Christopher Jackson, biógrafo de la primera ministra británica: “Theresa May tiene la determinación de Margaret Thatcher”

Foto: AFP

Este editor británico sostiene que la paciencia y la calma son dos cualidades que ha demostrado tener la premier frente al proceso del Brexit. “La soledad es una de sus características. Pero desde ahí saca fuerzas”, dice a La Tercera.


Un momento histórico para la política británica ha tenido que protagonizar la primera ministra Theresa May. Desde que llegó a ocupar el número 10 de Downing Street, en julio de 2016 tras el referendo del Brexit, su objetivo siempre fue ese: concretar la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Fueron casi 20 meses de complejas negociaciones con los líderes del bloque, que finalizaron en un acuerdo en noviembre del año pasado. Desde ese momento, cada día se transformó en un nuevo desafío para la líder conservadora en el incierto camino hacia al Brexit, programado para el 29 de marzo.

El martes, May sufrió la derrota más estrepitosa de un gobierno británico en el Parlamento. Su acuerdo con la UE fue rechazado con una diferencia de 230 votos. Ante esta situación, acompañada de gritos y abucheos en la Cámara de los Comunes mientras la premier emitía su discurso, se decidió proponer una moción de confianza, presentada por el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn. Al día siguiente, May superó la moción, aunque aún le queda un largo camino por recorrer, ante las múltiples vías que se abren ahora para el Brexit o el no Brexit.

A juicio de Christopher Jackson, autor del libro Theresa May: Power, Caos and Chance, su determinación es comparable en cierta medida con la de Margaret Thatcher. Según dijo el biógrafo de la primera ministra a La Tercera, May será recordada con una marca especial en los libros de Historia.

¿Cómo cree que Theresa May ha logrado sortear el complejo momento del Brexit?

Creo que su liderazgo ha ido en aumento. Ella se ha enfocado en enfrentar cada día como viene, y creo que eso explica su éxito, en la medida en que logró un acuerdo que se votó en Parlamento. Y solo pudo haber logrado ese acuerdo (con la UE) con una considerable cantidad de paciencia. Es realmente de una gran artesanía estatal y de gran imaginación el haber producido un Brexit legal, de la forma que sea. May tuvo que poner en práctica cualidades de paciencia. Sin embargo, aún no ha pasado este complejo momento.

Mucho se ha hablado de la persistencia y el estoicismo de la primera ministra, ¿cree que esas dos características la describen?

Absolutamente. Creo que ella tiene esas cualidades. Me pongo en su lugar y debe estar en una posición de mucha soledad. Creo que cualquier primer ministro habría sufrido lo mismo en esta situación. Ella puede no gustarle a todos y en muchos casos pareciera no gustarle a nadie. Creo que en relación a su estoicismo, ella es paciente en ese sentido. Tuvo una crianza religiosa, es una feligresa, así que no la describiría precisamente como estoica, pero sí creo que tiene una manera muy calmada de hacer sus cosas, y es algo que debe ser admirado.

¿Es el temple de Theresa May comparable al de Margaret Thatcher?

Sí, creo que May tiene determinación al igual que Margaret Thatcher. Ambas son incansables y conocidas por no necesitar mucho sueño, y también tienen estilos igualmente combativos. Probablemente May es menos efectiva. La habilidad de Thatcher de dirigir el gobierno hacia su visión, sobre cómo debiera ser la sociedad, era única. Es difícil que eso pueda ser replicado en otro individuo. Entiendo la pregunta, pero siempre queremos comparar a las dos únicas mujeres que han ocupado este cargo, y creo que en algunos puntos May se parece más a otros primeros ministros hombres, como Gordon Brown (2007-2010), por ejemplo, en su falta de una habilidad para hacer amistades fácilmente y estrechar la mano. Se parece a Gordon Brown en esa aversión e inhabilidad a hacer estas trivialidades relacionadas con la política, como saludar cálidamente y mostrarse afable con la gente, o ir a las fiestas de cóctel. Creo que eso no la ha ayudado. Si miras a Theresa May, perder esa votación por 230 votos con todas las operaciones que tiene el poder, y aún así fue incapaz de sumar más gente a su equipo. Creo que eso se debe a su soledad, que es una de sus características. Pero desde ahí también saca su fuerza y su paciencia. Así que tiene lo bueno y lo malo.

