EE.UU. anuncia negociaciones comerciales con Taiwán y China advierte con tomar medidas para “salvaguardar su soberanía”

Soldados taiwaneses operan un cañón antiaéreo de doble cañón Oerlikon de 35 mm en una base en el condado de Hualien, en el sureste de Taiwán, el 18 de agosto de 2022. Foto: AP

En paralelo, el Ejército de Taiwán realizó un simulacro con misiles y cañones, simulando una respuesta a un ataque de misiles chinos.


El gobierno de Estados Unidos anunció que sostendrá negociaciones comerciales con Taiwán, en una nueva muestra de apoyo hacia la isla autónoma que China reclama como parte de su territorio, lo que llevó a Beijing a advertir el jueves que, si es necesario, tomará medidas para “salvaguardar su soberanía”.

El anuncio de negociaciones comerciales se produjo después de que Beijing realizó ejercicios militares que incluyeron el lanzamiento de misiles hacia los mares que rodean a Taiwán, en un intento de intimidar a la isla después de la visita este mes de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, la funcionaria de mayor rango del gobierno estadounidense en visitar el territorio en 25 años.

El gobierno del Presidente chino, Xi Jinping, criticó las planificadas conversaciones como una afrenta a su postura de que Taiwán no tiene derecho a construir relaciones exteriores. Advirtió a Washington que no aliente a la isla a tratar de hacer permanente su independencia de facto, un paso que, según Beijing, conduciría a la guerra.

Un piloto y un soldado de la Fuerza Aérea corren hacia un avión de combate F-16V para un despegue nocturno como parte de una misión de preparación en la Base Aérea de Hualien, Taiwán, el 17 de agosto de 2022. Foto: Reuters

“China se opone firmemente a esto”, dijo el portavoz del Ministerio de Comercio, Shu Jueting. Llamó a Washington a “respetar plenamente los intereses fundamentales de China”.

También el jueves, el Ejército de Taiwán realizó un simulacro con misiles y cañones simulando una respuesta a un ataque de misiles chinos.

Taiwán y China se separaron en 1949 después de una guerra civil y no tienen relaciones oficiales, pero están vinculados por miles de millones de dólares en comercio e inversión. La isla nunca ha sido parte de la República Popular China, pero el gobernante Partido Comunista asegura que la isla está obligada a reintegrarse al territorio continental, incluso por la fuerza si fuera necesario.

El coordinador del Presidente Joe Biden para la región del Indo-Pacífico, Kurt Campbell, dijo la semana pasada que las conversaciones comerciales “profundizarán nuestros lazos con Taiwán”, pero enfatizó que la política no estaba cambiando. Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Taiwán, su noveno socio comercial más grande, pero mantiene amplios lazos informales.

El anuncio de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos no hizo mención de las tensiones con Beijing, pero indicó que las “negociaciones formales” tienen como objetivo mejorar la cooperación comercial y regulatoria, un paso que implicaría una interacción oficial más estrecha.

Un misil antibuque Harpoon AGM-84 de fabricación estadounidense se puede ver durante una misión de preparación para el combate en la Base Aérea de Hualien, Taiwán, el 17 de agosto de 2022. Foto: Reuters

El poder exportar más a Estados Unidos podría ayudar a Taiwán a frenar los intentos chinos de aprovechar su condición de mayor socio comercial de la isla como palanca política. China continental bloqueó las importaciones de cítricos taiwaneses y otros alimentos en represalia por la visita de Pelosi el 2 de agosto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán expresó una “alta bienvenida” a las conversaciones comerciales, que dijo que conducirán a una “nueva página” en las relaciones con Estados Unidos.

“A medida que la situación en el Estrecho de Taiwán se ha intensificado recientemente, el gobierno de EE.UU. continuará tomando medidas concretas para mantener la seguridad y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”, dijo en un comunicado.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se encuentran en su nivel más bajo en décadas, en medio de disputas sobre comercio, seguridad, tecnología y el trato de Beijing a las minorías musulmanas y Hong Kong.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos precisó que las negociaciones se realizarán a través del Instituto Estadounidense en Taiwán, que actúa como embajada no oficial de Washington.

