El testimonio del testigo clave en caso de Álex Núñez, fallecido en 2019 tras presunta golpiza policial en Maipú

Yolanda Sandoval, la madre de Álex Núñez, visitando a su hijo en el cementerio Manantial.

Se trata de un amigo de la víctima, Álex Núñez, quien estuvo con él ese día y vio a los lejos cómo funcionarios que llevaban uniformes de Fuerzas Especiales de Carabineros, le pegaban. “Observé como tres carabineros golpeaban con lumas y patadas a una persona en el piso en posición fetal”, dijo. Sostuvo ante la Fiscalía que por la adrenalina del momento salió corriendo y que al día siguiente se enteró que su amigo estaba grave. Lamentó no recordar ningún otro detalle de los presuntos agresores.




Álex Núñez (40) falleció el 22 de octubre en la ex Posta Central, dos días después de haber recibido una golpiza en Maipú. Su muerte es uno de los dos casos ocurridos en el marco de la crisis social, en que el deceso sería atribuible -según indaga el Ministerio Público- a un accionar de Carabineros.

A diferencia de otros casos emblemáticos, que están en el listado de indagaciones por violaciones a los derechos humanos durante la crisis social, en que ya se formalizaron a los presuntos responsables -como el de Gustavo Gatica y Fabiola Campillai-, en la causa de Núñez ha sido difícil para la fiscalía dar con los responsables. De hecho, el mismo exdirector general de Carabineros, Mario Rozas, declaró en su testimonio judicial por este caso abordó sobre la dificultad para encontrar a los responsables: “Contamos con muy poca información como para avanzar en el sumario”.

Los investigadores cuentan con los antecedentes aportados por la familia que apuntan a que Núñez antes de morir les dijo que las lesiones que tenía -y que luego le provocaron la muerte- habían sido provocadas por carabineros, pero hasta hoy no existía en el expediente judicial ningún testigo de esta presunta golpiza. Esto, hasta el 16 de marzo de 2020 cuando la Policía de Investigaciones dio con la persona que estuvo con la víctima momentos antes del hecho que se indaga, testimonio que por casi un año permaneció en secreto. Para la PDI no fue fácil llegar al testigo.

Según el informe policial enviado a la fiscalía el 23 de septiembre pasado, contaban con el testimonio de una amiga de Núñez, Natalia Pérez Velasco, quien señaló a la PDI que los padres de Álex le habían comentado que ese domingo él se había reunido con un amigo. “Resulta crítico para la investigación determinar la identidad de la persona que acompañaba a la víctima ese día, toda vez que no se han ubicado otros testigos que aporten datos de relevancia para identificar a él o los autores del hecho. De acuerdo a la información que se ha entregado reservadamente a la investigación, la persona que acompañaba a la víctima ese día sería: un hombre que vivía en situación de calle apodado el pelado David, de entre 30 y 35 años, simpatizante del movimiento punk, eventualmente podría tener órdenes pendientes y de ahí su recato a presentarse ante la policía o fiscalía”, dice el documento. Finalmente, luego de una serie de diligencias, la PDI llegó al testigo clave llamado David Uribe Rubilar.

“Recuerdo que el 20 de octubre me junté con Alex muy temprano, alrededor del mediodía para compartir unas cervezas en una plaza”, dijo Uribe, quien señaló haber sido hace años vecino de la víctima cuando vivían en la Villa Américo Vespucio, Maipú. Luego, indicó que ambos siguieron en contacto, haciendo trabajos de construcción en conjunto.

El día de la golpiza

El relato de Uribe continúa y apunta a que ese día a las 13.00 se trasladaron a otra plaza porque las manifestaciones cerca del Metro El Sol se empezaron a intensificar en el sector donde estaban por la llegada de un furgón policial. Llegaron a un parque que llamó “Del 14″, que se ubica a un costado del Zanjón de la Aguada. Sostuvo que luego cerca de las 16.00 volvieron a la misma plaza donde se juntaron en un principio y que a las 19.00 decidieron irse a la casa de Álex porque volvieron a intensificarse las protestas. Señaló que él quedó en ir a la botillería a comprar más cervezas, mientras Álex se iba a su hogar. “Calculo que me separé de Álex 40 a 45 minutos, pasado este tiempo, me dirigí a la casa de Álex pero no estaba. Asumí que quizás estaría en el parque ‘Del 14′, el que recorrí de punta a punta no encontrando a Álex, por lo que volví nuevamente a la plaza”, declaró.

Aseguró que se encontró con dos amigos, hasta que a las 20.15 vio “una gran cantidad de manifestantes que salió corriendo por la calle Juan José Rivera y calle Río Colorado, quiénes eran seguidos por cerca de 20 carabineros. Salí de ahí y corté camino por la caletera en dirección al metro, cuando frente al pasaje Juan José Rivera, observé cómo tres carabineros golpeaban con sus lumas y patadas a una persona que se encontraba en el piso en posición fetal”. Agregó que “reconocí inmediatamente sus vestimentas, unas zapatillas marca Nike, de color blanco y azul caña alta y unos pantalones caqui, tipo verde o café muy desgastados, esas prendas eran las que usaba Álex Núñez ese día, sin embargo, debido a la adrenalina seguí corriendo y quise pensar que no se trataba de Álex, llegando a la ruca donde pernoctaba”.

Indicó que al otro día se enteró por un amigo que Álex estaba muy grave y fue a su casa. Relató que “no puede observar mayores detalles de los funcionarios (...) solo puedo presumir que por el uniforme que portaban pueden ser Fuerzas Especiales, pues recuerdo claramente que vestían armaduras y cascos”.

Contradicciones en versión policial

Además, la investigación cuenta con el testimonio de la carabinera que estuvo por primera vez a cargo de este sumario, quien declaró el 14 de diciembre de 2020. Se trata de la mayor Patricia Bonilla Olivares, quien en octubre de 2019 trabajaba en la Fiscalía Administrativa De Santiago Central.

Dijo no recordar detalles del sumario, ni cómo estableció que la golpiza había sido ejecutada en la intersección de las calles Juan José rivera con las vizcachas. “Respecto a los funcionarios de Fuerzas Especiales que se encontraban en el lugar de los hechos, recuerdo haber entrevistado a quien estaba a cargo de un piquete, no recordando el nombre del funcionario”, indicó.

Al final de su declaración señaló: “Hubo contradicciones en las declaraciones de los efectivos policiales, los cuales no me permitieron pronunciarme respecto a sus posibles responsabilidades”, dijo y agregó que “no estoy protegiendo a ningún miembro de carabineros”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.