Caso Tomás Bravo: Juzgado de Garantía de Arauco rechaza solicitud de prisión preventiva contra Jorge Escobar y Fiscalía anuncia apelación

La jueza sostuvo que “si bien el imputado es la última persona con la que estuvo el menor en vida, tampoco existen elementos incriminatorios o evidencias que hayan sido recogidas o encontradas en las vestimentas del imputado o al interior del registro de su vehículo o de su domicilio que lo puedan vincular con la comisión del delito de homicidio”. Plazo de investigación quedó fijado en seis meses.




Por homicidio calificado fue formalizado este martes Jorge Eduardo Escobar, único imputado en el caso por la muerte de Tomás Bravo, un menor de tres años y siete meses, que fue reportado como desaparecido el 17 de febrero en el sector de Caripilún y cuyo cuerpo fue encontrado a dos kilómetros del predio tras nueve días de búsqueda.

La jueza del Juzgado de Garantía de Arauco Perla Roa rechazó la solicitud de prisión preventiva y afirmó que “no es posible acreditar la acción homicida en la forma que formalizó el Ministerio Público”.

“No existe y no se han acreditado por parte de los solicitantes de la prisión preventiva los presupuestos materiales del delito”, señaló.

“Si bien el imputado es la última persona con la que estuvo el menor en vida, tampoco existen elementos incriminatorios o evidencias que hayan sido recogidas o encontradas en las vestimentas del imputado o al interior del registro de su vehículo o de su domicilio que lo puedan vincular con la comisión del delito de homicidio”, afirmó además.

El fiscal José Ortiz anunció que se apelará a la resolución que a su juicio “causa agravio al Ministerio Público”.

El imputado quedó detenido hasta el jueves, en tránsito, hasta que la Corte de Apelaciones de Concepción resuelva el recurso. El plazo fijado para la investigación es de seis meses.

De acuerdo a los antecedentes que investiga el ente persecutor, se perdió la pista del menor el miércoles 17 de febrero, luego de que saliera con Escobar a, supuestamente, acarrear unas vacas en un predio de la zona, emplazada en frondosos bosques entre las comunas de Lebu y Arauco, en la Provincia de Arauco, Región del Bíobío.

En la audiencia, que se inició a eso de las 11.30 y que tuvo varios recesos durante la tarde, el fiscal José Andrés Ortiz relató los hechos que habrían ocurrido ese miércoles.

“El imputado, traicionando esta confianza y la depositada por la madre del niño, lo trasladó a un sitio aproximadamente a dos kilómetros de la casa familiar y aprovechando la ausencia de personas y lo desolado de éste, valiéndose la superioridad de su fuerza y en razón de esto, obrando sobre seguro, y con intención de matar, ejerce sobre el niño maniobras de introducción de algún elemento de carácter contundente, elástico, no determinado en su boca, generándole una asfixia que posteriormente le genera la muerte”, relató el persecutor.

Además, el fiscal leyó varias declaraciones de la investigación, una de ellas la madre del menor, Estefanía Gutiérrez. “Tomás es un niño muy alegre, con personalidad, travieso como todo niño y muy juguetón, siendo muy apegado a mí y a mi familia”, señala esa declaración.

Sobre el día de la desaparición, la madre relató: “Hablé con mi tata y le pregunté qué pasó, diciéndome él ‘hija, mi guachito se me perdió, se me arrancaron las vacas, yo le dije hijo quédate aquí y cuando volví ya no estaba y empecé a buscarlo. Fui al camino para ver si había agarrado el camino, pero no lo encontré y llamé a la Pacita’, así le dice a mi hermana María Paz. Me dio un beso en la frente y un abrazo, mientras se puso a llorar”.

Jorge Escobar, hermano de la abuela materna del niño, Elisa Martínez, mantenía una relación paternal con la víctima. La madre del menor expresó en una de sus declaraciones: “Creo que mi tío es una buena persona, nunca le ha faltado el respeto a nadie, ni a mí, ni a mi hermana u otras mujeres o niños, siendo siempre una figura paterna para mí y Tomacito”. Sobre esto, continuó: “en ese momento, luego de no haber encontrado ninguna pista de dónde podría estar mi hijo, no es que desconfíe de mi tata, ya que lo quiero mucho, pero a la vez no puedo decir a ciegas que no le haya hecho nada, ya que no sé qué pensar porque todo es raro”.

Declaraciones del imputado

El fiscal relató también algunas declaraciones que realizó el imputado, previas a su detención, donde sostuvo que el menor se perdió en el momento en que fue a mover ganado.

En una de ellas, del 18 de febrero, un día después de la desaparición del niño, dijo: “Me arreglé para ir a buscar las vacas, como a las siete de la tarde más o menos, él (Tomás) andaba a la siga mía, me preguntó a dónde iba y le dije que iba a buscar las vacas. Andaba todo mojado, así que le dije que la mamá le cambiara ropa y lo esperé en el puente distante a unos 20 metros de la casa”.

“Una vez en el lugar, me di cuenta que faltaba una vaca, porque tengo tres y solo habían dos, por lo que caminé unos 200 ó 300 metros más hacia el interior del predio, no encontrando la vaca. Todo en compañía de Tomás”, se añade en la declaración.

