Las muertes por Covid-19 en EE.UU. en 2021 superan a las de 2020

Una enfermera del Centro Médico Asante Three Rivers en Grants Pass, Oregón, espera a la llegada de su próximo paciente con Covid-19 a la sala de emergencias. Foto: AFP

La pandemia continúa cobrando un gran número de víctimas, a pesar de las vacunas a medida que se propaga la variante delta.




El número de muertes por Covid-19 en EE.UU. registradas en 2021 ha superado el número de muertos en 2020, según datos federales y la Universidad Johns Hopkins, lo que demuestra la amenaza persistente del virus.

El número total de muertes reportadas relacionadas con la enfermedad superó las 770.800 el sábado, según muestran los datos de Johns Hopkins. Esto coloca el total de la pandemia en más del doble de las 385.343 muertes por Covid-19 registradas el año pasado, según los datos de certificados de defunción más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La propagación de la variante delta, altamente contagiosa, y las bajas tasas de vacunación en algunas comunidades fueron factores importantes, dijeron expertos en enfermedades infecciosas. El hito se produce cuando los casos de Covid-19 y las hospitalizaciones aumentan nuevamente en lugares como Nueva Inglaterra y la parte superior del Medio Oeste, con el promedio de siete días para nuevos casos más cerca de 90.000 un día después de que se acercó a 70.000 el mes pasado.

Covid-19 ha demostrado ser una amenaza duradera incluso en algunos de los lugares más vacunados, muchos de los cuales están enfrentando nuevamente brotes ahora, mientras el mundo se prepara para vivir y manejar la enfermedad a largo plazo. En Europa, partes de Austria, Alemania y los Países Bajos han impuesto nuevas restricciones en los últimos días, después de que aumentaron los casos de Covid-19 y los hospitales sufrieron tensiones.

Un médico examina a un paciente de Covid-19 en Tarzana, California, en septiembre. Foto: AFP

El número de muertos en Estados Unidos en 2021 tomó por sorpresa a algunos médicos. Habían esperado vacunas y medidas de precaución, como el distanciamiento social y los eventos públicos reducidos para frenar la propagación de infecciones y minimizar los casos graves. Pero las tasas de inmunización más bajas de lo esperado, así como la fatiga con medidas de precaución como las mascarillas, permitieron que la variante delta se propagara principalmente entre los no vacunados, dicen los epidemiólogos.

“De cara a este año, sabíamos lo que teníamos que hacer, pero fue un fracaso”, dijo Abraar Karan, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Stanford.

Entre los pasos en falso, dijo el Dr. Karan, los funcionarios de salud pública no comunicaron de manera efectiva que el propósito de las vacunas es proteger contra casos graves de Covid-19 en lugar de prevenir la propagación de la infección por completo, lo que puede haber llevado a algunos a dudar de la efectividad de las dosis. Las autoridades tampoco utilizaron las pruebas para prevenir eficazmente los eventos de súper propagadores, dijo el Dr. Karan.

Joey Rodríguez, un entrenador de fútbol de la escuela secundaria en Arlington, Texas, murió a causa de las complicaciones del Covid-19 en octubre. El padre de tres hijos, de 44 años, estaba completamente vacunado, pero tenía una rara enfermedad del sistema inmunológico que lo hacía más vulnerable a las infecciones.

Una voluntaria verifica las citas de prueba de Covid-19 de los automovilistas que llegan al Dodger Stadium en Los Angeles, el 8 de octubre de 2020. Foto: AFP

En agosto se enfermó de lo que parecía una infección de los senos nasales, dijo su esposa, Lena Rodríguez. Cuando murió, después de semanas de intubación, algunos de sus amigos que habían albergado dudas sobre la gravedad de la pandemia y la importancia de las vacunas cambiaron de opinión sobre los riesgos del Covid-19 y comenzaron a adoptar un enfoque más cauteloso de la enfermedad, ella dijo.

“Definitivamente, abrió muchos ojos de que esta pandemia es muy real”, dijo la Sra. Rodríguez.

El Journal calculó cuándo el número de muertes conocidas por Covid-19 en 2021 superó la cifra de 2020 utilizando datos de la Johns Hopkins y los CDC. Los números de la Johns Hopkins reflejan un recuento casi en tiempo real de los estados, pero pueden quedarse atrás cuando realmente ocurrieron las muertes. Los datos del certificado de defunción de los CDC no rastrean la pandemia cambiante tan rápidamente, pero reflejan el día real de la muerte.

El recuento de los CDC para 2020 puede crecer con más revisiones. Estos registros también están cerca de mostrar más muertes en 2021.

