La gremial internacional advierte: “Los jugadores tienen derecho a ir a sus selecciones”

Ben Brereton fue uno de los afectados por la negativa de los ingleses -en este caso Blackburn Rovers- de no ceder a los seleccionados para la fecha triple.

El vicepresidente de la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales para América, Carlos González Puche, aseguró que la gremial está en constante comunicación con el organismo internacional y las ligas involucradas. Asimismo, el colombiano aclara que “yo creo que este fin de semana puede estar todo arreglado, al menos con Italia y España”.


La negativa de Inglaterra, España e Italia para no ceder a los jugadores tiene en vilo a las eliminatorias sudamericanas. La FIFA trabaja a fondo para solucionar del tema, vigilada celosamente por la FIFpro, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales.

Así lo explica a El Deportivo el vicepresidente del organismo para América, el colombiano Carlos González Puche. Según el presidente de la gremial de su país, están al pendiente de las negociaciones que se realizan para destrabar la situación.

“Nosotros como FIFpro estamos en contacto permanente con las partes involucradas. Nuestro secretario general está en Qatar, pero desde ahí hemos sostenido reuniones virtuales. Nos comunicamos con la FIFA para ver el tema, estamos pidiendo un pronunciamiento oficial y pendientes de cómo evoluciona el tema”, asegura el director.

Según su opinión, los equipos de esas ligas se han escudado en los órganos administrativos de las competencias para evitar los castigos de la federación internacional.

“Acá, los equipos poderosos se sienten respaldados por sus ligas. Porque la obligación es de los clubes, no de las ligas. Y si te fijas, las que han salido a hablar y a dar la cara han sido las ligas, no los equipos. Porque FIFA no tiene una relación vinculante con las ligas, sino con los clubes, a ellos les caerían las eventuales sanciones. Entonces, el organismo internacional no puede sancionar a las ligas, que han sido las que han respaldado a sus socios en todo momento y que no son las que tienen contacto con los jugadores”, advierte González.

En ese escenario, tampoco olvida la fallida creación de la Superliga, uno de los temas subyacentes en el conflicto, ya que “el tema es también político, porque esos equipos poderosos de estas tres ligas, han tratado de salir de la Uefa y buscar hacer una nueva liga. Con esta actitud, además, las ligas están cobrando a la FIFA todo lo que ocurra el año entrante. Están cuestionando las resoluciones del organismo. Imagínate que el próximo año harán una Copa del Mundo en medio de una temporada europea, en Qatar. Se la están cobrando a la FIFA, sobre todo Inglaterra que fue uno de los perjudicados al no ser elegida como sede del Mundial 2022”.

Los derechos del jugador

Al margen de los problemas que puedan tener las selecciones ante la negativa, los principales perjudicados con este dilema son los propios futbolistas. Al menos así lo entiende la federación internacional.

“Los jugadores quieren ir a sus equipos nacionales y es un problema que está para todos los países sudamericanos. Lo hablamos con el técnico de Colombia, Reinaldo Rueda. Acá el jugador es el jamón del sándwich. Ellos quieren venir y tienen todo el derecho, pero el problema radica en la relación permanente que tienen con sus clubes. Los ponen en la dicotomía, para que ellos pongan la cara, pero qué pasará cuando regresen a los equipos”, advierte el vice de FIFpro América.

Y en ese mismo contexto aclara que “los clubes no pueden sancionar a los jugadores, al menos en el papel. Ellos están cumpliendo el reglamento, si están convocados deben cumplir el acuerdo del estatuto del jugador de FIFA. Los futbolistas pueden apelar al bloqueo que hizo FIFA para no quedarse en sus clubes, porque están convocados. El problema siempre será la relación del jugador con su club”.

En Chile, por ejemplo, el Sifup se prepara para respaldar a los futbolistas que, como Gary Medel, empiezan a manifestar su intención de viajar, asumiendo incluso el costo que implicaría en la relación con sus clubes.

“No podemos evitar el despido de un trabajador. A Gary lo pueden despedir, teóricamente. Pero vamos a prestar toda la ayuda con la gente del sindicato en el país en que está jugando. Es una situación que se puede dar. No podemos evitar que lo despidan, desde el punto de vista laboral, pero sería el equipo el que se pondría en contra de un reglamento. No lo estarían dejando ir a pesar del reglamento que establece que deben hacerlo”, sostiene Gamadiel García, presidente de la entidad que agrupa a los futbolistas chilenos.

La ANFP, en tanto, se ha mantenido en comunicación constante con los seleccionados. En Quilín, en todo caso, superponen la obligatoriedad que la reglamentación impone respecto de la cesión de los jugadores en las fechas FIFA. Por el momento, la única denegación oficial que han recibido en la sede del fútbol chileno proviene de la Premier League. Ni LaLiga ni la Serie A han notificado de sus decisiones a la entidad que rige al balompié nacional.

La Conmebol, en tanto, acordó no referirse a la materia para no dar señales respecto de los pasos que seguirá en el marco del conflicto.

La raíz del problema

La programación de las fechas triples son el gran hervidero de cabeza de los clubes europeos. Y la obligación de tener que hacer cuarentenas tras el regreso al Viejo Mundo terminó por incordiar a las instituciones que perderán más de dos semas a sus figuras. Así, al menos lo resume González Puche.

“El tema que tiene muy molestos a los equipos europeos es la programación de la fecha triple. Desde el principio no era algo conveniente, porque quitaría mucho tiempo a los jugadores, quienes tienen que hacer cuarentenas obligatorias y, finalmente, seguir protocolos que son el doble de extendidos”, dice el director de la gremial colombiana.

Asimismo, reconoce que “Inglaterra es el caso más complicado, porque en ese país todo el mundo debe de hacer cuarentena cuando ingresa. En España e Italia han ido flexibilizando el tema a medida que ha pasado el tiempo. Finalmente, los equipos perderán a sus figuras por más de 15 días”.

Futuro optimista

Sin embargo, en la federación internacional asumen que el problema se solucionará este fin de semana. Si bien la Liga Premier y la Championship endurecieron su postura, el personero de la gremial en América cree que las otras dos competencias cederán a los futbolistas.

“Esto es un juego de poder, pero estamos seguros de que la FIFA conseguirá un acuerdo, al menos con Italia y España. Está viendo el tema con los gobiernos, haciendo contactos, restricciones de cuarentena. Yo creo que este fin de semana puede estar todo arreglado, al menos con esos dos países. Todo es negocio, todo pasa por el dinero”, advierte el ex jugador cafetalero.

Y se detiene, precisamente, en el monetario para explicar las posibles soluciones: “hay otro tema que es económico. Antes, el préstamo de los jugadores para representar a sus equipos nacionales era gratuito. Sin embargo, desde hace seis u ocho años la FIFA comenzó a resarcir en dinero a los clubes, con pólizas de seguros, con mecanismos para retribuir el lucro cesante, constituir garantías, compensaciones. Ya lo hicieron en el Mundial. Los equipos buscan mejores prerrogativas, cómo lograr más beneficios en relación a la utilidad que esto pueda generar”.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.