Fuerzas ucranianas en Mariupol rechazan el ultimátum ruso de rendición y prometen “luchar hasta el final”

Un hombre camina cerca de un edificio residencial destruido durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la ciudad portuaria sureña de Mariupol, Ucrania, 17 de abril de 2022. Foto: Reuters

Las últimas tropas ucranianas resistían en la planta siderúrgica de Azovstal, cerca del puerto de Mariupol. La ciudad ha estado bajo bombardeos casi constantes desde fines de febrero.




Después de semanas de bombardeos y asedio ruso, las últimas tropas ucranianas que han resistido en la sitiada ciudad de Mariupol rechazaron el ultimátum de Moscú el domingo de rendirse o enfrentar la destrucción, ante lo cual dieron su última batalla escondidos en una planta de acero.

El domingo, las fuerzas de la planta ignoraron el plazo dado por Rusia y juraron que no se rendirían. En respuesta, el asalto ruso se intensificó, con misiles y bombas lanzadas contra la ciudad, según el Ejército ucraniano.

El enfrentamiento en la planta siderúrgica de Azovstal, cerca del puerto de Mariupol, se ha convertido en la última línea de defensa de Ucrania para evitar que Rusia asegure un puente terrestre estratégicamente importante entre su bastión en Crimea y el este de Ucrania, que Rusia ha estado luchando por controlar.

Azovstal Iron and Steel Works es una de las fábricas metalúrgicas más grandes del mundo y está dirigida por Metinvest, un conglomerado de acero y minería propiedad del multimillonario Rinat Akhmetov , el hombre más rico de Ucrania. La planta, que se extiende sobre más de 10 kilómetros cuadrados, es un laberinto de vías férreas, altos hornos y molinos industriales. Un oficial militar alineado con las fuerzas rusas ha llamado a la planta una “fortaleza en la ciudad”, según Reuters.

Un hombre pasa en bicicleta cerca de un tanque destruido durante el conflicto Ucrania-Rusia en la ciudad portuaria sureña de Mariupol, Ucrania, 17 de abril de 2022. Foto: Reuters

Funcionarios ucranianos dijeron que la lucha no había terminado para Mariupol, que durante dos meses ha inmovilizado tropas y recursos rusos que se necesitan con urgencia en otros lugares. “La ciudad aún no ha caído”, dijo el domingo a ABC Denys Shmyhal, primer ministro de Ucrania. “Todavía están nuestras fuerzas militares. Entonces lucharán hasta el final, y por ahora, todavía están en Mariupol”, añadió.

Rusia ha acusado a Kiev de prohibir a sus combatientes en Mariupol negociar con las fuerzas rusas. Pero en una entrevista con periodistas ucranianos el sábado, el Presidente ucraniano, Volodimyr Zelensky dijo que las tropas que defienden la ciudad no serían juzgadas si eligen rendirse o abandonar la lucha. “Por lo que han hecho, ya son héroes”, dijo. “Y si deciden hacer un movimiento u otro, créanme, nadie los detendrá. Nadie tiene derecho a hacerlo, porque ya han hecho mucho”, agregó.

Zelensky en un discurso del sábado por la noche pidió más negociaciones para resolver la situación en Mariupol y poner fin al derramamiento de sangre, y describió las condiciones en la ciudad sitiada como “simplemente inhumanas”. Pero dijo en su entrevista que una mayor destrucción por parte de Rusia pondría en peligro cualquier negociación de paz entre las dos partes.

Tomar Mariupol sería una de las primeras grandes victorias de Rusia en las últimas semanas, un período en el que se retiró del área alrededor de Kiev, la capital de Ucrania, y perdió uno de sus buques de guerra más importantes, el Moskva. Según el diario The New York Times, el hundimiento del Moskva provocó dura reacción en algunos medios de comunicación rusos, que pidieron duras represalias. Rusia ha cambiado recientemente su enfoque hacia el este de Ucrania, y el domingo continuó lanzando misiles contra Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania después de Kiev, en el noreste del país.

En Mariupol, en el sureste, no estaba claro cuántas tropas ucranianas seguían luchando, indicó el periódico. Funcionarios rusos dijeron que había 2.500 soldados alineados con Ucrania en la planta siderúrgica, incluidos “400 mercenarios extranjeros”.

Miembros del servicio de las tropas prorrusas se reúnen en una calle durante el conflicto Ucrania-Rusia en la ciudad portuaria sureña de Mariupol, Ucrania, 17 de abril de 2022. Foto: Reuters

Uno de los grupos que lideran la defensa de Mariupol es el Batallón Azov, una unidad de la Guardia Nacional de Ucrania que ha atraído a combatientes de extrema derecha de todo el mundo. Moscú ha utilizado la presencia de movimientos de extrema derecha en Ucrania como pretexto para invadir el país. Las tropas rusas también incluyen muchos combatientes de extrema derecha.

