Esta vez tampoco: el paso por la Roja de los últimos cinco seleccionadores nacidos en Chile

Lasarte apagó las ilusiones nacionales por tener un compatriota al frente de la Selección. 16 años habían pasado desde la última vez, con Juvenal Olmos, y ya sumarán unos cuantos más. Las últimas experiencias no tuvieron el éxito que deseaban, tanto por el contexto como por los resultados. Aquí, un repaso a todas ellas.


Arturo Vidal clamaba en sus redes sociales por un entrenador chileno para la Selección, pero esta vez tampoco será. Martín Lasarte fue el escogido como nuevo DT de la Roja. Han pasado casi 16 años desde la última vez que un técnico nacido en Chile toma los mandos del Equipo de Todos. Jorge Garcés, César Vaccia y Juvenal Olmos fueron los últimos en ocupar el cargo. Algunas de esas estadías estuvieron marcadas por procesos con un inicio a mitad de camino, bajo rendimiento e, incluso, nóminas sin seleccionados que militaban en Europa por esos años. Un repaso por el contexto y los números de los últimos cinco nacionales a los que les encomendaron dirigir Chile.

1990-1993: Arturo Salah, el de mejor rendimiento

Luego de cuatro años en Colo Colo y tras el título de campeón en 1989, Arturo Salah arribó un año más tarde a la Roja con miras a la Copa América 1991 que se efectuó en nuestro país. En ese torneo finalizó tercero. También disputó la Copa América 1993 en Ecuador, en la que Chile clasificó a la fase final y, al igual que en la versión anterior, fue tercero. El proceso en total duró tres años en los que el emblemático entrenador disputó 23 encuentros, con nueve ganados, seis empatados y ocho perdidos, lo que arroja un rendimiento de un 48%, el más alto de los últimos cinco adiestradores chilenos de la Roja.

2001: Pedro García y una caída libre

La derrota 0-2 ante Argentina en el Nacional, el 15 de Noviembre de 2000, sentenció el proceso de Nelson Acosta al mando de la selección chilena. La ANFP decidió dar un cambio en el camino a Corea-Japón 2002 y el sucesor fue Pedro García, un experimentado del fútbol nacional. Sin embargo, su debut en las clasificatorias fue una contundente derrota 3-1 ante Perú en Lima, y los resultados siguientes no mejoraron para nada. Atrás habían quedado las alegrías de la dupla Za-Sa; la Roja venía en caída libre. Completó apenas tres triunfos, un empate y ocho derrotas en 12 encuentros dirigidos (28% de rendimiento) en el banco nacional. Para el recuerdo quedó la humillante derrota ante Venezuela por 0-2 en Ñuñoa, su último partido en el cargo.

2001: Jorge Garcés asumió un desastre

Con Chile ya sin opciones de ir al Mundial de Corea-Japón 2002, el entrenador de Santiago Wanderers Jorge Garcés asumió hasta el final de las clasificatorias. Fueron solo tres encuentros y sus nóminas estuvieron compuestas en su mayoría por nombres del torneo local, lejos de la ilusión y expectativas de otros procesos. Derrota 2-0 ante Brasil, otra caída contra Colombia por 3-1 y una igualdad sin goles ante Ecuador en el Nacional fueron sus resultados.

2002: La transición de César Vaccia

César Vaccia, de recientes éxitos con la Universidad de Chile en ese entonces, dirigió a la Selección durante en 2002, año en el que la ANFP estaba en búsqueda de un nombre para el proceso a largo plazo pensando en Alemania 2006. Uno de los nombres con los que se especulaba en la época era Manuel Pellegini, quien había obtenido el título en Argentina con San Lorenzo. Al final el Ingeniero arribó a River Plate, y Vaccia se quedó al mando de la Roja durante todo ese año, en el que disputó solo un encuentro clase A: derrota 2-0 ante Turquía que, posteriormente, fue tercera en el Mundial efectuado ese año.

2003-2005: Juvenal Olmos y un proceso que fue de más a menos

Juvenal Olmos fue el último entrenador nacido en Chile que dirigió la Roja. A diferencia de los tres casos anteriores, tuvo la oportunidad de iniciar el proceso clasificatorio para el Mundial de Alemania 2006. Sus buenas campañas con la Universidad Católica lo avalaban y su inicio rumbo a la Copa del Mundo fue muy positivo: igualdad 2-2 ante la Argentina de Bielsa en el Monumental de River y victoria contra Perú en Santiago. De hecho, ese empate ante los transandinos es la última vez que el combinado nacional pudo rescatar puntos por eliminatorias desde ese país. Sin embargo, el rendimiento fue bajando, sumado al desastre de la Copa América 2004 en el que Chile, sin sus principales figuras, cosechó apenas un punto y se despidió en primera fase. En total sumó siete partidos ganados, nueve empatados y nueves perdidos en 25 encuentros, completando un 40% de rendimiento. Al final, la Selección registró siete encuentros sin ganar en las eliminatorias y Olmos fue sacado del cargo. Su sucesor era un viejo conocido: Nelson Acosta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.