¿Cómo posicionaría a May en la historia de la política británica?

Creo que ella ocupará un lugar especial. Deberá ser considerada separadamente, un poco como Winston Churchill en la época de la guerra. No creo que su figura se decida por una duración de 10 años, como con Tony Blair. Creo que ella será considerada como una primera ministra “mayor” o importante independiente de cuánto tiempo esté en el cargo, incluso si se llegara a ir hoy, debido a la normativa a la que se ha tenido que enfrentar. Si ella logra resolver todo esto, todavía tiene la oportunidad de ser considerada como la persona que lidió con la complejidad extrema de los eventos que hemos visto, desde su primer día en el cargo. No sabemos lo que va a pasar. Aunque esto se resuelva sin ningún grado de éxito para May, no veo que ella no termine de alguna forma como una figura importante para la historia de Reino Unido, básicamente por lo que ha tenido que enfrentar. Su historia aún se está escribiendo.

¿En qué posición cree que queda May si es que se logra concretar Brexit? ¿Y si no lo logra?

Si nos terminamos quedando en la Unión Europea, se verá como un cambio de primer ministro bastante inútil. En ese caso, ella demostraría que fue imposible dejar la UE con la satisfacción del Parlamento y de la nación. Si se resuelve el Brexit, creo que será vista como alguien que promulgó el acuerdo en momentos difíciles y creo que eso le dará grandes marcas para la historia. Si se va sin un acuerdo será vista como un desastre.

En el ámbito político, ¿considera que la primera ministra quedó debilitada después de sufrir una gran derrota en el Parlamento, pese a haber superado luego la moción de confianza?

Los eventos de los últimos días muestran el momento inusual que estamos viviendo en Reino Unido. Si se pierde una votación en una legislación importante, sobre todo con el margen que tuvo May, en cualquier otra circunstancia ella hubiera tenido que renunciar. El hecho de que aún no haya renunciado demuestra lo mismo, que estamos en un momento inusual. Además, la oposición de Jeremy Corbyn ayuda a May, porque muchas personas en su partido temen más que nada la idea de un gobierno de Corbyn. Es por eso que ella ha podido mantener unido a su propio partido. Corbyn es más izquierdista que cualquier líder laborista desde la década del 80. Esta dinámica crucial no ha cambiado durante la última semana con la derrota en el Parlamento. Ella no quedó ni más debilitada ni más fortalecida. Se mantiene en el mismo lugar debido a la naturaleza de la emergencia de la situación. Un cambio de líder sería una distracción peligrosa cuando el plazo de la UE es muy ajustado y el Partido Conservador está más motivado en permanecer unido. Están unidos por el horror ante la perspectiva del socialismo.

¿Cree que dentro de sus opciones está la posibilidad de renunciar?

No creo que renuncie, básicamente por su paciencia. Si ella llega al punto en que ya no hay nada más que pueda hacer para llevar a cabo una agenda responsable, creo que sería posible que renuncie. Pero es altamente improbable. Ella tiene una fuerte capacidad de levantarse cada mañana en situaciones en las que muchas personas no quisieran levantarse, y luego la ves sosteniendo reuniones con líderes. Algunos dicen que es persistencia, pero otros lo ven como terquedad. Creo que ella realmente no querrá ser vista como la persona que estuvo muchos años y no lo logró nada y se fue. Tiene la oportunidad de quedar para la historia como una persona que resolvió esto. Ella no se deja llevar emocionalmente como muchos políticos del sector más derechista de su partido. Y eso también es visto como una terquedad. Pero ella realmente no ve que exista un mejor acuerdo. Ella es firme en esa convicción.

Seguir leyendo