Los sistemas de comunicaciones han sido destruidos en Mariupol, lo que dificulta hablar con los soldados en la planta o con otras personas en la ciudad.

La fecha límite de Rusia el domingo generó preocupaciones de más matanzas en Mariupol, que antes de la guerra era una próspera ciudad portuaria en el Mar de Azov, una extensión del Mar Negro, y hogar de aproximadamente 450.000 personas. Mariupol ha estado bajo bombardeos casi constantes desde fines de febrero, incluidos los bombardeos de una sala de maternidad y un teatro que se usaba como refugio antiaéreo civil, y muchas partes de la ciudad han sido destruidas.

Zelensky dijo que los ataques rusos ya habían matado a decenas de miles de personas en la ciudad y que más de 100.000 personas permanecían atrapadas allí con poco acceso a alimentos o agua. El sábado prometió detener todas las conversaciones de paz con Moscú si las fuerzas rusas cometían más atrocidades allí. Rusia “está tratando deliberadamente de destruir a todos los que están allí”, dijo.

Durante más de un mes, los rusos bloquearon los convoyes humanitarios que llevaban alimentos y medicamentos a Mariupol, lo que exacerbó la crisis allí, dijo a The New York Times Lyudmyla Denisova, defensora de los derechos humanos de Ucrania. Las fuerzas rusas que controlan gran parte de la ciudad están dando a los residentes solo un kilo de pan y una botella de agua todos los días, dijo, y a partir del lunes comenzarán a exigirles a los residentes permisos especiales para salir de sus hogares.

Naciones Unidas ha pedido a Rusia que permita a los civiles huir de Mariupol, hasta ahora sin éxito. La viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, dijo el domingo que las conversaciones con Rusia sobre un alto el fuego a lo largo de las rutas de evacuación civil habían fracasado. “Por eso, lamentablemente, hoy no estamos abriendo corredores humanitarios”, dijo en un comunicado.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, dijo la semana pasada que las negociaciones con Ucrania habían llegado a un callejón sin salida. Ha insistido en que la “operación militar especial” que lanzó el 24 de febrero va según lo planeado.

Aunque ha reorientado su campaña militar al este y al sur, Rusia ha vuelto a bombardear en los últimos días la capital tras el hundimiento de su buque insignia en el mar Negro, el crucero “Moskva”. El ataque este domingo a una fábrica militar cerca de Kiev estuvo precedido el viernes por el bombardeo de una fábrica también cerca de la capital donde precisamente se producían los misiles Neptune.

Una vista muestra una calle dañada durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la ciudad portuaria sureña de Mariupol, Ucrania, 17 de abril de 2022. Foto: Reuters

En el este, donde se prevé la próxima gran batalla de esta guerra, una serie de ataques dejó cinco muertos y 20 heridos en Járkov, la segunda urbe del país.

Por su parte el Ministerio de Defensa ruso dijo el domingo que “misiles de alta precisión destruyeron depósitos de combustible y municiones” en Barvinkove (región de Izum) y Dobropillia (región de Donetsk), también en el este.

Y en los alrededores de Lugansk, “el bombardeo constante de la región continúa”, dijo el domingo su gobernador ucraniano, Sergei Gaidai. En la localidad de Zolote “atacaron deliberadamente un edificio de cinco plantas (...) dos personas murieron y cinco resultaron heridas”, añadió.

Aunque no se han implicado directamente en el conflicto, los miembros de la OTAN han suministrado un amplio apoyo armamentístico a Ucrania que ha ido en aumento a medida que avanza la guerra.

Rusia advirtió en una nota diplomática a Estados Unidos contra el envío de armas “más sensibles” a Ucrania, que ponían “combustible en el fuego” y podrían provocar “consecuencias imprevisibles”, según indicó el diario The Washington Post.

Unos 4,8 millones de personas han huido de Ucrania desde el 24 de febrero, según la ONU, que precisa que 40.200 refugiados más dejaron su país en las últimas 24 horas.

El Ministerio de Defensa de Rusia publicó el sábado un video de una ceremonia militar en Sebastopol, Crimea, que muestra a miembros de la tripulación del Moskva, el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro que, según funcionarios de defensa de EE.UU. y Ucrania, fue alcanzado y hundido por dos misiles ucranianos Neptune. Jueves. El video parecía mostrar al capitán de Moskva, Anton Kuprin, quien, según funcionarios ucranianos, murió a bordo del crucero.

No ha habido confirmación independiente del uso de misiles de crucero Neptune, que hasta ahora han estado en desarrollo. Rusia ha dicho que el barco se hundió debido a los daños sufridos por un incendio que provocó la explosión de las reservas de municiones. Dijo que se desconocía la fuente del incendio y que el barco se hundió en un clima tormentoso mientras era remolcado a puerto.

“Las tradiciones del crucero de misiles guiados Moskva se salvaguardarán cuidadosamente y continuarán, como siempre ha sido el caso en la Marina”, dijo el Ministerio de Defensa en una publicación en Telegram.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.