Telefonazos a senadores: Boric activa contactos y refuerza su apuesta por alcanzar acuerdo de reformas antes del plebiscito

El Mandatario ha tenido una serie de diálogos con senadores como Jaime Quintana, Ricardo Lagos Weber y Juan Ignacio Latorre. En esos intercambios, el Jefe de Estado -según fuentes que han conocido de su tenor- ha admitido que si no se dan señales claras para despejar las dudas que tiene parte importante del electorado, el Apruebo reducirá aún más sus posibilidades de imponerse en los comicios de septiembre.




Las posibilidades y márgenes de un eventual acuerdo que comprometa reformas al texto constitucional que será plebiscitado el próximo 4 de septiembre. Con esa inquietud, el Presidente Gabriel Boric ha activado una serie de conversaciones con senadores oficialistas en los últimos días. Y lo ha hecho, precisamente, luego de dar un giro significativo sobre el dilema de si esa señal debía darse antes o después del referéndum, lo que ha mantenido enfrentadas a sus coaliciones.

El Mandatario cambió su postura inicial -que era acorde a lo que postulaba Apruebo Dignidad y que apuntaba a que ese pacto debía darse después del referéndum-, al instar al oficialismo a llegar a un acuerdo antes de los comicios. “No solo lo veo viable, sino que también lo insto”, dijo este lunes pasando a respaldar la posición que había defendido hace varias semanas el Socialismo Democrático. Y si bien la discusión ha estado radicada en las directivas de los partidos, el Jefe de Estado también ha pedido opiniones a figuras del Congreso con el objetivo de sondear posturas e instar a avanzar en un pacto.

Boric ya definió que hará todo lo posible -dentro de los márgenes que tiene su cargo- para que sea el Apruebo el que se imponga, lo que ha quedado de manifiesto tanto en su intenso despliegue por más de 20 comunas en las que ha leído pasajes de la propuesta y ha firmado ejemplares, como en ese llamado en que -admiten en el oficialismo- se jugó un importante capital político.

Por lo mismo, y consciente de los riesgos que ha asumido, Boric ha tomado el teléfono varias veces para conocer la mirada de quienes -por ejemplo- junto a él negociaron el acuerdo del 15 de noviembre de 2019. Uno de ellos, según explican en el oficialismo, es quien en esa época presidía la Cámara Alta, el senador Jaime Quintana (PPD).

Jaime Quintana

Y si bien en sus entornos descartan que hayan conversado en los últimos días, el Mandatario también habría abordado el debate -previamente- con figuras con las que tiene comunicación fluida. Entre ellos, el actual presidente del Senado, Álvaro Elizalde, y su par PPD, Ricardo Lagos Weber. En Apruebo Dignidad también señalan que el Presidente ha conversado con figuras como el actual presidente de RD y senador, Juan Ignacio Latorre. “Se nota que el Presidente está encima del tema”, dice un legislador.

Según quienes han conocido el tenor de los intercambios, el Jefe de Estado ha mostrado que comprende que si no se da una señal previa al plebiscito a quienes tienen dudas sobre el texto, la posibilidad de que el Apruebo se imponga se reduce.

Las mismas fuentes señalan que, al menos en el Socialismo Democrático, se le ha transmitido que cualquier acuerdo debe ser de carácter “sustantivo” para despejar las inquietudes legítimas de la ciudadanía, por ejemplo, en términos de sistema político, sistemas de justicia, plurinacionalidad, estados de excepción, entre otras materias. Son esas cuestiones las que -dicen- podrían mover la aguja entre los indecisos, pero además entre los líderes de opinión que influyen en esos sectores.

Juan Ignacio Latorre

Asimismo, se le ha planteado al Mandatario que no basta con que esto sea una mera señal comunicacional, sino que tenga sustento político y sea un acuerdo contundente que “salve” al Apruebo. Con ese diagnóstico, dicen las mismas fuentes, se la ha transmitido al Presidente que es necesario que Apruebo Dignidad -su coalición de base- se abra a un pacto de esas características.

Los contactos de Boric, además, ocurren en momentos en que parte de su comité político se ha visto cuestionado y debilitado, particularmente, por los titulares de la Segpres, Giorgio Jackson, y del Interior, Izkia Siches, quienes han sufrido varios traspiés en el transcurso de los meses que llevan en sus cargos.

Derrota personal

Aunque en el oficialismo no precisan si los llamados del Presidente han sido antes o después del último tropezón de Jackson de este martes -cuando abrió una polémica con la ex Concertación al decir que esta administración dista mucho de las generaciones anteriores-, lo cierto es que agregan que la figura del ministro viene debilitada hace tiempo y, por lo mismo, la lectura que hacen es que el Presidente decidió tomar protagonismo para poder hacer cumplir la petición que les hizo a sus coaliciones de gobierno para alcanzar un acuerdo. “Esto lo teníamos que hablar con Jackson, pero con el error que cometió, no hubo margen”, dice un senador del Socialismo Democrático.

Asimismo, en el sector entienden que de no lograrse un acuerdo en la materia, sería un derrota personal para el Jefe de Estado.

En sectores del oficialismo, además, también han demando que sea el Mandatario quien asuma el liderazgo en estas tratativas y, coincidencia o no, el mismo Presidente ayer, en un punto de prensa -tras el error del secretario de Estado- dejó en duda que Jackson -quien hoy sigue de gira en la Región de Coquimbo- continúe siendo la persona a cargo de recopilar las propuestas y canalizar la discusión para un acuerdo.

En La Moneda, en todo caso, recalcan que esperan que la polémica en torno al militante de RD decante, mientras los partidos siguen dialogando y buscando un consenso. ”Las polémicas pasan, duran un rato”, dicen en Palacio.

En el marco de sus actividades en Andacollo, en tanto, el titular de la Segpres volvió a referirse a sus dichos polémicos, e indicó que “estoy seguro que vamos a poder seguir trabajando hacia adelante”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.