José Miguel Sanhueza, nuevo director de Blanco y Negro: “Colo Colo no le debe absolutamente nada a Pinochet”

Sanhueza, en su foto de perfil de WhatsApp.

El sociólogo, que suple a Daniel Morón por el CSyD en la mesa alba, lideró la expulsión del general de los registros del club.




José Miguel Sanhueza, sociólogo de 32 años, está motivado con su llegada a la mesa de Colo Colo, en uno de los dos cupos del Club Social y Deportivo. “Yo estoy en cuarentena y tuve que seguir virtualmente la Junta de Accionistas”, cuenta. Del jueves en adelante, su teléfono no ha parado de sonar.

¿Qué significa ser miembro del directorio?

Todo este proceso de estos años ha sido ir metiéndome en dinámicas y responsabilidades que probablemente no imaginaba cuando iba cuando chico al estadio. Esto lo tomo como un paso más, así como fue haberme incorporado al directorio nacional del Club Social. Lo tomo con humildad y con la claridad de que uno no está por un proyecto personal, sino por uno colectivo que trabaja para recuperar el club para su gente.

¿Qué le parece el actual escenario económico?

Es tremendamente difícil. La pandemia ha producido costos importantes en las instituciones deportivas profesionales en el mundo. Ahora, esto se enfrenta con una gestión histórica, que en lo económico ha sido negativa, que no ha cumplido las expectativas ni las promesas bajo las cuales las sociedades anónimas se impusieron como modelo de gestión en el deporte nacional. ByN ha tenido utilidades en dos momentos: cuando se vendió la millonaria cantera que formó el CsyD y lo que llegó por la venta del CDF. Lo demás siempre fueron números rojos.

¿Cuál es su visión sobre los recortes salariales?

Es evidente que la pandemia ha impactado en la necesidad de hacer ajustes. Por ejemplo, el Barcelona hizo un ajuste de un 70% en los sueldos. Algo había que hacer. La posición nuestra fue siempre construir un marco de acuerdo bajo el cual los ajustes que se hicieran apuntaran a no despedir trabajadores y no tocar sueldos bajos. En definitiva, resguardar la dignidad laboral. Pero tampoco dejar de cumplir obligaciones esenciales del contrato de concesión como el pago de la cuota de la Tesorería. El tema de los jugadores adquirió especial notoriedad y muy a pesar nuestro. Creemos que todavía es posible generar un acuerdo y vamos a trabajar para que así sea.

¿Han conversado con los jugadores?

Es algo que prefiero mantener en reserva.

¿Cómo se sale de esta situación económica?

Me va a tocar interiorizarme un poco más, pero fundamentalmente se sale con compromiso y voluntad de todas las partes. En eso hemos trabajado y esperamos contribuir en lo necesario de esta situación.

¿Cómo fue sacar a Pinochet de la presidencia honoraria?

Me tocó ser vocero de varias agrupaciones ante la asamblea de aprobación. Esa vinculación se hizo a punta de mucha mitología. Colo Colo no le debe absolutamente nada a Pinochet. Nosotros considerábamos que ese nombramiento se hizo en un contexto de una intervención, no lo realizó un directorio nacional democrático ni mucho menos una asamblea de socios y socias constituida democráticamente. En su origen era ilegítimo y así fue entendido y se aprobó de forma unánime sacarlo.

Comenta