Nancy Pelosi llega a Taiwán mientras China advierte sobre consecuencias desastrosas

La presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, en el centro, camina con el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, a la izquierda, cuando llega a Taipei. Foto: AP

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU. se reunía con el líder de la isla este miércoles. Beijing respondió con una demostración de fuerza militar.




La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llegó a Taiwán el martes para lo que llamó una muestra de solidaridad estadounidense con la democracia autónoma, desafiando las repetidas advertencias de Beijing y alimentando las tensiones entre Estados Unidos y China.

Pelosi, la funcionaria estadounidense de más alto rango que visitó la isla en un cuarto de siglo, dijo en una declaración escrita poco después de aterrizar que el viaje señalaba “el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán”. Estaba programada para reunirse este miércoles con la Presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y los legisladores.

La visita ha enfurecido a Beijing, por lo que considera un desafío a su soberanía y ha inquietado a la Casa Blanca, que teme que el viaje pueda socavar aún más las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y China.

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, sale del avión cuando llega a Taipei. Foto: AP

Poco después de la llegada de Pelosi, el martes por la noche, Beijing emitió una serie de declaraciones condenando la visita, envió aviones de combate sobre el Estrecho de Taiwán y dijo que realizaría ejercicios con fuego real alrededor de la isla.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que el viaje “vulnera gravemente la soberanía y la integridad territorial de China” y “socava gravemente la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

Beijing reclama a Taiwán como su propio territorio y no ha descartado el uso de la fuerza para poner la isla bajo el gobierno de Beijing. Estados Unidos cumple con una política de “Una China”, que reconoce, pero no respalda, los reclamos de Beijing sobre Taiwán, y está comprometido por ley a vender armas a Taiwán para su autodefensa.

Pelosi, una crítica del Partido Comunista Chino, defendió su visita como una reafirmación del apoyo a Taiwán que está en línea con la política estadounidense de larga data y dijo que el viaje era parte de un impulso más amplio para reforzar los ideales democráticos.

“La solidaridad de Estados Unidos con los 23 millones de habitantes de Taiwán es más importante hoy que nunca, ya que el mundo se enfrenta a una elección entre la autocracia y la democracia”, dijo en su declaración.

La Casa Blanca había señalado su malestar con el viaje de Pelosi, pero los funcionarios dijeron que la administración no le había pedido que no fuera, en deferencia a la separación de poderes entre las diferentes ramas del gobierno.

Una manifestante sostiene una pancarta durante una protesta contra la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, afuera de un hotel en Taipei. Foto: AP

El líder chino, Xi Jinping, advirtió al Presidente Joe Biden durante una llamada de dos horas el mes pasado sobre las consecuencias en las relaciones por la visita a Taiwán. Biden le dijo a Xi que la política de EE.UU. hacia Taiwán se mantuvo sin cambios.

John Kirby, coordinador de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, reiteró el martes que la visita de Pelosi era consistente con la política de Estados Unidos.

Beijing no debería ver la visita “como una especie de crisis o usarla como pretexto para aumentar la agresividad y la actividad militar en el Estrecho de Taiwán o sus alrededores”, dijo Kirby.

La visita de Pelosi a Taiwán se produce en medio de un viaje más amplio de legisladores estadounidenses por Asia. El avión que transportaba a Pelosi y otros legisladores demócratas partió de la capital de Malasia, Kuala Lumpur, el martes por la tarde, y tomó una ruta indirecta que parecía diseñada para evitar el tránsito por el Mar de China Meridional, donde Beijing tiene una presencia militar establecida. El avión aterrizó en Taipei a las 20.44 p.m. hora local.

Las palabras “Bienvenido a TW Speaker Pelosi” se exhibieron en la fachada del rascacielos más alto de Taiwán, el Taipei 101. Cientos de taiwaneses se reunieron en el aeropuerto de Taipei Songshan para saludar al avión de Pelosi, y uno en la multitud dijo que quería darle la mano a la presidenta de la Cámara. Afuera del Grand Hyatt, donde Pelosi pasó la noche del martes, algunos simpatizantes dieron la bienvenida a Pelosi en voz alta, mientras que los manifestantes sostenían carteles que decían “Yankee Go Home”.

El Ejército de China respondió con una demostración de fuerza. El Ejército Popular de Liberación (EPL) envió un número no especificado de aviones de combate Su-35 de fabricación rusa sobrevolando el Estrecho de Taiwán, informó la estatal Televisión Central de China (CCTV) minutos antes de la llegada de Pelosi, el martes por la noche.

