Faros neblineros: ¿Para qué son y cómo usarlos correctamente?

A menudo existe desconocimiento sobre su uso, tanto en autos que los equipan en el frontal o en la parte trasera, o en ambos. Aquí, unas aclaraciones.




Cuándo y con qué fin se usan los neblineros (o luces antiniebla) en un vehículo, podría resultar una pregunta de perogrullo. Su mismo nombre lo dice. ¿Por qué entonces algunos conductores los mal utilizan? Hay algunas consideraciones que hay que dejar claras.

Lo primero a saber, es que no todos los vehículos equipan faros neblineros. Y, entre los que tienen, algunos solo equipan en la parte delantera, otros solo faros antiniebla traseros, algunos en ambos frentes y otros, en ninguno. Evidentemente en Chile no son un requisito de homologación en autos livianos y, por ende, existe esta variedad de realidades.

En Chile, según el Decreto 22 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, se exige que los vehículos motorizados cuenten en la parte delantera con: “dos focos que permitan proyectar las luces bajas y altas, dos luces de estacionamiento, y dos destellantes de viraje”. Para el caso de la parte trasera, se fija como requisito “dos luces de estacionamiento, dos destellantes de viraje, dos de frenos, dos de retroceso, dos luces rojas fijas y una que ilumine la placa patente”. No obstante, en enero de 2017 se introdujo una modificación para permitir que los autos puedan contar con solo una luz de retroceso.

Faros antiniebla delanteros

Este tipo de luces están siempre ubicadas por debajo de las luces principales (donde se concentran las de estacionamiento, las luces bajas y las altas). Su función no es otra que hacer que el vehículo sea visible para otros conductores, para peatones o ciclistas en condiciones de poca visión, como podría ser un día lluvioso o de bruma.

En ningún caso los neblineros cumplen la función de mejorar la visión del conductor, sino que -como se indica- su fin es el de alertar la presencia del auto. Así, tampoco su uso sustituye al de las luces bajas. ¿Podría entonces ser causal de infracción circular en carretera con luces de estacionamiento y neblineros encendidos? Sí, porque la ley no da espacio a dobles lecturas y desde el 1 de junio de 2007 dice que se hace exigible que “los vehículos motorizados, cuando circulen por rutas interurbanas, incluso cuando estas rutas atraviesan zonas urbanas, deberán hacerlo con sus luces de circulación diurnas encendidas; en caso de no contar con dichas luces, deberán hacerlo con sus luces bajas encendidas”. La multa por esta conducta fluctúa entre 1 y 1,5 UTM (entre $ 50 y $ 75 mil).

Por lo demás, encender los faros antiniebla cuando la visión es óptima es un despropósito. Generalmente son focos de mayor luminosidad (por el citado hecho de ser diseñados para días de poca luz), y entonces pueden empeorar la calidad de visión de los conductores que vienen de frente (sobre todo de noche), lo que se conoce como encandilamiento.

Faros antiniebla traseros

A diferencia de las luces delanteras, los focos neblineros traseros pueden ser uno (ubicado al centro o a uno de los costados) o dos, como en el caso de las luces delanteras. Nuevamente se trata de luces destellantes que resultan muy incómodas para el resto de los automovilistas cuando están encendidas en días de visión clara.

Mini Cooper S, de doble neblinero posterior.

El consejo es nuevamente ocuparlas exclusivamente cuando es necesario. Por regla general, deberían utilizarse solo en meses de otoño o invierno, cuando el clima dificulte la visibilidad.

El nuevo Peugeot 208, con neblinero trasero único de posición central.

“Mi auto tiene un botón de neblinero, pero en realidad no tiene ninguno”

Hasta antes de la modificación de 2017 que permitió solo una luz de retroceso, algunos autos europeos ingresaban a Chile con una sola luz blanca de marcha atrás y un neblinero trasero al otro lado (dentro del faro principal). Para homologación nacional, el vehículo debía contar obligatoriamente con las dos luces de retroceso, por lo que en ciertos casos el único neblinero trasero fue reemplazado por una segunda luz blanca de marcha atrás. Así, algunos de esos autos hoy tienen un interruptor de neblinero que, en la práctica, no enciende ninguna luz.

En síntesis, ya sabes. Tengas un auto con neblineros delante o detrás, mejor será que los ocupes solo cuando corresponda. Y no creas que reemplazan a las luces bajas, puesto que no son equivalentes.

Comenta