Demre: alumnos que boicoteen la PSU serán excluidos de la admisión

Imagen-A_UNO_1145143pw

Foto: Agencia Uno.

Los rectores buscaban ayer una solución para las personas que se vieron impedidas de dar el examen. La búsqueda de locales y el reforzamiento de seguridad son los puntos clave a definir.




Extensas reuniones, llamados entre autoridades, críticas cruzadas y más dudas que respuestas. Ese era el ambiente este miércoles en el Demre de la U. de Chile, el Consejo de Rectores (Cruch) y el Mineduc, mientras intentan encontrar una solución para las miles de personas que, de forma inédita, no pudieron rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) el lunes y martes.

En total, 39.907 personas se vieron impedidas de dar el examen de Lenguaje el lunes y sus locales fueron cancelados, por lo que tampoco acudieron al test de Matemática. En esta última prueba, sumando los desmanes del martes, hubo 82.252 inscritos que no la rindieron. En Ciencias, 34.618 personas se vieron afectadas. Y en Historia, 202.461 personas no efectuaron el examen, es decir, el total de inscritos, debido a su filtración (ver tablas).

Esa es la magnitud del problema, lo que obliga a pensar en nuevas medidas de seguridad para la rendición de los exámenes faltantes. Pero esta vez, las autoridades quieren dejar en claro las sanciones a las que se enfrentan quienes impidan el desarrollo del proceso.

La directora del Demre, Leonor Varas, explica que hubo personas que protestaron dentro de los locales, para impedir la PSU, pero que "eso está expresamente sancionado, en las normas del proceso", que los mismos jóvenes firman al momento de inscribirse.

"Si se manifiestan o hacen ruido, o impiden que sus compañeros rindan la prueba, serán sancionados inmediatamente, sin ninguna otra investigación más que el testimonio del jefe de local o el encargado de sala, y quedarán impedidos de continuar con el proceso", dice.

Según las normas de la PSU, efectivamente está prohibido "promover, participar, ejecutar o encubrir" actos que entorpezcan o impidan el desarrollo de la PSU, en cualquiera de sus etapas, lo que le "significará al postulante la exclusión inmediata del proceso de admisión". Pero hasta el miércoles, el Demre todavía no reunía todas las actas para sancionar a los manifestantes.

Futuro de las pruebas

El Cruch decidirá este jueves qué ocurrirá con quienes no pudieron rendir las pruebas de Lenguaje, Matemáticas y Ciencias, y qué pasará con la prueba de Historia, que en la práctica nadie pudo dar.

Sobre esta última, los rectores analizaban la posibilidad de eliminarla del proceso, ya que para aplicarla es necesario contratar a cerca de 20 mil personas para que la tomen, y buscar locales idóneos para ello, por lo que su rendición incluso se podría aplazar hasta marzo.

En cambio, de ser eliminada, se barajaban dos posibles opciones: que las universidades eliminen la ponderación de este test en sus procesos de admisión y se exijan solo las otras PSU, más las notas y el ranking escolar, o que a las notas de enseñanza media de Lenguaje o Historia se les asigne un puntaje para reemplazar a este test.

Por otra parte, las pruebas de Lenguaje y Matemática suponen una dificultad ineludible, pues son obligatorias para el ingreso a cualquier carrera de las 41 universidades del Sistema Único de Admisión (SUA).

Búsqueda de locales

Otro aspecto clave del proceso es encontrar locales que permitan que se desarrolle la PSU sin problemas, considerando que 147 de 729 locales quedaron inhabilitados por protestas. Ayer, en el Demre se decía que estos nuevos establecimientos debían estar alejados de veredas, para evitar el ruido de las manifestaciones, por lo que se podría analizar el uso de universidades, planteles técnicos, estadios o incluso escuelas matrices de las Fuerzas Armadas.

El Departamento de Pregrado de la U. de Chile colaborará en la búsqueda de locales, y el Cruch le solicitará ayuda al Ministerio del Interior y a las intendencias una vez que decidan qué va a pasar con las pruebas.

Por ejemplo, en Quellón, donde ningún alumno dio la prueba, el alcalde Cristián Ojeda propuso al Cruch dos liceos para el examen.

También se reforzará la seguridad de los locales. Los encargados del proceso explican que Carabineros sí podía entrar a los colegios producto de hechos delictivos o flagrancia, como la quema de facsímiles, pero entre que el jefe de local avisara al Demre y el Demre a la policía, se perdió mucho tiempo. Para el nuevo proceso habría una mayor coordinación, para que la policía ingrese inmediatamente en caso de problemas.

Para ampliar infografía haga clic en este enlace.

Comenta