Magnus Norman: "Massú siempre anda de buen humor; llena de energía entrenar con él"

MAGNUS NORMAN

Foto: Sebastián Varela

Uno de los entrenadores más exitosos de este tiempo, quien llevó al tenista suizo a destacar en la era del ‘Big 3’, no está ajeno a la previa de la serie que puede llevar el próximo mes a su país a un sitial que no explora hace ya ocho años.




Antes de ponerse al mando del entrenador Magnus Norman (43), el suizo Stan Wawrinka era un tenista sin grandes títulos. Ya con el sueco en su equipo, se convirtió en un jugador de logros excepcionales: tres Grand Slams -sólo le falta Wimbledon-, la Copa Davis con Suiza y el número tres del mundo como mejor ránking. Logros que sitúan a Norman como uno de los entrenadores más exitosos de la última década. En entrevista con La Tercera, anticipa la serie que su nación disputará ante Chile en Estocolmo el 6 y 7 de marzo. No estará en suelo nórdico para la fecha, ya que se encontrará en Estados Unidos con su pupilo preparando Indian Wells y Miami, pero de cualquier manera estará pendiente.

¿Cree que Wawrinka puede ganar otro Grand Slam a los 34 años?

Es muy difícil. Cuando comenzamos a trabajar juntos, la meta nunca fue ganar un Slam, sino sacarle su mejor tenis y que obtuviera la confianza necesaria para poder contener sus emociones. Así, cada segunda semana de los torneos grandes, llegaría con chances de hacer algo importante. Es un tenista que juega en la época de los mejores de la historia, Rafa, Roger, Novak, Andy, y siempre ha estado un paso detrás de ellos. Estar sano, fortalecer su confianza y darle pelea a los top fue lo que siempre nos hemos propuesto. En los últimos años no ha jugado mucho contra los de arriba, así que lo extraña y tiene hambre de enfrentarlos.

Si no era un objetivo ganar un grande, ¿Qué lo llevó a ganar tres?

Es muy fuerte de cabeza. Saca su mejor versión en los partidos importantes y no se arruga. Tiene golpes espectaculares, pero ha ganado tanto gracias a su cabeza. Yo que jugué una final de major, aquella en Roland Garros contra Gustavo Kuerten en 2000, puedo decir que los nervios que se sienten son muchísimos. Pero Stan es bueno en eso. Un experto manejando la presión.

¿Qué le dio usted a su tenis?

Le ayudé a ganar, porque antes de que todos supieran que es un jugador fantástico, le faltaba esa pizca a su juego que le hiciera ganar. Lo impulsé a que fuera un ganador.

¿En qué escalón sitúa a Wawrinka entre los tenistas de este tiempo?

Ha sido un fuerte competidor en la mejor época que ha tenido este deporte. Tiene los mismos Slams que Murray, pero Andy ha sido muy consistente, fue número uno, top 5 por mucho tiempo y ha tenido una mejor carrera que él. Después del Big 3 y de Murray, Stan es el más grande.

¿Dirigiría a algún joven?

Me encantaría. Llevo siete años ya con Stan y a estas alturas somos como un matrimonio que está más que acostumbrado a convivir con el otro. Se torna cada día más duro el desafío, porque Stan se pone más viejo y los jóvenes comienzan a ser cada día mejores. Cuando mi trabajo termine con él, me motivaría dirigir a alguno de esta generación, que está muy fuerte.

¿Alguno en especial que sea de su agrado?

Kyrgios, Zverev, Ymer, Mmoh, Coric. Se viene una época muy entretenida en el tenis.

Precisamente los jóvenes serán los protagonistas de la serie de Copa Davis entre Suecia y Chile.

Será un momento especial para el tenis sueco, ya que si logramos ganar, rompemos varios años sin estar entre los mejores. 2012 fue la última vez que disputamos el Grupo Mundial, por lo que clasificar a Madrid es sin duda algo muy deseado. Suecia tendrá una tremenda ventaja al jugar de local. Los dos hermanos Ymer conocen como su casa el club que recibirá la serie, siempre han practicado ahí. Además, que sea indoor más les beneficia. Creo que la cancha no será muy rápida ni tampoco lenta.

¿Qué opina sobre el equipo chileno, partiendo por su número uno?

