Los laicos piden ayuda divina

Leandro Benegas

A petición del plantel y para que espante los fantasmas de la B, la U construye en el CDA, a un costado de las canchas de entrenamiento, una gruta con la efigie de la Virgen del Carmen. El riesgo del descenso desata la búsqueda de soluciones en el club que poco o nada tienen que ver con el balón, incluso con medidas que contrastan con su naturaleza aconfesional.




El club laico se vuelve católico como medida desesperada para escapar del descenso. La U ha caminado en la cornisa durante gran parte del torneo. Kudelka, Arias y ahora Caputto han intentado diversas fórmulas en la cancha para escapar de la B. Y nada ha dado resultado. Por eso es que ahora la ayuda se busca fuera de la táctica, la pizarra y los videos. Los azules echan mano a la fe, el esoterismo y todo lo que pueda reforzar la mente. La búsqueda de respuestas es interna, pero al CDA han llegado todo tipo de ofrecimientos para revertir la situación. No necesariamente se cree en las fórmulas, pero por si acaso.

Dentro de las cosas de autoayuda y por una petición desde el primer equipo, en el búnker estudiantil se ha construido una gruta con la Virgen del Carmen, a un costado de las canchas de entrenamiento del primer equipo. Desde el martes es posible apreciar los trabajos por todos quienes observen las sesiones de prácticas de la U. La virgen no estará escondida y acompañará al plantel de aquí en adelante.

Desde la dirigencia aseguran que a esta altura, todo es posible: "Si nos piden algo, lo evaluamos", explican. Y es que hasta ahora, más que la cancha, todo apoyo es mental, como aseguran.

No es lo único extrafutbolístico que han hecho los azules para ayudar a espantar los fantasmas de la cabeza de los jugadores. Por ejemplo, cuando aún estaba Arias, se les llenó el camarín de fotos de funcionarios del CDA con un mensaje de esos mismos trabajadores escrito más abajo. La idea era reflejarle al plantel que todo el club está con ellos. A los jugadores les gustó mucho el gesto y algunos se llevaron las fotos a sus casas.

Y como esa se han hecho más actividades, algunas con mejores resultados que otras: en el último banderazo previo al Superclásico los familiares y funcionarios entraron a la cancha a darle el respaldo al plantel y antes, en el choque con Huachipato de marzo, las mismas personas hicieron un pasillo entre la puerta del camarín y la salida a la cancha.

La situación azul es tan compleja, que hasta el CDA han llegado todo tipo de ofrecimientos: desde expertos en limpieza de aura hasta iriólogos, que buscan en el ojo humano el origen embriológico común con el sistema nervioso central para proyectar este sistema hacia la superficie como un órgano de los sentidos.​

Varios de esos ofrecimientos han sido rechazados. Cuentan en la U que constantemente les están regalando "mil tipos de ayudas". Pero también dicen que el plantel está agobiado con tanta colaboración. Que algunas han sido una presión extra y que no todo suma. Que mucha agua mata a la planta.

Psicólogo y coach

Además, el cuerpo técnico y los futbolistas tienen a disposición el sicólogo y el coach del club. Eugenio Lizama y Ricardo Figueroa, respectivamente, están permanentemente trabajando con el equipo. Aunque desde hace un tiempo las charlas individuales referidas a lo que se aproxima en el siguiente partido, las asumió el entrenador y ya no los especialistas.

La dirigencia, por ahora, no se inmiscuye más que en responder a las peticiones esotéricas y mentales. Con los jugadores solo tienen conversaciones de pasillo, pero con Caputto el diálogo es a diario. Todo sea para encontrar soluciones para salir del fondo de la tabla.

A las puertas del infierno, los laicos piden ayuda divina.

Comenta