El desahogo de los clubes despojados de su estadio: “Si tenemos que perder la categoría por no jugar, lo haremos”

El estadio de Iquique a días de ser inaugurado.

Diez equipos fueron informados anoche que sus reductos deportivos no podrán ser utilizados en la vuelta del fútbol. Mientras Iquique lanza una dura advertencia por los altos costos de trasladarse que pueden hacer quebrar al club, Valdivia trabaja para revertir la situación.


Ayer, cerca de las 22 horas, la ANFP oficializó la lista preliminar de los 19 estadios que podrán albergar los duelos que marcarán el retorno del fútbol profesional. Luego de un exhaustivo estudio de Estadio Seguro, los reductos ahora deberán recibir el visto bueno de la Comisión Médica que los evaluará según los parámetros que les permita cumplir al pie de la letra los protocolos establecidos.

Lo cierto es que los reductos escogidos ya provocan molestia en los equipos que no recibieron buenas noticias. El Nacional y La Cisterna, por ejemplo, quedaron con disponibilidad restringida. Carlos Dittborn (Arica), Tierra de Campeones (Iquique), La Portada (La Serena), Nelson Oyarzún (Chillán) y el Chinquihue (Puerto Montt) quedaron fuera, pese a la modernidad que exhiben sus reductos. Tampoco se registró al de San Felipe, Valdivia, Melipilla, Barnechea y Municipal La Pintana. En la ANFP trabajan para realizar convenios con Hoteles y buses para abaratar costos.

Uno de los equipos más complicados con la situación es Deportes Iquique. El cuadro de la Primera Región no podrá utilizar el Tierra de Campeones porque se encuentra siendo utilizado como hospital de baja complejidad.

Esta situación preocupa profundamente a la dirigencia de los Dragones. “Lamentablemente no existe plan B y no hay otro estadio habilitado en la región. Para Deportes Iquique es inviable perder la localía”, señala el presidente Cesare Rossi, quien también argumenta razones económicas: “No vamos a hipotecar el club por hacer un gasto que no nos da el bolsillo. Si tenemos que perder la categoría por no jugar, lo haremos, pero no haremos quebrar a la institución. Esa es nuestra posición”.

El timonel, además, agrega que hace falta criterio para ponderar la situación. “Es imposible de esa manera poder afrontar un campeonato con los gastos que se vendrán. Es tener sentido común de la situación. También en lo deportivo con tantos viajes el desgaste seria terrible”, sentencia.

Un poco más al norte, Deportes Arica vive una situación parecida. Su presidente, Carlos Ferry, eso sí, niega que el Carlos Dittborn no cumpla con los requisitos para recibir encuentros. “Estoy sorprendido. Nuestro estadio cuenta con todas las medidas sanitarias y de higiene para poder ejercer la localía. Quizás es un tema porque en el estadio municipal hay oficinas municipales, pero están lejanas a la cancha. Le mandé una carta al alcalde para intentar revertir el tema”, expresa.

De no reconsiderarse la medida, el mandamás advierte muchas complicaciones: “El tema de trasladarnos nos complica mucho, demasiado. Tendríamos que movernos a Calama o Antofagasta y todo eso ya es un gasto en buses, en hoteles... También hay que considerar el gasto de arrendar el estadio. La ministra ya les dijo a los clubes que tuvieran la localía que no se les ocurriera hacerse millonarios con los arriendos. Está muy difícil, más aún considerando que nosotros no recibimos dineros del CDF”.

En Chillán estaban al tanto de la negativa que recibiría el estadio Nelson Oyarzún. Ya están en negociaciones para ejercer la localía en el estadio Cap de Talcahuano “No es para nada sorprendente. El estadio está siendo utilizado por un centro de asistencia médica. Nosotros ya habíamos tenido con el Intendente esta información que mientras estuviese esta etapa, no íbamos a poder utilizar el estadio para fines deportivos. Nosotros acatamos las decisiones porque aquí hay un bien común que es mucho más superior que jugar de local. Una vez que se den las condiciones, volveremos a jugar”, dice Hernán Rosenblut, gerente de Ñublense. “Como club hemos hablado de la posibilidad de recibir subsidio de parte de la ANFP, pero hoy lo más importante es poder volver a la actividad. Luego veremos cómo vamos estudiando en conjunto con la ANFP para tener convenios grupales con las cadenas de hoteles, de buses. Hay que hacer un trabajoque ya está bien avanzando por el área comercial de la ANFP”, cierra el dirigente del equipo de Chillán.

En Valdivia, por su parte, hacen esfuerzo por revertir la situación. “Nosotros tenemos esperanza de poder revertir la situación porque contamos con el apoyo del alcalde. Él nos envió una carta diciendo que el estadio puede ser utilizado. Hablé ayer con Milad y él se comprometió a presentar los nuevos antecedentes. Le mandaré la carta del alcalde, más la mía a Milad y a Estadio Seguro”, revela Jorge Salazar, presidente del cuadro sureño.

No contar con su reducto deportivo implicaría en un millonario gasto, que hoy parece muy difícil de asumir. “El estadio de Puerto Montt no está autorizado por el alcalde, Osorno no cumple las condiciones además de todo el riesgo de contagio. Tener tres equipos en la zona sur de Temuco, por ejemplo, sería tener unos gastos elevadísimos. En Valdivia y la Región de Aysén llevamos tres semanas con restaurantes, con cafés, no hemos estado nunca en cuarentena. Entregaremos todos los antecedentes para revertir la decisón”, cierra la cabeza del cuadro de Valdivia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.