En otra de sus exposiciones, el mismo día, complementó: “En ningún momento me pidió descansar o que lo llevara en brazos, siempre caminó solo, tomado de mi mano. En un momento decidí bajar por una pendiente, pues vi a la vaca faltante pastando justo a su ternero, pero no quise bajar con Tomás porque era una quebrada riesgosa para él ya que habían explotado el bosque y se podía caer. Por lo anterior le dije que se quedara en el lugar y me esperara y él me respondió ‘ya tata’.

Según un informe de la Policía de Investigaciones, citado por el persecutor, el imputado presentó “ausencia en el sentimiento de culpa, disfunción en la esfera de la sexualidad y límites familiares rígidos; inconsistencia en los tiempos de la salida del domicilio, las actividades que señala haber realizado y el horario en que comunica la pérdida del niño”.

Lugar del fallecimiento

A su vez, el fiscal Ortiz se refirió al lugar donde fue encontrado el cuerpo sin vida del menor, señalando que éste no sería el sitio donde se le dio muerte.

De acuerdo a los peritajes, el persecutor señaló que “el lugar del hallazgo no es el lugar de los hechos y en alta probabilidad no es lugar de la muerte de Tomás”.

Esto se concluye debido a que el cuerpo presentaba diversas lesiones que dan cuenta de que habría sido trasladado hasta el punto donde fue encontrado, a uno dos kilómetros de su casa.

De acuerdo al persecutor, el traslado se realizó de forma “poca prolija, entre la vegetación, que dejó múltiples excoriaciones en el cuero cabelludo, rostro, plano superior, torso, miembros superiores e inferiores. Lesiones que no pudieron producirse por el desplazamiento voluntario, sino que con el menor fallecido”.

La defensa

En tanto, los abogados defensores de Escobar citaron dos informes. Uno de la Policía de Investigaciones, remitido ayer, y otro del Servicio Médico Legal. En el primero se señala que no habrían lesiones traumáticas en el menor.

El abogado Pedro Aguilera, leyendo el informe atribuido a la PDI, sostuvo: “con los antecedentes expuestos, principalmente la causa de muerte otorgada por el Servicio Médico Legal de Concepción, la cual se encuentra indeterminada, el examen médico criminalista y declaración de testigos a la fecha de confección del presente informe, no existen elementos de juicio que nos permitan imputar responsabilidad en el hecho investigado ni tampoco se ha determinado fehacientemente las circunstancias y dinámica de cómo el menor habría llegado al lugar del hallazgo”.

Citando este mismo informe, Aguilera agregó: “No se observan lesiones traumáticas ni signos de agresión sexual”.

Por otro lado, en el texto citado del SML, con fecha 1 de marzo de 2020, se sostendría la “ausencia de signos microscopios de trauma, como tampoco lesiones de lucha o defensa (...) y ausencia de signos microscopios de violencia sexual”.

El jurista dijo también que ese preinforme de autopsia no establecía que el menor haya fallecido porque fue ahogado o estrangulado.

El debate por la medida cautelar

El fiscal Ortiz solicitó la medida cautelar de prisión preventiva para el imputado, argumentando que “el informe del Servicio Médico Legal dice que hay una causa indeterminada de muerte en estudio, pero consigna un edema celebrar y pulmonar. En ese sentido, el SML, tiene considerada la asfixia como causa de muerte”.

La tesis propuesta por el ente persecutor sostiene que el pequeño Tomás murió asfixiado por un elemento plástico, en un sitio distinto al lugar de donde fue encontrado la tarde del viernes 26 de febrero. Sin embargo, la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, no se adhirió a la solicitud de prisión preventiva de la Fiscalía.

Muñoz -querellante en la causa- sostuvo que “en la linea de lo que corresponde al análisis de los antecedentes de la investigación y habida cuenta de que efectivamente y particularmente en lo que dice relación con la inexistencia de una causa determinada de muerte, como también de elementos de suficiente capacidad para sostener aquello, en términos de los hechos, vamos a no hacer peticiones en esta materia”.

Cristian Sleman, el otro abogado defensor en representación del imputado, refutó duramente las pruebas que tiene la Fiscalía. El penalista sostuvo que “estamos hablando de una lamentable muerte natural, muy probablemente Tomás puede haber muerto de una manera muy distinta a la manera que plantea el Ministerio Público y, en ese sentido, acá ya se le ha otorgado un sufrimiento a la familia, indicándole que ha muerto por la intervención de terceros, y eso ahondando más en este dolor que ha sido un miembro de la familia. Esto es victimizar, sin ninguna evidencia, el dolor de la familia”.

Además, mencionó el informe de la PDI en que concluye que la causa de la muerte es “indeterminada”. “Se ha desconocido el informe de la BH y ha omitido información que nosotros acá hemos indicado. Es una investigación de la PDI extensa, hemos entregado los elementos principales, y ha habido un daño irreparable a don Jorge Escobar, también en su honra. Nos parece inaceptable lo que está ocurriendo, es una abuso del Ministerio Público y de las facultades de la persecución penal”, dijo Sleman.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.