento en la escala.

Otra vez es la carrera por 2002, y los 27 puntos de su quinto puesto, el paradigma de esta tendencia. En esa competición, después de 11 fechas, el último puesto pertenecía a Venezuela con solo tres puntos, producto de un triunfo y nueve derrotas. De esa manera, sin empates, esas nueve caídas se repartieron entre cada uno de los otros competidores, lo que finalmente subió la escala.

Algo parecido a lo que ocurrió para llegar a Rusia. En la previa de la duodécima fecha, Venezuela era novena con 5 puntos y Bolivia, última con 4 (todo después del TAS). Ahí el repechaje se jugó con 26.

Por el lado contrario está Alemania 2006 que en la clasificación de sus primeras once fechas tenía último a Bolivia con 10 unidades y a Chile penúltimo con 13. Al final, el repechaje se disputó con 25 puntos. Una situación similar a lo que ocurre en la actual clasificatoria, donde los altiplánicos suman 9 unidades, en el penúltimo puesto, mientras que el colista Venezuela acumula 7.

Resultados favorables

Pero al margen de lo que se pueda proyectar en la tabla, lo importante es que Chile sume la mayor cantidad de puntos en las últimas siete fechas y que los resultados de sus adversarios lo beneficien. Pese al triunfo sobre Paraguay, todavía hay que hablar de un milagro para ir al Mundial. Así debería ocurrir en la jornada de este jueves, que podría significar otro ascenso en las posiciones.

Hay que partir de la base de que la Selección está obligada a ganarle a Venzuela. Otro resultado echa por tierra cualquier cálculo o especulación a favor. A partir de ahí, la cartilla ideal en esta fecha ofrece resultados que, en el papel, no se alejan de una realidad histórica y deportiva.

En Manaus, por ejemplo, hay que apostar por un triunfo de Brasil sobre Uruguay para evitar la escapada de la Celeste y así estancarla en 16 puntos. De esa manera queda más cerca de la Roja, que debe llegar a 13 unidades en esta pasada.

En Bolivia, el equipo de Martín Lasarte necesita un triunfo del local sobre Paraguay, que hoy solo tiene un par de unidades más que Chile. Lo mismo en Argentina, donde la Albiceleste tiene que vencer a Perú para matar las pretensiones de un rival directo del equipo nacional.

El duelo en Barranquilla es más complicado. Colombia tienen 15 unidades y recibe a Ecuador, tercero con 16. En ese escenario, lo mejor para Chile sería el empate para que ninguno de los dos se escape. Ahora, si gana uno de los rivales, es mejor que el triunfo se quede en casa. ¿Por qué? Porque Chile ya jugó sus dos partidos con los cafetaleros y ya no depende de la Roja darles alcance. Ecuador, en tanto, todavía tiene que presentarse en Santiago (igual que Uruguay). De perder, entonces, queda a la mano del Equipo de Todos.

Son las cuentas que deben sacar los hinchas para no perder la esperanza de ir al Mundial. La irregular campaña rumbo a Qatar obligó a reencender la calculadora. Quedan siete fechas, cuatro de ellas como local para Chile. Ganar cinco de esos partidos es la marca a la que debe aspirar la Selección.

También puedes leer en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.