Manifestantes sostienen carteles durante una reunión en apoyo de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en Taipei. Foto: Reuters

Al describir los vuelos, CCTV usó frases que podrían significar que los Su-35 estaban volando al otro lado del Estrecho de Taiwán o a través de él. No se pudo determinar qué rutas de vuelo siguió la aeronave. El Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán respondió diciendo que los “rumores” sobre los cazas chinos Su-35 que sobrevolaban el Estrecho de Taiwán no eran ciertos.

Minutos después de que aterrizara el avión de Pelosi, el EPL anunció a través de la agencia oficial de noticias Xinhua que realizaría ejercicios con fuego real en el espacio aéreo y las aguas marinas alrededor de la isla de Taiwán durante cuatro días, a partir del mediodía del jueves, con coordenadas detalladas de las ubicaciones. Un mapa que acompañaba la declaración mostraba seis zonas que rodean la isla. En una declaración separada, el Comando del Teatro del Este dijo que comenzaría una serie de operaciones militares alrededor de la isla el martes por la noche.

La legislatura nacional de China, el Ministerio de Defensa y la oficina de política de Taiwán del Partido Comunista también emitieron declaraciones enérgicas. Pelosi “cometió una violación deliberada, provocando y fabricando maliciosamente una crisis”, dijo el coronel mayor Wu Qian, portavoz del Ministerio de Defensa, quien agregó que el EPL llevaría a cabo una serie de acciones militares específicas en represalia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió sobre posibles “consecuencias desastrosas” si Washington maneja mal la situación entre China y Taiwán.

Un avión que transportaba a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y a otros miembros de la delegación de los Estados Unidos llega a Taipei. Foto: Reuters

Los funcionarios estadounidenses han dicho que Beijing parecía estar posicionándose para responder a la visita, incluida la realización de ejercicios militares, el lanzamiento de misiles en el Estrecho de Taiwán o cerca de la isla, o el envío de más aviones y buques de guerra a áreas más cercanas a Taiwán donde no han operado previamente.

La respuesta china probablemente será “sin precedentes, pero no desquiciada”, dijo la firma de asesoría de riesgo político Eurasia Group en un análisis publicado el martes.

Antes de la llegada de Pelosi a Taipei, China ya había revelado algunos ejercicios militares que se estaban realizando frente a sus costas esta semana.

El Comando del Teatro del Este del EPL, que supervisa las fuerzas militares ubicadas más cerca de Taiwán, publicó un video de aproximadamente dos minutos y medio en las redes sociales el lunes por la noche, que mostraba a las fuerzas aéreas, marítimas y terrestres chinas entrenando y disparando misiles. “Listos y esperando, dando la batalla al mando”, decía la publicación en las redes sociales. “Entierra a todos los enemigos entrantes”.

El Índice Compuesto de Shanghai, el de referencia de China, cerró con una caída del 2,3%, ya que los inversores sopesaron el riesgo de una mayor tensión entre Beijing y Washington a medida que aumentaba la especulación sobre la visita de Pelosi, que no ha sido sancionada oficialmente por la administración del Presidente Biden. Las acciones de algunas empresas relacionadas con la defensa subieron.

El índice Hang Seng de Hong Kong cayó más del 2%, mientras que el Taiex de Taiwán también cerró a la baja.

El lunes por la noche, el representante de China ante las Naciones Unidas comparó la visita de Pelosi con un viaje a la isla en 1997 del entonces presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, y dijo que los líderes chinos en ese momento habían cometido un error al tolerarlo.

Un hombre pasa en scooter frente a una pantalla que muestra imágenes de un barco del Ejército Popular de Liberación de China durante un programa de noticias vespertino, en Beijing. Foto: Reuters

Beijing inicialmente se opuso al plan de Gingrich y amenazó con una respuesta. Sin embargo, Gingrich primero realizó una visita de alto perfil a Beijing y se reunió con líderes chinos antes de viajar a Taiwán.

“Un error anterior no hace que el siguiente error sea legítimo”, dijo el embajador Zhang Jun, quien ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, en una conferencia de prensa el lunes en Nueva York.

En Taiwán, un portavoz de la Presidenta Tsai dijo que el sitio web oficial de su oficina sufrió un ciberataque el martes por la tarde y estuvo inaccesible durante 20 minutos.

Más temprano ese día, dos ministerios taiwaneses afirmaron que China detuvo temporalmente las importaciones de algunos de sus productos alimenticios, en una medida que los observadores locales consideraron una represalia por la visita de Pelosi.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.