Burlington, Vermont, el verano pasado. Vermont tiene la población más vacunada en EE. UU., con un 72%. Foto: AFP

La comparación de los dos años de la pandemia es imperfecta, porque las primeras muertes relacionadas con el coronavirus en EE.UU. no se registraron hasta febrero de 2020, mientras que 2021 comenzó en medio de un aumento repentino del invierno. Durante solo una semana de enero, EE.UU. registró un peak de casi 26.000 muertes por Covid-19, según muestran los datos de los CDC.

Los datos de los CDC también indican que hubo un recuento menor de muertes por Covid-19 en 2020, cuando la enfermedad era más nueva y la escasez de pruebas dificultaba la confirmación de algunas infecciones. Un análisis del Wall Street Journal de los datos de los CDC muestra que aproximadamente el 54% de las aproximadamente 875.000 muertes en exceso que la agencia atribuye a la pandemia se produjo el año pasado.

“Al comienzo de la pandemia, habríamos estado perdiendo más”, dijo Robert Anderson, jefe de la rama de estadísticas de mortalidad en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC.

Este exceso también refleja el daño colateral de la pandemia, desde el aumento de las muertes por sobredosis hasta otros problemas médicos a medida que la gente evitaba los hospitales.

Otra diferencia importante entre los años: las vacunas estaban en desarrollo en 2020 y en los brazos en 2021. Aproximadamente el 59% de la población de EE.UU. está completamente vacunada, según los CDC, y alrededor del 17% ha recibido inyecciones de refuerzo. Los estudios indican que las vacunas son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, aunque son un poco menos efectivas contra la variante delta, y las autoridades instan a todos los adultos a recibir inyecciones de refuerzo para reforzar la inmunidad menguante.

Una instalación de arte público en septiembre en Washington DC conmemoró a los estadounidenses que murieron a causa del Covid-19. Foto: AFP

“La vacuna no es una panacea”, dijo Ana Bento, epidemióloga de la Universidad de Indiana en Bloomington. La Dra. Bento fue la coautora de un estudio de agosto en la revista Health Affairs que argumentó que casi 140.000 muertes por Covid-19 en EE.UU. entre principios de 2021 y fines de mayo podrían haberse evitado vacunando a una mayor parte de la población.

Después de afectar fuertemente a los estados costeros el año pasado, el virus golpeó con fuerza en el sur profundo este año, a menudo propagándose rápidamente a través de poblaciones con baja absorción de vacunas, según funcionarios de salud.

Los estados más afectados desde el principio en el noreste tuvieron algunas de las tasas de muerte por Covid-19 más altas por cada 100.000 residentes en 2020, lideradas por Nueva Jersey, según muestran los datos de los CDC. Nueva York ocupó el cuarto lugar, detrás de las Dakotas. Los estados del sur, Mississippi, Alabama, Tennessee y Florida, han tenido las tasas más altas este año.

Vermont tiene la tasa de mortalidad por Covid-19 más baja por cada 100.000 personas desde que comenzó la pandemia, aunque el estado está en un aumento continuo. Vermont también tiene la población más vacunada entre los estados, con un 72%. Mississippi, que se encuentra más cerca del final de la lista, con aproximadamente un 47% de vacunados completamente, tiene la tasa de mortalidad más alta del país desde que comenzó la pandemia.

“Lo que hemos pasado no fue inevitable, y adónde vamos desde aquí no es inevitable”, dijo Thomas Dobbs, oficial de salud del estado de Mississippi, durante una reciente mesa redonda sobre Covid-19 organizada por funcionarios estatales y transmitida en Facebook.

Las muertes siguen concentradas en las personas mayores, según muestran los datos de los CDC, pero las personas más jóvenes constituyen una parte más alta del total ahora, porque las personas mayores, incluidos los residentes de hogares de ancianos, se encuentran entre los más vacunados. Si bien el 81% de las muertes por Covid-19 afectaron a personas de 65 años o más el año pasado, ese grupo representa aproximadamente el 69% de las muertes de este año.

Las muertes entre los jóvenes son más raras, pero las 20.563 muertes entre personas menores de 45 años este año son más del doble de las muertes en este grupo el año pasado.

“Hay muchos de los que llamamos jóvenes invencibles que simplemente no lograron vacunarse”, dijo Olveen Carrasquillo, jefe de la división de medicina interna de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, “y muchas reuniones con la familia donde dicen ‘oh, él es tan terco, le dijimos que se vacunara, pero no lo hizo’”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.