¿Cuál es la manera correcta de reaccionar a un sobreviraje?

Sobreviraje

Un experto del Real Automóvil Club de Cataluña entregó los tips para salir sin riesgos de esta peligrosa condición que se presenta por diversos factores.




Hace unos días Toyota de España explicaba en que consistía el subviraje y cómo podía reaccionarse de buena manera ante esta condición que se presenta ante la falta de adherencia provocada por un piso húmedo o por el simple exceso de velocidad al enfrentar una curva. Ahora la filial de la marca japonesa se abocó al fenómeno exactamente contrario, es decir, el sobreviraje. ¿Es peligroso? Muy, y también hay una manera para salir bien parado de esta emergencia.

Como en el video anterior, es Salvador Navarro, experto del Real Automóvil Club de Cataluña, quien brinda la información necesaria para escapar a una situación en que el auto gira más de lo que le ordenamos, desplazándose lateralmente. Navarro explica que lo que jamás debe hacerse en estos casos es dejar el volante quieto, puesto que el auto sigue deslizándose sin control.

¿La solución? Contravolantear. Todo consiste en mantener la vista fija en el destino al que queremos conducir el vehículo. De esta manera, instintivamente el conductor girará el volante en esa dirección, logrando que se genere el contravolanteo. Si el eje trasero se va a la izquierda, entonces el volante debe girarse también hacia la izquierda. Cuando las ruedas de atrás se desplazan a la derecha, la salida entonces será volantear a la derecha.

Sobreviraje: ¿Y los pedales?

Navarro añade que ante un sobreviraje es central no actuar por instinto pisando el freno. Esto, contrariamente a lo que buscamos, terminará con la pérdida de control del auto. Eso sí, si ya está todo perdido y definitivamente no hemos sabido reaccionar a este fenómeno de la física, entonces sí ya no quedará más remedio que pisar el pedal a fondo, esperando el menor daño posible.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.