Allamand, el exrostro del Rechazo, busca dar vuelta la página tras la derrota

Foto: Mario Téllez / La Tercera.

El canciller busca dejar atrás los resultados del plebiscito, frente al que fue una de las principales figuras de la postura perdedora. En el oficialismo dicen que se concentrará en su agenda en el ministerio e intentará inmiscuirse -al menos públicamente- lo menos posible en los próximos desafíos que se abren para el sector.




“Yo no siento que exista, cuando ha habido un acto tan importante, ningún fracaso personal”. Con estas palabras, el canciller Andrés Allamand se refirió el domingo, en el patio de Los Naranjos de La Moneda, al resultado del plebiscito, en el que ganó con una amplia mayoría el Apruebo.

El titular de Relaciones Exteriores, quien fue uno de los rostros del Rechazo más emblemáticos de Chile Vamos, descartaba con un semblante serio que esto fuera una derrota personal. Ese día, además, el ministro había seguido en el patio de Las Camelias de Palacio -junto a sus pares del gabinete- el proceso del conteo de votos. Fue en esos momentos cuando varios ministros dicen que lo vieron aislado y con “cara larga” cuando se iban dando cuenta de los cómputos, aunque otros personeros del Ejecutivo comentan que lo vieron igual que siempre y que compartió con varios.

Más allá de eso, Allamand dijo también ese día que “ahora empezamos una nueva etapa, vamos a dejar atrás las diferencias y vamos a trabajar unidos para ser un aporte en el proceso constitucional”. Justamente, esas palabras dan cuenta de la nueva apuesta que busca el exsenador, una especie de rearme -afirman en el oficialismo- que tendrá el titular de RR.EE. tras la derrota del Rechazo.

En su entorno sostienen que Allamand busca dejar atrás esos resultados y no ser el único al que se le vincule con esa derrota, ya que también habían otras autoridades del gobierno que defendían el Rechazo, como los titulares de Interior, Víctor Pérez, y de la Segegob, Jaime Bellolio, entre otros.

En ese sentido, si bien el canciller desde que asumió en el gabinete dio un par de entrevistas reforzando su postura sobre el Rechazo y luego se volcó a los temas de Cancillería, su idea ahora es dar vuelta la página, dedicarse 100% en lo público a su agenda de Relaciones Exteriores y dejar atrás el “estigma” de su postura frente al plebiscito. De hecho, esta semana ha estado trabajando junto a su equipo en cuáles serán las prioridades de su cartera. Esto, en paralelo a explicar en el exterior los resultados y el proceso constituyente que se abrió en el país.

Así, entre los principales focos de Allamand están -afirman en el gobierno- cómo reimpulsar la agenda ambiental pre estallido que tenía el Ejecutivo. Y uno de los hitos será la participación del Presidente Sebastián Piñera, el próximo 12 de diciembre, en un acto por el aniversario del Acuerdo de París, junto a Boris Johnson y Emmanuel Macron, entre otros líderes.

Asimismo, el canciller está impulsando los tratados de libre comercio con India, Brasil y la Unión Europea; y también viendo cómo se retomará la agenda internacional con las giras. La idea, en principio, era partir este año con un viaje a China, pero por el Covid-19 no se podrá concretar ese plan. Así, el objetivo es reiniciarlas el próximo año.

Con esos planes en mente y luego de la dura derrota que sufrió el Rechazo en la consulta nacional, las mismas fuentes dicen que Allamand -al menos públicamente- no intentará figurar en posicionarse con fuerza en la búsqueda de candidatos o contenidos para la convención constitucional, uno de los principales desafíos que se abren ahora para la centroderecha.

De hecho, este es un tema que ha conversado con algunos diputados de RN -Luis Pardo, Diego Schalper y Tomás Fuentes, entre otros-, a quienes les ha transmitido sus intenciones de potenciar su rol en la Cancillería. De todas formas, hay quienes sostienen que el ministro seguirá intentando influir en algunos candidatos y en el contenido para una nueva Carta Fundamental, pero de manera más soterrada.

Asimismo, en el sector de los parlamentarios del Rechazo hay quienes buscan desmarcarse un poco de la figura de Allamand, ya que consideran que quedó muy identificada con el Rechazo y que la apuesta de ellos es poder enfocarse en los contenidos. Además, aspiran a tender puentes con rostros del Apruebo, por ejemplo, con el ministro de Defensa, Mario Desbordes, quien es considerado uno de los grandes ganadores tras el plebiscito y con quien Allamand se ha visto enfrentado no solo por estos comicios, sino que también por las elecciones internas de RN.

En ese sentido, en algunos sectores de RN sostienen que Allamanad ya cumplió una etapa y que ahora le toca a las nuevas generaciones. Eso sí, son varios los que lo siguen considerando un referente. "Andrés Allamand es un referente de la centroderecha, su liderazgo y opinión son muy importantes, y con él desarrollamos un trabajo programático para los contenidos constitucionales que será muy gravitante en la etapa que se inicia, pero hoy él está en su rol de canciller y los parlamentarios estamos trabajando activamente en el proceso que se inicia ", dice el diputado Pardo.

Como sea, en el sector del Rechazo el diagnóstico es duro y asumen la derrota porque no fueron capaces ni siquiera de alcanzar un 25% de las preferencias, cuando la apuesta era al menos obtener un 35%.

Por estos días han hecho ese análisis más fino y, en principio, coinciden en que hubo un incremento de los votantes menores de 25 años que no supieron conquistar, que en comunas del sur -donde tradicionalmente tienen un voto duro- no concurrieron a sufragar y que en zonas como Providencia y Ñuñoa también sufrieron bajas.

En esa línea, una idea que tienen en mente ahora es intentar capitalizar algo: creen que los del sector del Apruebo del oficialismo los necesitarán en algún momento para conquistar al electorado más duro. De todas formas, en ese sector afirman que igual esperan tener una reunión con Allamand y hacer un diagnóstico más acabado de lo que ocurrió en la votación del domingo pasado.

Quienes han hablado con el canciller en las últimas horas dicen que, pese a todo, lo ven tranquilo. Y recuerdan el gesto que tuvo el Presidente Piñera con él tras el plebiscito. En la actividad con Chile Vamos en Vitacura, el Mandatario recordó durante su discurso que fue el ministro de RR.EE. quien, años atrás, le aconsejó ser candidato a senador.

Si bien los dos han estado muchas veces en veredas opuestas y son calificados como “eternos rivales”, en el Ejecutivo afirman que la relación entre ambos está siendo fluida; que Allamand va regularmente a la casa de Piñera y que, de hecho, vieron juntos -el 22 de octubre- uno de los debates presidenciales de Estados Unidos, instancia en la que aprovecharon de hablar de política y de lo que se esperaba para la jornada del referéndum.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.