Cristian Garin me gusta mucho. Es muy, muy duro sobre arcilla. Stan lo enfrentó en Roland Garros, y si ganó en tres sets fue porque hizo un muy buen papel. Aún así, es un peligrosísimo jugador de arcilla. En cemento todavía debe mejorar, pero de todas maneras será complicado para los Ymer enfrentarlo, ya que creo que la velocidad de la cancha no le va a venir tan mal. Sin dudas, él tiene el favoritismo frente a ambos suecos.

¿Y qué significa la ausencia de Nicolás Jarry en esta serie?

Obviamente es una gran desventaja para los chilenos, porque aunque no venía bien, si andaba prendido con el servicio iba a ser muy difícil ganarle. ¿Quién es el siguiente chileno en el ránking?

Alejandro Tabilo, quien pasó la qualy de Australia y perdió en segunda ronda con Isner.

Cierto. Vi el partido, ya que el que ganaba de ahí iba a jugar contra Stan. Chico zurdo, me gustó su estilo.

La dupla técnica de Chile compartió época con usted.

Massú y Ríos son tremendos capitanes. Jugué buenos partidos contra ambos en mi época de tenista. Nicolás está haciendo un espectacular trabajo con Dominic Thiem, es un agrado practicar con él. Dominic y Stan se llevan bien y Nico siempre anda de buen humor, nos gusta un montón, así que los entrenamientos con ellos siempre nos llenan de energía. A Marcelo hace tiempo que no lo veo. Si se lesiona algún jugador, ellos podrían entrar a la cancha.

¿Cómo ve a Robin Soderling capitaneando a los suecos?

Será interesante verlo dirigir. Tiene la vara alta porque viene a reemplazar a Johan Hedsberg, que fue muy exitoso al mando. Creo que Robin es la persona ideal para tomar esa posta. Ojalá le vaya bien.

¿Y a los hermanos Ymer?

Mikael está un pasito más delante de Elías ahora. Es un jugador muy inteligente, súper rápido, y que se apoya bastante en sus habilidades defensivas. Ha trabajado últimamente su juego ofensivo, y ahora busca más winners con la derecha, además de haber desarrollado bastante su servicio. Lo comparo con Mats Wilander, por la inteligencia que demuestra tener para plantear los partidos. Tiene la habilidad de frustrar al rival. Cuando era más joven era un poco flojo, a diferencia de su hermano mayor, el más trabajador del equipo. Elías es un tenista de poderoso drive, sólido con el revés. A su servicio le falta. Hace cinco años clasificó a todos los majors con solo 18 años y se le veía futuro, pero desde entonces que no ha progresado mucho. Realmente espero que siga metiéndole al trabajo duro y que no pierda la motivación.

A propósito de Soderling, en Chile siempre se le recuerda por ese partido que le ganó a González en las semifinales de Roland Garros cuando usted era su entrenador.

Fue un torneo fantástico para él, donde venció a Nadal en octavos, a Davydenko en cuartos y luego a Fernando en semis. Estaba jugando un tenis espectacular, y en ese partido, que estaba para cualquiera, anduvo fuerte física y mentalmente en el quinto set. Estaba quiebre abajo en ese último set y pudo darlo vuelta. Fue dramático.

Ahí fue cuando usted, desde las gradas, le dijo a su dirigido que fuera más agresivo, que subiera a la red a cerrar los puntos.

La verdad no lo recuerdo. Eso es coaching, que no está permitido, y yo no hago eso...

Vamos, no le creo.

Es que el coaching no está permitido en el tenis, así que yo no lo hice, no me acuerdo (ríe pícaramente). Robin comenzó a meterle presión a Fernando y dio resultado. Fue muy agresivo al final de ese partido y por suerte lo pudo ganar.

¿Debería permitirse el coaching en la competencia masculina?

No soy partidario de que los entrenadores entren a la cancha, lo que de seguro no se dará por ahora, pero de alguna manera tenemos que acordar legalizarlo, porque casi todos hablan con sus jugadores desde la grada durante los partidos. En lo personal, soy más tradicional. El tenis tiene esa cosa única que es una batalla muy solitaria. El tenista tiene que arreglárselas como sea para hallar su camino, lo que se perdería si se permite el coaching. Soy más a la antigua y no me gustaría ver a los entrenadores en la cancha.

¿Volverá Suecia a vivir sus glorias pasadas?

Partimos de nuevo con los hermanos Ymer y con Rebecca Peterson en las mujeres. El éxito se asoma levemente, veremos qué pasa en esta década.

Comenta