El tour del golpe del 73, paseos y mapas: La reinvención de Giorgio Martelli tras cumplir su sentencia

Imagen AA3E6012-1

El operador político Giorgio Martelli.

Las revelaciones de Leo Pinheiro, uno de los hombres fuertes de OAS, sorprende al ex recaudador de las campañas de Frei y Bachelet, en pleno proceso de reinvención para dejar atrás complejos años en lo laboral y en lo personal.




Este mes, el geógrafo Giorgio Martelli irá por última vez al centro de reinserción social de Gendarmería, ubicado en Américo Vespucio 645, Ñuñoa, a firmar por la condena en el caso SQM. El ex recaudador político de la campaña de Michelle Bachelet, en 2013, fue acusado de participar en un mecanismo de pagos irregulares junto al ex gerente general de la minera no metálica, Patricio Contesse, por lo que recibió recibió una pena de 800 días y multa de $2,8 millones.

Tras el duro golpe de haber sido sindicado como el único recaudador de Bachelet, en los últimos años Martelli comenzó a reinventarse a través del turismo y la cartografía.

Hoy ofrece –a través de empresas y varias aplicaciones - un tour del Golpe de 1973. El recorrido liderado por él, parte en las afueras de La Moneda donde relata una breve historia del bombardeo, luego el tour continúa hacia el Paseo Bulnes donde Martelli muestra algunas perforaciones de bala que aún permanecen en algunos edificios de las Fuerzas Armadas.

La segunda parada es en calle Londres N° 38, un recinto de detención y tortura ubicado a una cuadra de la sede del Partido Socialista. Ahí el geógrafo narra lo sucedido con las violaciones a los derechos humanos. El tour termina con un recorrido en el Museo de la Memoria, en Quinta Normal.  

Pero este no es el único tour que ofrece hoy su empresa. También realizó un paseo en Motorhome a ver el pasado eclipse en La Serena y otros recorridos gastronómicos extranjeros.

"Nunca he trabajado ni he apoyado actividades ilegales de esta empresa (OAS) en Chile"

Paralelamente, el ex secretario ejecutivo de la Asociación Chilena de Municipalidades comparte una casona en Av. Ricardo Lyon donde junto a un grupo de colegas realizan encargos de mapas de cualquier sector del país, levantamiento de datos y estudios sobre riesgos naturales.

Por ello, las revelaciones de Leo Pinheiro, uno de los hombres fuertes de OAS (empresa constructura brasileña), quien aseguró que se entregaron $100 millones de pesos para la campaña presidencial de Michelle Bachelet, en el año 2013, sorprende a Martelli en pleno proceso de reinvención y de dejar atrás complejos años en lo laboral y en lo personal.

Cercanos a Martelli señalan, sin embargo, que lo publicado hoy por Folha de Sao Paulo, no es nuevo, ya que La Tercera –en julio de 2018-  dio cuenta de acercamientos de la firma brasileña con militantes del PS, PPD y ex ministros de la administración de Michelle Bachelet, por lo que Martelli recibió pagos.

En esa oportunidad, el ex integrante del equipo recaudador de Bachelet a través de una declaración pública, dijo que "mi vinculación con OAS fue, en primer lugar en el año 2009, con el fin de explicarles la legalidad del sistema de financiamiento reservado en campañas electorales, como lo prueban los mensajes publicados".

"Posteriormente, en el año 2014, ya terminada la campaña presidencial de ese entonces, desarrollé actividades profesionales para OAS en el marco de obras de construcción que esta empresa llevaba a cabo en forma legal en Chile, contratada bajo el gobierno del entonces Presidente Piñera", agregó.

En el documento, manifestó que "nunca he trabajado ni he apoyado actividades ilegales de esta empresa en Chile", pero reconoce tanto los correos como las gestiones de lobby para OAS, e incluso un vínculo laboral.

"Los correos que se exhiben en 2009 muestran claramente que como parte de mi colaboración en la campaña presidencial del Presidente Frei, y por instrucciones de su comando, yo le informé al entonces representante de OAS en Chile, el mecanismo legal y formal de aportes reservados que cualquier empresa chilena (como era OAS Chile) debía conocer", expresó Martelli.

En ese sentido, agrega que "estos correos muestran contactos de dicho representante con diversos ministerios con el fin de ofrecer sus servicios en Chile, como lo hacen muchos profesionales, lo que se hizo de un modo similar a lo que hoy regula la ley del Lobby, inexistente en esa época".

Comenta