“China siempre se opone a cualquier forma de intercambio oficial entre cualquier país y la región china de Taiwán”, dijo Shu, el portavoz chino. “China tomará todas las medidas necesarias para salvaguardar resueltamente su soberanía”.

Los soldados muestran un sistema antiaéreo Tien-kung lll a los medios de comunicación en la Base Aérea de Hualien, Taiwán, el 18 de agosto de 2022. Foto: Reuters

Washington ha dicho que no ha tomado posición sobre el estatus de China y Taiwán, y que sólo quiere que su disputa se resuelva pacíficamente. Las leyes federales norteamericanas, sin embargo, obligan a Washington a asegurarse de que la isla cuente con los medios para defenderse.

“Seguiremos tomando medidas tranquilas y resueltas para defender la paz y la estabilidad frente a los continuos esfuerzos de Beijing para socavarlas y para apoyar a Taiwán”, dijo Campbell durante una conferencia telefónica el viernes pasado.

China recibe más del doble de las exportaciones de Taiwán que Estados Unidos, su segundo mercado extranjero. El gobierno de Taiwán dice que sus empresas han invertido casi 200.000 millones de dólares en suelo continental. Beijing dice que un censo de 2020 encontró que unos 158.000 empresarios, profesionales y otros taiwaneses viven en el continente.

La reciente prohibición china de importar cítricos, pescado y cientos de otros productos alimenticios taiwaneses perjudicó a las zonas rurales, vistas como partidarias de la Presidenta Tsai Ing-wen, pero esos productos representan menos del 0,5% de las exportaciones de Taiwán al continente.

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, y la Presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, saludan durante una reunión en Taipei, el 3 de agosto de 2022. Foto: AP

Beijing no hizo nada que pudiera afectar el flujo de chips de procesador de Taiwán que necesitan las fábricas chinas que ensamblan los teléfonos inteligentes y los productos electrónicos de consumo del mundo. La isla es el mayor proveedor de chips del mundo.

Un segundo grupo de legisladores estadounidenses encabezado por el senador Ed Markey, demócrata de Massachusetts, llegó a Taiwán el domingo y se reunió con Tsai. Beijing anunció una segunda ronda de ejercicios militares después de su llegada.

Taiwán, con 23,6 millones de habitantes, lanzó sus propios ejercicios militares en respuesta.

El jueves, los simulacros en la Base Aérea de Hualien, en la costa este, simularon una respuesta a un ataque con misiles chinos. El personal militar practicó con misiles antiaéreos Sky Bow 3 de fabricación taiwanesa y cañones antiaéreos de 35 mm, pero no los disparó.

Vista del Instituto Americano de Taiwán en Taipei, el 10 de noviembre de 2021. Foto: AP

“No entramos en pánico” cuando China lanzó ejercicios militares, dijo el mayor de la Fuerza Aérea Chen Teh-huan.

“Nuestro entrenamiento habitual es estar disponible las 24 horas del día para prepararnos para los lanzamientos de misiles”, dijo Chen. “Estábamos listos”.

Las conversaciones entre EE.UU. y Taiwán también cubrirán la agricultura, el trabajo, el medioambiente, la tecnología digital, el estado de las empresas estatales y las “políticas no comerciales”, señaló el representante de Comercio de EE.UU.

Washington y Beijing están atrapados en una guerra arancelaria de tres años por muchos de los mismos problemas.

Incluyen el apoyo de China a las empresas gubernamentales que dominan muchas de sus industrias y las quejas de que Beijing roba tecnología extranjera y limita el acceso a una variedad de campos en violación de sus compromisos de apertura del mercado.

El entonces Presidente Donald Trump elevó los aranceles sobre los productos chinos en 2019 en respuesta a las quejas de que sus tácticas de desarrollo tecnológico violan sus compromisos de libre comercio y amenazan el liderazgo industrial de EE.UU. Biden ha dejado la mayoría de esos aumentos de tarifas en su lugar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.