Chile no sale de la banca

Conte

Alexis y Vidal no tuvieron minutos en el estreno de la fase de grupos. Tanto el Inter como el Barcelona empataron. El Liverpool perdió en Nápoles y el Valencia ganó en Londres.




La Liga de Campeones siempre genera interés, quizás más que cualquier otra competencia. El inicio de la representación chilena en el torneo fue negativo, y preocupa, porque dos de los estandartes de la Roja fueron suplentes. Tanto Alexis Sánchez como Arturo Vidal no jugaron en los empates del Inter y del Barcelona, inmersos en el denominado grupo de la muerte.

Un resultado que no estaba en los cálculos fue el 1-1 de los lombardos con el Slavia Praga, en Milán, porque los checos asoman, en el papel, como los más débiles de la zona F. Recién en los descuentos, los italianos igualaron, premio luego de un flojo segundo tiempo.

Tal como sucedió ante Udinese, el fin de semana, Alexis inició en la suplencia. Pero esta vez no entró. En el clásico 3-5-2 de Antonio Conte, la dupla ofensiva fue de Lautaro Martínez y Romelu Lukaku, ambos anulados por la defensa checa. Para el complemento, el DT optó por Matteo Politano en vez de Sánchez. Peter Olayinka puso la sorpresa abriendo la cuenta (63'). En el segundo minuto de adición, una volea de Nicolò Barella puso el 1-1 final.

"No estoy satisfecho con el rendimiento. El primer responsable soy yo. Este no es el fútbol para el que entrenamos. Necesitamos más personalidad y crecer", declaró Conte tras el duelo. Este sábado, Alexis tendrá una nueva opción de aparecer, nada menos que en el derbi con el Milan.

En el otro partido del grupo estuvo el otro suplente de lujo. Vidal no jugó en el 0-0 del Borussia Dortmund y el Barcelona, un partido dinámico pese a no tener goles. Los alemanes merecieron mejor suerte, pero Ter Stegen fue la figura.

Con Ansu Fati de titular (el debutante más joven del Barça en el torneo, con 16 años y 321 días), Messi inició en la banca. Más tarde ingresó pero no gravitó, como tampoco Griezmann y Suárez. El partido fue de un lado a otro. La velocidad del ataque amarillo le causó problemas a la zaga culé. Pudo ganar, pero Marco Reus falló un penal en los 57'. Ter Stegen lo tapó, aunque el tiro debió haberse repetido porque el golero no tenía uno de sus pies en la línea de meta, como exige el reglamento. El VAR se calló esta vez.

En el resto de los grupos, el campeón partió con un traspié. En San Paolo, el Liverpool perdió 2-0 con el Napoli, con goles de Mertens y Llorente. Otra sorpresa fue la victoria del Valencia sobre el Chelsea, en Londres, con tanto de Rodrigo.

De los restantes jugadores nacionales en la Champions, el único que se prevé titular es Charles Aránguiz, para el Bayer Leverkusen, que recibe hoy al Lokomotiv ruso.

Comenta