Las Rojas se toman España

Son nueve las chilenas en la liga de primera división hispana, componiendo la legión extranjera más numerosa, junto con Brasil. En Segunda hay cinco más.


El fútbol femenino en Chile está en otra dimensión. Ha adquirido un nuevo cariz, una mayor atención, sobre todo luego de la Copa América, que catapultó a la Selección de José Letelier a una inédita clasificación al Mundial de Francia 2019 y al repechaje para buscar un cupo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La plataforma sirvió no solo para generar un nexo especial con los hinchas, que llenaron los estadios y otorgaron gran audiencia en televisión, sino que también para que muchas de las integrantes del plantel dieran un paso relevante en sus carreras.

Hoy son varias las que emigraron a competencias de mayor peso. Es cosa de revisar la nómina para los dos amistosos ante Estados Unidos. De las 20 convocadas, 14 militan afuera, ya sea en Europa, América o Asia. Un lugar que se ganó un espacio importante en el radar es España.

La primera división hispana femenina arrancó el fin de semana pasado con una altísima cantidad de extranjeras. Como en ese país el fútbol de damas es semiprofesional, no hay limitantes para fichar a foráneas. Para el inicio del torneo, se contabilizaban 91 futbolistas de 35 nacionalidades distintas (el libro de pases cierra el día 21). Son nueve las chilenas, componiendo la legión extranjera más numerosa del certamen, junto con Brasil.

Las nueve son Karen Araya y Francisca Lara, en el Sevilla; Bárbara Santibáñez, Yesenia López y Geraldine Leyton, en el Sporting Huelva; Carla Guerrero y Camila Sáez, en el Rayo Vallecano; Yanara Aedo, en el Valencia, y Ámbar Soruco, en el Logroño.

Esto no se queda acá. En segunda división hay cinco más: Rocío Soto y Su Helen Galaz, en el Zaragoza; Sofía Hartard, en el Alavés; Fernanda Pinilla, en el Córdoba, y Ana Gutiérrez, en el CF Cáceres.

“Sabía que éramos nueve, lo que no sabía era que éramos las más numerosas. Es buenísimo”, comienza diciendo a La Tercera Karen Araya, una de las capitanas de la Roja, quien pasó del Gremio Osasco Audax de Brasil al cuadro andaluz. “Yo siempre había querido jugar en Europa, pero llegó primero la opción de Brasil y la acepté. Fue una experiencia con mucho aprendizaje. Eso y la Selección me ayudaron a fichar en un club de España; es un gran logro”, sostiene la mediocampista. La gestión de Edgar Merino, el representante de un porcentaje importante de las seleccionadas, también explica esta explosión.

Insertándose en el fútbol hispano, Araya ya comienza a notar las distancias existentes con el balompié sudamericano. “Existe una clara diferencia en la parte física. Quizás en Sudamérica nos centramos mucho más en lo técnico-táctico y acá (en España) es más completo. Hay profesionales en todas las áreas, sin dejar fuera lo comunicacional y organizativo. Es un trabajo realmente completo”, afirma. En el Sevilla disponen de preparador de porteras, fisioterapeutas y psicólogo deportivo, además del cuerpo técnico tradicional.

El elenco más cosmopolita es el Sporting Huelva, con 11 extranjeras, de las cuales tres son chilenas. Enfrenta su decimotercera campaña consecutiva en la máxima categoría. El hecho de recibir a futbolistas de muchos países (tres ucranianas, una argentina, una paraguaya y una brasileña, entre otras) no implica tener un fuerte poder económico. Más bien, es lo contrario. La escasez de recursos también genera buscar en sitios emergentes, como Chile.

Más allá de las razones, el salto hacia una competencia de más peso permite otro tipo de roce, de cara al sueño de la Roja: el Mundial de Francia.

“Esto responde a que las chicas llevan trabajando más de 10 años a un alto nivel. Es un momento especial, porque se les reconoce el esfuerzo. Haber tenido la Copa América cambió la mente de muchas personas ligadas al fútbol. Para ellas significó una validación de su trabajo y esto pone una perspectiva distinta a futuro. Da una oportunidad única no solo con miras al Mundial, sino que también para que sea un trabajo serio sostenido en el tiempo”, declara Camila García, presidenta de la Asociación Nacional de Jugadoras (Anjuff) e integrante del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Futbolistas (FIFPro).

Además, involucrarse en otros mercados permite que se dediquen por completo a la actividad. “Su mayor anhelo y tranquilidad es dedicarse al ciento por ciento en lo que les gusta, para elevar el nivel, y nos conviene que así sea. Es una buena oportunidad para expandirse y transformarse en una plataforma importante”, añade García.

Luego de la gira norteamericana, Araya retornó a Sevilla y esta semana fue presentada oficialmente. “Después de la Copa se abrieron muchas puertas para las chilenas, eso le da un plus importante al fútbol femenino”, sentencia la puentealtina, una de las nueve integrantes de la legión de las Rojas.

Seguir leyendo